La ministra de Gobierno bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez, dijo hoy que la titular de Madres de Plaza de Mayo, fallecida el pasado domingo, "encarnó" una lucha que cambió la historia, y lamentó la postura de la oposición tras los homenajes que se realizaron ayer para despedirla.

"Hebe encarna una lucha que cambió la historia. Ella sigue con nosotros, a Hebe le debemos la democracia", dijo la ministra bonaerense en declaraciones a AM 750.

La figura de Hebe de Bonafini recibió ayer un multitudinario homenaje en Plaza de Mayo, donde fueron enterrados sus restos al pie de uno de los arbustos que rodea a la Pirámide de Mayo, lugar emblemático de las luchas que la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo encaró en defensa de los derechos humanos desde 1977, en dictadura cívico militar, y continuó hasta su muerte.

Con este acto, Hebe -fallecida el domingo pasado a los 93 años- volvió a ser parte, como lo hizo cada jueves de las últimas décadas, de la histórica ronda de las Madres, con la presencia de jóvenes y columnas de organizaciones políticas, sociales, de derechos humanos, militantes, dirigentes y funcionarios del Frente de Todos (FdT).

"Que lleguemos a 40 años de democracia ininterrumpidos, es producto de esta militancia de Hebe, nos cuidaba y nos enseñó a no aflojar a defender los derechos humanos y eso hoy está más vigente que nunca", opinó la funcionaria provincial.

En esa línea, dijo que esa defensa de la democracia se aplica "cuando vemos los discursos del odio que tanto daño le hacen a la democracia y que usa la derecha para normalizar la violencia política en el país".

En ese marco, cuestionó la actitud del diputado de Avanza Libertad, José Luis Espert, quien descalificó en el recinto de la Cámara baja a la titular de Madres de Plaza de Mayo, ya que dijo que no se podía "honrar a una persona que fue una verdadera deshonra".

"El discurso de José Luis Espert fue una barbaridad y es el típico modus operandi del discurso del odio", dijo Álvarez Rodríguez.

Para la funcionaria estos sectores "fabrican un chico expiatorio, arman causas judiciales y después las publican en todos los medios, van corriendo el límite cada vez más, para tratar de que estas prácticas sean normales y van atentando contra la integridad de las personas".

"En ese tipo de comunidades, que intenten matar a Cristina (Fernández de Kirchner) parece un hecho no relevante, (al igual que) un diputado, el día del homenaje, diga cualquier barbaridad de una Madre que construyó la Argentina de una manera que él nunca construyo", indicó.

La ministra dijo que eso debe ser enfrentado "duramente" y que es necesario responder "con más derecho y democracia".

"Hay que reconstruir el acuerdo democrático del '83 que se rompió con el intento de magnicidio de Cristina Fernández de Kirchner", subrayó.

Al ser consultada sobre lo que dijo el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en relación a Bonafini, quien lamentó su muerte pero marcó "profundas diferencias ideológicas y de valores", dijo que habló "para su tribuna".

"En Juntos por el Cambio compiten para ver quién dice más estupideces, me parece lamentable que personas con responsabilidad política no contribuyan más en un momento de dolor para el pueblo argentino", opinó. (Télam)