El sindicato docente Ademys realizará hoy, a partir de las 14, una caravana que partirá desde la Legislatura porteña a la sede del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires para exigir "la regularización de los concurso de titularización" y alertar sobre de la situación que atraviesan los trabajadores en el nivel educativo medio, entre otros reclamos.

Una hora antes de la convocatoria, el gremio declarará un cese de tareas y marchará desde Bolívar y Avenida de Mayo hasta el Ministerio, ubicado en la calle 10 y Perette, en el Barrio 31 de Retiro, según consignó el gremio en un comunicado.

"Desde Ademys venimos planteando desde hace años el reclamo de regularización de los concursos de Titularización, acumulación y traslado en el nivel medio. El último concurso fue realizado en 2009 y desde entonces no se ha garantizado un acceso transparente a los cargos según lo indicado en nuestro Estatuto y tampoco la necesaria estabilidad laboral para los trabajadores de la educación del nivel", indicaron.

El gremio reclamó además que no haya "negociación a espaldas de la docencia" y una ley de titularización que permita "garantizar la estabilidad laboral de cientos de trabajadores" en la educación media que se encuentran en situación irregular "debido a la falta de Concursos".

Además se presentarán reclamos "por falta de pago de salarios" y por la falta de cobertura de cargos "en el programa de Teatro Escolar".

"En el actual contexto, desde Ademys entendemos que, al tiempo que debemos seguir exigiendo la restitución de las Juntas de Clasificación docente y la regularización de los concursos, los trabajadores tenemos el derecho a exigir estabilidad laboral siendo que es nuestra propia patronal la que incumple además la normativa estatutaria", afirmaron.

Click to enlarge
A fallback.

Por otra parte, advirtieron sobre "posibles maniobras y negociaciones" que puedan estar llevándose adelante que impliquen "la sanción de la Titularización como contrapartida por proyectos de reformas o cierres de cursos o modalidades" en lo que calificaron como "política habitual del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires" o de cualquier otro "acuerdo" que implique perjuicios laborales a la docencia. (Télam)