Los precandidatos a diputados nacionales porteños por el Frente de Todos Leandro Santoro y Gisela Marziotta participaron hoy del abrazo a la ex Ciudad Deportiva de Boca, en la Costanera Sur de esta capital, en rechazo al acuerdo entre Horacio Rodríguez Larreta y la empresa Irsa para construir allí edificios "de lujo" de hasta 45 pisos.

Con el lema "no a las torres, sí al deporte", la actividad se desarrolló en el ingreso al predio ribereño, donde también se estuvieron el senador nacional Mariano Recalde; los legisladores Victoria Montenegro, Claudio Morresi, Lucía Cámpora, Maru Bielli, Matías Barroetaveña y Santiago Roberto y entidades deportivas, comuneros y vecinos del barrio Rodrigo Bueno.

"Estamos defendiendo un modelo de ciudad verde, sustentable y socialmente inclusiva. Pero también estamos defendiendo un modelo de Estado que asuma el compromiso de planificar en función de la responsabilidad y la necesidad social", expresó Santoro.

Remarcó que "edificio que se construye en la Ciudad de Buenos Aires sobre terreno verde es terreno verde que no recuperamos nunca más. Por eso es tan importante la defensa de estos espacios".

El precandidato a diputado nacional sostuvo que desde el FDT "no están en contra de que se construya en la Ciudad, sino de que no se defiendan los criterios elementales de inclusión social y de sustentabilidad ambiental".

"La Ciudad ya tiene un Puerto Madero, la pregunta es si queremos un Puerto Madero 2", manifestó, y señaló que el Estado porteño "se desentiende de la responsabilidad de garantizar una oferta de viviendas que tenga en cuenta la necesidad de la gente".

En declaraciones a la prensa, Marziotta explicó que "lo que se busca es que se respete el fin para el que fue cedido este predio, que tiene que tener fines deportivos porque el objetivo era que se desarrollara otro espacio vinculado al deporte, no que se genere otro Puerto Madero".

Por su parte, Barroetaveña participó del abrazo "para impedir el proyecto inmobiliario de Rodríguez Larreta, que pretende construir un barrio cerrado con decenas de torres".

"Pretenden avanzar sin los estudios obligatorios de impacto ambiental en uno de los pocos humedales que posee la Ciudad, a metros de la reserva ecológica y lindante con el barrio Rodrigo Bueno, sin ninguna integración con el mismo", dijo.

"Como con Costa Salguero estamos, convocando a la ciudadanía para exigir al Gobierno de la Ciudad que respete el destino original de la cesión gratuita de estas tierras para uso deportivo y recreativo para todos los vecinos y vecinas de la ciudad", añadió.

El predio, de unas 71 hectáreas, está ubicado junto a la Reserva Ecológica de la Costanera Sur y del barrio popular Rodrigo Bueno, y frente a la urbanización de lujo de Puerto Madero.

Mañana, en una sesión de la Legislatura porteña, se debatirá el proyecto del ley que presentó Rodríguez Larreta el mes pasado para aprobar el convenio firmado con la empresa inmobiliaria y de bienes raíces para cambiar la norma urbanística del predio y autorizar las construcciones en altura.

A cambio, Irsa cederá una parte de los terrenos al Estado porteño para que sea un parque verde y público. (Télam)