El presidente Alberto Fernández expresó hoy que "no tiene sentido" que los países de América Latina "sigan divididos y segregados" y los llamó a "trabajar en la diversidad para buscar una salida común", durante una conferencia de prensa ofrecida en la Embajada argentina en Chile en el marco de su visita oficial.

"Tenemos que estar unidos, más allá de nuestras diferencias, para enfrentar los desafíos de un mundo complejo. Si hubiéramos estado juntos, estaríamos en mejores condiciones de negociar la compra de una vacuna contra el coronavirus", señaló Fernández ante una pregunta formulada por Télam.

Fernández pidió: “Construir un nuevo mundo con nuestras reglas y donde, si el continente queda claramente unido, podríamos tener más fuerza, para seguir los planteos sobre cómo queremos que sea el mundo”.

También reflexionó sobre las “enseñanzas" que deja la pandemia, como que "no tiene mucho sentido ser enemigos, sino ser aliados, porque todo se hace más difícil", por lo que dijo aspirar a que se pueda "en la diversidad, trabajar juntos por el bien del continente”.

El jefe de Estado informó a la prensa sobre sus encuentros con sectores empresariales chilenos, al calificar a esas reuniones como “muy buenas”, y adelantó que “este es un año que para la Argentina puede ser muy bueno y en lo sucesivo también".

“Este fue un viaje más que fructífero, un viaje muy interesante para poner en marcha, muchas cosas que en común podemos poner en marcha y poder abordar también con los empresarios chilenos”, remarcó.

El presidente abordó el tema constitucional chileno y consideró que "tener la posibilidad de hacer una constitución de cero es crear un nuevo estado de cosas", es "fijar reglas absolutamente nuevas, aún cuando se sostengan instituciones o derechos que ya existen en la Constitución”, apuntó

Para el jefe de Estado, luego de este proceso constituyente, que dejará atrás la carta magna redactada durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet (1973-1990), “va a haber otro Chile".

El mandatario enfatizó que “Chile tiene una gran oportunidad” para resolver las desigualdades sociales que vive, lo que ha generado malestar en los ciudadanos en los últimos años.

“Yo solo celebraré lo que en verdad sí debemos celebrar, que Chile tenga una constitución escrita por los representantes del pueblo chileno, eso es algo que por primera vez va a ocurrir en Chile y es muy saludable y auspicioso”, aseveró.

Sobre Venezuela y su crisis, Fernández fue tajante al asegurar que no tocó el tema con el presidente Sebastián Piñera.

Sobre proceso de vacunación en el país, el mandatario informó que la Argentina está presentando buenos resultados con la inoculación que se desarrolla con la vacuna Sputnik V y reiteró que el país tiene contratos para adquirir la vacuna de Oxford-AstraZeneca, Jansen y aseguró estar “en discusiones con las empresas Sino Farm (en China), con Johnson & Johnson y Moderna”.

“Lo que hizo Argentina fue poner fichas en todos los lugares donde se hicieran vacunas y lo hicimos convencidos de que cualquier vacuna iba a ser una vacuna saludable, porque los que la estaban desarrollando son organizaciones en términos científicos de primera magnitud, reconocidas en el mundo entero, privadas o públicas”, aseguró Fernández.

El mandatario denunció que existe “un desorden” con el tema de adquisición de vacunas, que sostuvo: Lo padecemos todos, lo padece Europa, lo padecemos en América Latina”.

Alberto Fernández abogó por una estrategia conjunta entre Argentina y Chile para abordar la compra de vacunas, y en este sentido, “trabajar en conjunto por otros países de América Latina que están con un problema con las vacunas, así podemos ayudar a conseguirlas”.

“Creo que podemos hacer muchas cosas más (trabajando con Chile). Vivimos en un mundo donde la multilateralidad es central que la entendamos, que no hay hegemonías políticas y que eso nos obliga a vivir en la diversidad y a respetar la diversidad”, opinó Fernández.

La visita de Estado del presidente Fernández termina después de la conferencia de prensa, donde el canciller Felipe Solá afirmó que “con Chile debemos mantenernos unidos y avanzar en el camino del multilateralismo activo, caso contrario nos veremos avasallados por las posturas bilaterales”.

“El balance de todas las reuniones es ampliamente positivo”, expresó Solá, quien destacó el resultado de los encuentros de trabajo mantenidos por la delegación argentina tanto con el presidente chileno, Sebastián Piñera, y el canciller Andrés Allamand, como con la titular de la Cepal, Alicia Bárcena, el expresidente Ricardo Lagos, dirigentes políticos del oficialismo y la oposición, como así también empresarios trasandinos entre otros. (Télam)