El abogado Mario Braudy, actual pareja de Verónica Ojeda, exmujer de Diego Maradona, se presentó hoy en el expediente para representar como particular damnificado al hijo menor del ex astro futbolístico, Dieguito Fernando, afirmó que “la muerte de Diego era evitable” y responsabilizó de la atención médica al neurocirujano Leopoldo Luque y a la psiquiatra Agustina Cosachov.

“Me presenté por pedido de Verónica Ojeda en representación de Dieguito Fernando como particular damnificado. Hablé con los fiscales. Veremos cuáles son las medidas de prueba que nosotros vamos a pedir”, dijo Braudy en diálogo con la prensa al salir de la Fiscalía general de San Isidro..

“Nosotros lo que vamos a solicitar es que se investigue hasta el final y hasta las últimas consecuencias a todos los que participaron en el cuidado de Diego en el caso de que hubiera un abandono de persona”, subrayó.

Para el letrado, por lo que se sabe, “no estaban ni los elementos adecuados, ni la medicación para el corazón, ni había estudios clínicos”.

“Evidentemente, si hay una persona que tiene un problema cardíaco serio y vos no le das la medicación, ni le hacés los estudios por lo menos para saber cómo está, por lo menos se tiene que investigar”, comentó.

Agregó que por, el trato que él tenía con Maradona, puede afirmar que “Diego tenía ganas de vivir y no estaba en condiciones de fallecer como falleció”.

“La muerte de Diego a nuestro entender era evitable”, remarcó el abogado.

También mencionó que el exfutbolista “tuvo una caída donde se golpeó el parietal derecho contra una pared y no fue atendido”.

“Fue después de la operación, se levantó de la cama y golpeó su cabeza contra la pared. Nos consta por testimonios de la enfermera que Diego se cayó contra una pared, se golpeó y no se le hizo ni siquiera una tomografía, ni una placa, ni un estudio de sangre para ver si estaba bien”, añadió sobre ese episodio.

Braudy cargó toda la responsabilidad del manejo médico del “10” en Leopoldo Luque, ya notificado como imputado en el expediente, y en la psiquiatra Cosachov.

“Verónica se manejaba siempre con Luque. Y la psiquiatra era la encargaba de establecer la medicación y el tratamiento”, comentó, y mencionó que esos dos médicos eran los que manejaban el chat de novedades sobre la salud de Maradona, en el que estaban las hijas Dalma, Gianinna y Jana, y en el que Ojeda no participaba porque “la habían dejado afuera”.

Si bien dijo que él a Luque lo considera “una buena persona”, también ironizó al afirmar: ”Yo puedo tener la mejor Ferrari del mundo, pero si se la doy a manejar a un chico de 5 años tengo un problema”.

También dijo que, por lo que le contó su actual pareja, en otra internación domiciliaria que tuvo en Ezeiza, Maradona “tenía una ambulancia de alta complejidad en la puerta, un médico clínico 24 horas y había una clínica privada especialmente esperándolo ante cualquier circunstancia” y que, en este caso, “todo eso no estaba”.

Por último, hizo mención a un audio que hace cinco meses el excampeón del mundo le mandó para que cuidara a Verónica y a su hijo Dieguito Fernando, a partir del cual, aseguró, “nació una relación muy sana con Diego”, razón por la cual, afirmó, va a hacer “todo" lo que tenga que hacer "para que Dieguito sepa toda la verdad”. (Télam)