El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, sostuvo hoy que "el presidente Alberto Fernández dijo que iba a empezar por los últimos y realmente lo ha hecho", al repasar las medidas implementadas ante la pandemia de coronavirus en 2020 y las proyectadas para este año.

En diálogo con radio La Red, el funcionario reiteró que, en caso de haber un rebrote de contagios de coronavirus y "si se vuelven a paralizar algunas actividades, vamos a generar políticas sociales excepcionales".

Arroyo además explicó que en 2021 la política social estará orientada "a crear 300.000 puestos de trabajo, urbanizar 400 barrios populares y crear 800 jardines de infantes, ya que la pobreza más grande está en los más chicos, y sostener la asistencia alimentaria", al recordar que hay 11 millones de personas que la reciben.

"Está el compromiso, como en 2020, de atender la situación social" en cualquier coyuntura, resaltó el ministro, tras mencionar que "hoy en los barrios hay un poco más de changas" y que, antes de las fiestas, bajaba semana a semana la gente que asistía a los comedores por ese motivo.

Por otra parte, consideró que en los barrios populares "los dos problemas mayores son el costo de los alimentos y el endeudamiento de las familias" y destacó el sistema de crédito no bancario para maquinaria y herramientas a tasa de 3% anual que lanzó su cartera.

En tanto, repasó las políticas en los barrios más humildes para bajar el precio de la leche y el pan por medio de cooperativas, aunque reconoció que "hay mucho más para hacer".

En cuanto a los principales problemas a resolver hacia adelante, Arroyo indicó que hay un millón de jóvenes que no estudian ni trabajan, y subrayó que la beca de 8.500 pesos para proyectos productivos es una de las herramientas para resolverlos. (Télam)