Hacer ejercicio y mejorar nuestros hábitos alimenticios suele ser una recomendación médica habitual si queremos prevenir enfermedades de gravedad que pongan en riesgo nuestra salud. En congruencia con ello, ahora la ciencia comprobó cómo afecta la alimentación cuando se padece el coronavirus.

Una investigación científica publicada en “BMJ Nutrition Prevention & Health”, señaló que aquellas personas que tenían una dieta rica en verduras y pescado evitaban en más de un 70% los cuadros graves de coronavirus.

Los resultados surgieron de una indagación acerca de los hábitos alimenticios en profesionales de la salud que componen la primera línea de batalla en la lucha contra el coronavirus. Hubo más de 2000 participantes en el estudio que encabezaron científicos del Hospital de Stamford, en Estados Unidos, de los cuales todos habían tenido la enfermedad en algún momento de la pandemia.

Se preguntó sobre el estilo de vida, y se les solicitó que describan los hábitos alimenticios, que se clasificaron en tres tipos: uno basado en el consumo de vegetales, legumbres y frutos secos pero baja en aves y carnes rojas y procesadas; otro, que se fundamentó en los mismos alimentos incorporando pescado y marisco; y una tercera, que se fundó en el consumo mínimo de carbohidratos y la ingesta regular de proteínas.

“Nuestros resultados sugieren que una dieta saludable rica en alimentos cargados de nutrientes puede ser considerada como una posible protección contra la Covid-19 grave”.

Al respecto, Sara Seidelmann, investigadora del nosocomio mencionado, indicó que aquellos que seguían una dieta igual a los del segundo grupo tenían, “un 73% y un 59 % menos de probabilidades de contraer una infección por Covid-19 de moderada a grave, en comparación con los que no seguían estos patrones dietéticos”.

Cabe destacar que en el estudio, que se llevó a cabo entre junio y septiembre del 2020, también se tuvieron en cuenta otros hábitos, como si los estudiados eran fumadores, el historial médico, y si llevaban o no una vida sedentaria, entre otros.

Además, se concluyó que aquellos que tenían una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas tenían posibilidades casi cuatro veces más de contraer coronavirus de manera grave a moderada.

“Nuestros resultados sugieren que una dieta saludable rica en alimentos cargados de nutrientes puede ser considerada como una posible protección contra la Covid-19 grave”, setenció Seidelmann