El presidente Alberto Fernández se declaró hoy "defensor absoluto de la educación pública", y sostuvo que "es necesario que la sociedad argentina reconozca el "esfuerzo cotidiano de maestros y maestras", así como su "entrega y vocación incalculable", por lo cual aseguró que seguirá trabajando por "sus ingresos y para que estén mejor pagos".

"Cada día que damos un paso en favor de la educación pública es un día de alegría", dijo el Presidente al encabezar en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada la presentación del nuevo Sistema Integral de Información Digital Educativa para Escuelas y Estudiantes (SInIDE), acompañado por el ministro de Educación, Jaime Perczyk, entre otros funcionarios.

El sistema permitirá fortalecer el camino pedagógico de los alumnos de las escuelas públicas y privadas de los niveles inicial, primario y secundario de todo el país, al posibilitar registrar y gestionar toda la trayectoria escolar en tiempo real durante los 15 años de su educación obligatoria.

Fernández calificó al nuevo sistema como "un paso trascendental hacia el conocimiento que ayuda al desempeño cotidiano de los docentes" y, en ese sentido, indicó que "hay que hacerle más fácil la tarea a los docentes, todo lo que sea aliviarles el trabajo es bienvenido porque se lo merecen".

“Lo que estamos haciendo es sembrar la semilla del conocimiento para que germine, para que crezca” porque “si no lo hacemos, vamos a vivir retrasados respecto del mundo y no podemos permitirnos eso”.

El Presidente dijo que “no deja de impresionarme el enorme esfuerzo de los docentes”, quienes tienen “una vocación incalculable, y es realmente necesario que la Argentina la reconozca de una vez y para siempre, trabajar para mejorar sus ingresos y que estén mejor pagos, porque tienen nada más y nada menos que el deber y la obligación de cuidar a nuestros hijos y educarlos”.

Explicó que el sistema “nos permite conocer cómo es la vida de cada estudiante en la Argentina en términos educativos, dónde están sus fortalezas y sus debilidades después de que pasó la pandemia y muchos chicos se sintieron tentados a dejar de asistir al colegio, pero nosotros fuimos en socorro de esos chicos a buscarlos y traerlos de vuelta a la escuela”.

En tanto, Fernández cuestionó las iniciativas y propuestas de dirigentes opositores para unificar los ministerios de Educación, Ciencia, Tecnología y Cultura, al considerar que son áreas que "exigen esfuerzos muy distintos".

"Hace falta alguien que piense en la educación, alguien en el desarrollo tecnológico, y alguien en el desarrollo cultural. No todo es lo mismo. Entendamos la importancia de la educación, el conocimiento, la ciencia y la tecnología para el desarrollo de la Argentina", dijo Fernández en su discurso.

Por su parte, Perczyk subrayó que el nuevo sistema es producto de “un acuerdo federal en el Consejo Federal de Educación en el que participan todos los ministros de todos los colores políticos, los cinco gremios con representación nacional y las universidades”.

El ministro consideró que se trata además de “un producto de exportación, que ha diseñado la universidad pública argentina, producido por el Estado nacional, las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que pocas naciones tienen, y que a nosotros nos parece que la Argentina puede ofrecérselo a otros países”.

Con la presentación del registro de hoy, se cumple con la Ley de Cédula Escolar, sancionada por el Congreso nacional en 2018, que establece la implementación de un sistema de gestión escolar a nivel federal que registre la trayectoria escolar completa de los estudiantes de la educación obligatoria de gestión pública y privada, según se informó oficialmente.

Creado en el año 2012, su propósito es consolidar un registro nominal de estudiantes de los niveles inicial, primario y secundario, para facilitar la gestión de toda la trayectoria escolar y pedagógica de cada estudiante del país en tiempo real desde el aula y la escuela durante los 15 años de su educación obligatoria.

El sistema apunta también a generar alertas tempranas ante situaciones de abandono o intermitencia escolar y diseñar políticas educativas de revinculación para casos generales e individuales, a despapelizar las tareas administrativas de la escuela y eliminar la duplicación de tareas de docentes y directivos.

Para esta tarea, el Estado nacional proporcionará al sistema 55 mil computadoras para las escuelas de todo el país; servidores de almacenamiento informático para cada provincia; y capacitación de equipos provinciales, docentes, directores y supervisores, y desarrollo de un aplicativo de carga telefónica off line que permite almacenar información sin estar conectado a internet.

Acerca del desarrollo de titulaciones digitales, se consignó que en el año 2023 los estudiantes secundarios del país tendrán titulación digital y se creará una base nacional de graduados y graduadas que no existe en la actualidad. (Télam)