La designación de precandidatos para las PASO de agosto provocó confrontaciones internas en la UCR de San Luis, que incluyeron la renuncia de un diputado a su afiliación, el anuncio de una situación similar para otros miembros y la denuncia de dirigentes alfonsinistas de que están "descuartizando" al radicalismo puntano.

A la renuncia del diputado provincial Alberto Fara y las quejas del intendente de Santa Rosa del Conlara, Miguel Postiguillo, se sumó un pronunciamiento del Comité Raúl Alfonsín, que aglutina a los radicales históricos puntanos, con un llamado a la construcción de un "espacio común" distinto al actual.

En un documento, los alfonsinistas criticaron la forma de nominación de los candidatos y aseguraron que la metodología "está matando a la UCR".

Los radicales históricos afirmaron que ven con "tristeza y decepción" como "ha destruido nuestro viejo partido" un puñado de "depredadores", que no duda en "descuartizarlo para saciar su desmedida apetencia personal".

Afirmaron que los actuales dirigentes "han reemplazado la militancia participativa, horizontal, característica distintiva, central y visionaria" de la UCR y utilizan a los jóvenes con "migajas", como empleos, dando ejemplo de vulnerabilidad laboral si "no se responde a sus jefes eventuales", que serán los únicos candidatos.

Los alfonsinistas advirtieron que los métodos utilizados imitan "estilo" del gobierno provincial, al que critican desde lo formal pero que "reproducen diariamente" desde la práctica cotidiana.

Las consecuencias de esta "decadencia", afirmaron, es la renuncia del diputado Fara a su afiliación y la "desazón y el destrato" del Intendente Postiguillo, que siempre respetaron "nuestras banderas y principios".

Los dirigentes llamaron a construir un espacio "que nos reúna a los radicales" despojados del "todo vale". (Télam)