El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, y el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, inauguraron hoy las instalaciones del Escuadrón 51 de Gendarmería en la ciudad chaqueña de Fontana, con el objeto de “tener mayor control de seguridad y prevención” debido a la “ubicación estratégica para un rápido desplazamiento al interior de la provincia y a puntos limítrofes”.

Durante el acto inaugural, Fernández les dijo a los gendarmes: “Esas armas, esos uniformes, no les pertenecen a ustedes ni me pertenecen a mí, le pertenecen al pueblo argentino. Y esa es la responsabilidad que tenemos por delante”.

En esa misma línea, remarcó que “las fuerzas de seguridad son conducidas por un civil” mientras que sus miembros “tienen la responsabilidad de ejecutarlas, ya que son los profesionales de una carrera que no tiene nada de fácil, y que honran, que responsabilizan con estatura y que los ponen en el punto más alto porque fueron entrenados y preparados para ello”.

El ministro puntualizó que “no es una nominación lo que se cambia, es un poquito más profundo, es entidad, es responsabilidad sobre cosas nuevas que iremos diseñando, porque todos los días estamos pensando en algo nuevo, y no se cumple ese algo nuevo si no estamos decididos a que ese cambio nos lleve a lugares positivos y confortables para toda una sociedad que nos está esperando”.

Por su parte, Capitanich resaltó el trabajo que llevan adelante los gendarmes que “arriesgan su vida todos los días porque son los centinelas de nuestra patria y son capaces de luchar contra el delito con inteligencia y coraje”.

“Renovamos nuestro compromiso de invertir más para que el pueblo chaqueño y el pueblo argentino se sienta cada vez más orgulloso de vivir en una sociedad democrática, pluralista, más justa y más segura”, señaló.

Con el emplazamiento del Escuadrón 51 en Fontana se busca tener mayor control de seguridad y prevención. Se encuentra estratégicamente ubicado al norte de la ciudad lo que tener un rápido y eficiente desplazamiento de las unidades operativas de control en la provincia, debido a la conexión rápida con las vías de acceso.

A su turno, el director nacional de Gendarmería Nacional, Andrés Severino, señaló que “por primera vez en mucho tiempo se puso en la mesa de las planificaciones operativas de la fuerza, el factor humano en relación a las condiciones dignas laborales, como así también a las necesidades básicas que teníamos que cumplimentar con todos aquellos efectivos movilizados".

El predio donde se construyó el edificio fue donado por el municipio de Fontana, donde se realizó una primera etapa de obra que demandó una inversión de $60.814.685 con financiamiento del Ministerio de Planificación, Economía e Infraestructura de la provincia; se proyectan otras dos instancias hasta finalizar en su totalidad el complejo.

En tanto, la intendenta local Patricia Rodas señaló que “es un día muy especial y emotivo, histórico para nuestra ciudad. Nos llena de orgullo tener una institución tan prestigiosa como es Gendarmería Nacional”.

Estuvieron presentes además la vicegobernadora de Chaco, Analía Rach Quiroga; el senador nacional, Antonio Rodas; y la ministra de Seguridad provincial, Gloria Zalazar.

Durante la jornada, Nación y Provincia además firmaron cinco convenios sobre distintos aspectos de la seguridad. (Télam)