La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, solicitó la intervención de las autoridades nacionales de la Uocra ante reiterados enfrentamientos entre facciones internas de la delegación provincial de ese gremio, que hoy terminaron una vez más con varios demorados y vehículos dañados en pleno centro de la ciudad.

Una comunicación oficial informó que la mandataria provincial "pidió expresamente (a la conducción nacional de la Unión Obrera de la Construcción) que evaluara la posibilidad de trasladar la sede de la Uocra de la calle Alcorta, dada la cercanía con un jardín maternal y consultorios médicos en el centro de la ciudad".

La sede sindical se encuentra además a menos de cien metros, en diagonal, de la Casa de Gobierno, ubicada en Alcorta y Comodoro Rivadavia.

Un episodio hace 15 días había terminado con dos heridos leves -uno apuñalado y otro presuntamente apedreado- que fueron atendidos en el hospital, y al menos una decena de detenidos, producto de enfrentamientos entre manifestantes y la conducción gremial.

Según el informe oficial, la gobernadora planteó hoy a la conducción nacional de la Uocra, que dirige Gerardo Martínez, "la urgencia de encontrar solución al conflicto interno que se plantea en la seccional Santa Cruz del gremio de la construcción".

Kirchner consideró que "estas disputas que rayan con acciones delictivas, representan riesgo para la seguridad de las personas que transitan, viven y trabajan en cercanías de la sede de Uocra, teniendo en cuenta que linda con un jardín maternal y con un edificio de consultorios médicos".

Click to enlarge
A fallback.

También se informó oficialmente que los manifestantes que aducen falta de empleo en la construcción rechazaron la intermediación que propuso el Ministerio de Trabajo de la provincia, con potenciales empleadores y una mesa de diálogo.

"Junto a mi equipo de colaboradores fuimos predispuestos a escucharlos y dialogar, pero decidieron mantenerse en una postura cerrada y solo apuntaban contra la dirigencia de Uocra", dijo Teodoro Camino, Ministro de Trabajo.

El funcionario aseguró que "el diálogo con los trabajadores es permanente y abierto desde el Ministerio de Trabajo", aunque opinó que "más allá de las peticiones laborales, claramente estaban motivados por intereses contra la actual dirigencia del gremio de la construcción".

"Nosotros como Estado no vamos a permitir ningún tipo de hecho de violencia y todo esto va a ser puesto a disposición de la Justicia como corresponde, para que evalué cuáles van a ser los efectos jurídicos de esta situación", dijo Lisandro de la Torre, ministro de Seguridad, que coordinó el operativo policial.

"Se actuó en simultáneo sobre las distintas facciones del conflicto y vamos a individualizar a todos los responsables que participaron de este hecho porque nosotros no vamos a permitir el uso de la violencia, mucho menos delictual, en el ámbito de nuestra localidad y de la provincia", precisó. (Télam)