El canciller, Felipe Solá, presentó hoy la candidatura argentina al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) para el período 2022-2024, ocasión en la que ratificó la "vocación" del país de "seguir contribuyendo a elevar los niveles de protección y estándares internacionales en derechos humanos".

Acompañado por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, y de la embajadora ante el organismo, María del Carmen Squeff, el canciller sostuvo que la Argentina "aspira a renovar su mandato en el Consejo de Derechos Humanos en las elecciones de octubre de este año" y "se compromete a luchar por el fortalecimiento de los procedimientos especiales del Consejo y por el reaseguro que sus titulares puedan ejercer su labor de manera independiente".

"Tenemos una política de Estado y su piedra fundacional es nuestro propio proceso de Memoria, Verdad y Justicia. Nos propusimos el Nunca Más, es decir, erradicar la impunidad por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar", dijo Solá al participar de la videoconferencia de presentación, informó el Palacio San Martín.

Por otra parte, habló sobre los "numerosos instrumentos de protección de derechos humanos en el plano regional e internacional", impulsados en las últimas décadas por la Argentina que fueron "logrando una base de consenso importante".

También destacó los logros del Estado nacional en materia de derecho a la verdad, protección de las personas contra las desapariciones forzadas, uso de la genética forense para casos de violaciones a los derechos humanos, ampliación de derechos de distintos grupos en situación de vulnerabilidad y prevención del genocidio y otras atrocidades masivas.

En ese contexto, apuntó que la pandemia de coronavirus que asola al mundo "ha avanzado sobre el goce de todos los derechos, ya sean económicos, sociales, culturales, civiles o políticos, golpeando mucho más a los más vulnerables" con la "profundización de los niveles de desigualdad de género y el incremento del riesgo de violencia contra mujeres y niñas".

"Los derechos humanos constituyen la columna vertebral de las políticas públicas que lleva adelante el Estado".

Frente a ese escenario, entendió que "los Estados y la comunidad internacional tenemos la obligación impostergable de asegurar que la prevención y reparación de inequidades y de violencia de género sean parte central de los planes nacionales de respuesta a la Covid-19".

En otro orden, sostuvo que "la crisis provocada por el coronavirus, nos presenta el reto de garantizar que las vacunas y tratamientos disponibles sean aceptados y reconocidos como un bien mundial de salud pública y derechos humanos".

Sobre la actuación de la Argentina en el marco del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sostuvo que el país "seguirá apoyando firmemente a la Alta Comisionada Michelle Bachelet y su labor en el terreno, tanto en la supervisión de la situación de derechos humanos como en la creación de capacidades institucionales para que estas violaciones no ocurran, sea quien sea el país que viole los derechos humanos y cualquiera sea su ideología o su identidad política".

Sobre ese punto, alertó que "hay que evitar dos peligros: la polarización y la estigmatización que siempre están acechándonos y proponer en su lugar una mayor cooperación internacional".

Pietragalla remarcó "los derechos humanos constituyen la columna vertebral de las políticas públicas que lleva adelante el Estado. Esta transversalidad nos permitió lograr avances únicos en la región, que nos han transformado en un ejemplo a nivel mundial".

La actividad contó con la participación de Cecilia Meirovich, directora de Derechos Humanos de la Cancillería.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU está integrado por 47 Estados miembros, cuya membresía se basa en una distribución geográfica equitativa.

Los escaños se distribuyen de la siguiente manera: Estados de África: 13 asientos, de Asia y el Pacífico: 13, América Latina y el Caribe: 8, Europa occidental y otros Estados: 7 puestos, y Estados de Europa oriental: 6 asientos.

Cabe indicar que Argentina ha ratificado todos los tratados internacionales de derechos humanos y que en la reforma constitucional de 1994 se incorporaron con rango constitucional los principales instrumentos del derecho internacional de los derechos humanos.

(Télam)