(Por Nicolás Poggi, enviado especial).- El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, consideró hoy que "no es justo" remover a la cúpula de la Policía Federal después del intento de magnicidio que sufriera la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner el 1° de septiembre, y consideró que el exmandatario Mauricio Macri es "irrespetuoso" por considerar que los atacantes eran una "loquitos sueltos".

"No tengo nada que me haga pensar que no", respondió el funcionario desde Nueva York, Estados Unidos, cuando se le consultó si a raíz del ataque el jefe de la Policía Federal, comisario general Juan Carlos Hernández, debería seguir en su cargo.

El ministro de Seguridad se sumó a la comitiva del presidente Alberto Fernández que viajó a la 77° Asamblea General de la ONU y utilizó la ocasión para concretar audiencias que estaban previstas con Homeland Security, la Policía de Nueva York, el FBI y la DEA.

En diálogo con los medios que siguen la comitiva, entre ellos Télam, Fernández respondió con un planteo propio de su estilo a los cuestionamientos internos sobre el accionar de la Policía Federal: "¿Qué pueden saber? Si acá cualquiera opina".

Policía Federal

"Tengo jefes y subjefes que trabajan en función del marco que yo concebí, y que trabajan excelentemente bien", dijo el ministro, al remarcar que "no es justo" considerar una remoción de las autoridades de la Federal.

Ante una nueva requisitoria sobre qué haría si alguien le hiciera observaciones puntuales sobre esa fuerza, el funcionario respondió: "Lo saco re mil cagando si me llega a decir algo" (sic).

Por otro lado, Fernández consideró que lo que dijo Macri -al atribuir el atentado contra la vicepresidenta a una "grupo de loquitos"- es "además de poco serio, irrespetuoso".

Consultado sobre la vinculación del abogado Gastón Marano, que patrocina al detenido Gabriel Nicolás Carrizo, con el PRO, el funcionario dijo que si bien "la defensa es sagrada", en esta causa "aparecen personajes que, por la estatura de trabajo en otros casos, cobran un dinero que no se puede pagar con los copitos de azúcar". (Télam)