El presidente Alberto Fernández calificó hoy de "grata noticia para toda América Latina" al anuncio de una reanudación en las negociaciones entre el gobierno de Venezuela y la oposición que se celebrará desde mañana en México.

A través de sus redes sociales, el jefe de Estado argentino dijo que "recuperar el diálogo es recuperar la esperanza para que venezolanos y venezolanas puedan encontrar solución a la crisis".

Fue el presidente de Colombia, Gustavo Petro quien anunció en las últimas horas que ambas partes retomarán mañana viernes y el sábado sus conversaciones en México, interrumpidas hace más de dos años, en busca de acuerdos para una salida a la crisis política del país.

En ese sentido, Fernández destacó que para la Argentina "siempre fue importante que prevalezca el diálogo por sobre el aislamiento y las sanciones", hecho que se vio plasmado en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el nombramiento del embajador Oscar Laborde al frente de la representación nacional ante Caracas.

El mandatario argentino recordó que en el reciente Foro de la Paz de París, celebrado la semana pasada en la capital francesa, expresó su "pleno apoyo a la reanudación del proceso de negociación entre venezolanos".

Además, desde la presidencia pro tempore de la Celac que ostenta, llamó "a todos los países de América Latina y el Caribe a apoyar el diálogo".

La administración de Nicolás Maduro y la oposición venezolana iniciaron en agosto de 2021, en México, conversaciones que suponían el tercer intento en el exterior entre ambos sectores por llegar a acuerdos.

La primera mesa de diálogo fue en República Dominicana, en 2017, y posteriormente en Barbados, en 2019, y ambas fracasaron.

Esas negociaciones fueron posteriores a por lo menos otras dos iniciadas en Caracas en los años previos, y canceladas casi inmediatamente.

En México las delegaciones firmaron un memorando de entendimiento, pero tres meses después las charlas se suspendieron por el abandono de la mesa de parte del Ejecutivo de Maduro, molesto por la detención en Cabo Verde del empresario colombiano Álex Saab -luego sería extraditado a Estados Unidos-, al que mencionó como diplomático venezolano y sumó como miembro pleno en la mesa de diálogo después de que fuera capturado.

Desde ese entonces, las delegaciones no se habían sentado nuevamente a negociar. (Télam)