El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, ratificó hoy el compromiso del Gobierno nacional de "poner plata en el bolsillo de las personas que más lo necesiten", en el marco de las nuevas medidas restrictivas implementadas desde hoy en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) para contener la segunda ola de coronavirus.

"El Estado va a estar presente con tres medidas concretas. Hay un compromiso del Gobierno nacional en poner plata en el bolsillo de las personas que más lo necesiten”, remarcó Arroyo hoy en declaraciones a El Destape radio.

Y agregó que si la situación sanitaria se complica en el AMBA u otra región del país y hay que emitir nuevas restricciones, vamos a aplicar medidas adicionales" de asistencia social.

Ayer, el Gobierno nacional anunció el pago "por única vez" de un bono de 15.000 pesos a casi un millón de personas de los sectores vulnerables golpeados por la pandemia del coronavirus y la pobreza; y otro de 18.000 pesos a cada trabajador de los segmentos "críticos" en el AMBA.

El primer beneficio alcanzará a titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), a quienes perciben la Asignación Universal por Embarazo y a los monotributistas de las categorías A y B, "para compensar las pérdidas económicas que puedan tener por las restricciones", explicó Arroyo.

Otra de las medidas será la continuación del programa de Recuperación Productiva (Repro) que "es el pago de parte del salario de los trabajadores del sector privado", lo que "se aumentó a 18 mil pesos y además ahora se toma en cuenta a empresarios pequeños y emprendedores que en realidad están trabajando con 1 o 2 personas más".

Daniel Arroyo

Arroyo recordó además que el 27 de abril se reunirá el Consejo del Salario Mínimo y "seguramente va a haber un aumento para el salario mínimo vital y móvil que implica también un aumento en el programa Potenciar Trabajo que abona el 50% del salario mínimo”.

"Está el compromiso de acompañar y poner plata en el bolsillo de las personas, en las familias que tienen trabajo informal y los monotributistas de categorías menores, que lo necesitan", ratificó Arroyo

“La intención es estar encima de la situación social y ver quienes tienen dificultades”, añadió el ministro que además contó que “de los 9 millones de personas que recibieron el IFE (Ingreso Familiar Extraordinario) hay 3 millones que consiguieron trabajo porque se reabrió la producción y están como antes de la pandemia mientras que otros 3 millones están con trabajo intermitente”.

“Pero hay 3 millones que están con muchas complicaciones porque perdieron su trabajo, las changas y no la recuperaron todavía", reflexionó Arroyo, quien remató: “La situación es muy crítica. Hay mucha gente que está en menos diez, sobre endeudada”. (Télam)