El juego online es una de las actividades de ocio que más ha crecido en Sudamérica en los últimos años, una tendencia de la que Argentina es un fiel reflejo. La ecuación del casino en línea es perfecta y cumple con los propósitos social y económico para explicar su notable auge.

Los ciudadanos quieren consumir este modelo de ocio, por lo que cumplen con sus expectativas, y tienen además la oportunidad de obtener un beneficio económico. La Administración, por su parte, obtiene la correspondiente tasa gracias a una regulación que, si bien inicialmente atañía a cada Estado respecto al juego, la evolución de la actividad online ha llevado al gobierno nacional a tratar de regularlo de forma unitaria.

El juego que se ofrece en un casino alojado en Internet es, además, una herramienta de socialización en el país y una fuente de atracción de capitales, procedentes del resto del planeta. El consumo del juego en línea ha ido creciendo paulatinamente en las fechas más recientes y abarca tanto a modalidades de casino, como los slots, la ruleta o el bingo, entre otros; como a las apuestas deportivas. Argentina, y el resto de los países de su entorno, tienen una gran afición por el deporte, especialmente el fútbol, y esta costumbre social se traslada ahora en un aumento de los pronósticos que los aficionados realizan a través de sus teléfonos móviles y pantallas de ordenador.

El número de portales de juego online con licencia para operar en territorio argentino no para de crecer, debido a una creciente demanda social y al interés puesto por la Administración y la industria para conseguir una regulación que respete a ambas partes desde el punto de vista económico y que garantice las premisas de un juego limpio, responsable y seguro. En ese camino se encuentra Chile, otro país que no es ajeno al crecimiento de los casinos online y que trabaja desde hace años para su regulación.

Proveedores de juego online

 

El movimiento de capital humano y económico que genera el juego online en Sudamérica no solo incluye a los portales de casino. Hay también un amplio listado de proveedores y aplicaciones que organizan la oferta y proponen al usuario una amplia variedad de posibilidades para jugar,según el criterio y preferencias de cada uno. De hecho, la diversidad de portales es cada vez mayor; así como el número de posibilidades para jugar dentro de cada uno de ellos. Ambos crecen de forma exponencial, sobre todo lo segundo. Los slots, conocidas tradicionalmente como máquinas tragaperras, la ruleta, el bingo o las clásicas modalidades de cartas como el Póker o el Blackjack.

El público puede acceder al portal de Casinosenlínea y conocer toda la información imprescindible, además de otra muy útil, para navegar en los casinos online. No hay que olvidar que el juego por Internet comprende muchos aspectos, más allá de la acción de jugar. La jugabilidad y calidad audiovisual, bonos y promociones, diversidad del mercado, cuotas competitivas, oferta en vivo o los parámetros de seguridad son aspectos esenciales para disfrutar de una óptima experiencia