El presidente Alberto Fernández llegó a las 12.50 a la Casa Rosada para retomar su actividad en la sede del Gobierno luego de haber permanecido aislado en la Quinta de Olivos durante más de 12 días por haber sido diagnosticado como positivo de coronavirus.

Al ingresar al Salón de los Bustos, el jefe de Estado recibió un afectuoso saludo del ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, quién lo esperaba junto a la escolta de los Granaderos, un gesto bastante inusual en la rutina cotidiana de la Casa de Gobierno.

De acuerdo al parte firmado ayer por el médico Federico Saavedra, director de la UMP, el mandatario se encontraba "en buen estado de salud" y se informaba que hoy retomaría sus actividades habituales.

El Presidente había anunciado durante la madrugada del 3 de abril su resultado positivo en un test de antígeno para Covid-19, una prueba que se había hecho tras haber presentado un registro de temperatura de 37,3 grados centígrados y cefalea, razón por la que quedó aislado por indicación médica.

Horas más tarde, la UMP confirmó que el test PCR del mandatario había dado resultado positivo, con un cuadro "leve" debido en "gran parte al efecto protector de la vacuna recibida".

Fernández se había aplicado la primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V el 21 de enero pasado y la segunda el 11 de febrero.

Durante el período de cuarentena, Fernández se mantuvo "estable, asintomático y con parámetros dentro de rangos de normalidad" y continuó realizando diversas actividades, desde los anuncios por la pandemia, hasta conversaciones bilaterales y reuniones con su gabinete, todas guardando el aislamiento. (Télam)