Según una investigación de la Universidad China de Hong Kong, la composición del microbioma -las bacterias del intestino- puede influir en la gravedad del covid-19, así como en la magnitud de la respuesta del sistema inmune a la infección.

El intestino es el órgano inmunológico más grande del cuerpo, y las bacterias que residen en él influyen en las respuestas inmunológicas. Por tanto, los desequilibrios en la composición del microbioma pueden estar implicados en la persistencia de los síntomas inflamatorios, una vez superado el coronavirus.

El equipo obtuvo muestras de sangre y heces e historiales médicos de 100 pacientes hospitalizados por covid-19 entre febrero y mayo de 2020, así como de 78 personas sanas que participaban en un estudio microbiano anterior a la pandemia.

Para caracterizar el microbioma, 41 de los casos positivos proporcionaron múltiples muestras de heces durante su estancia en el hospital, y 27 de ellos lo siguieron haciendo 30 días después de la eliminación del virus SARS-CoV-2.

Los desequilibrios en la composición del microbioma pueden estar implicados en la persistencia de los síntomas inflamatorios

El análisis mostró que la composición del microbioma "difería significativamente" entre los pacientes con y sin la enfermedad, independientemente de si habían sido tratados con fármacos, incluidos antibióticos.

Los pacientes con covid-19 tenían un mayor número de bacterias Ruminococcus gnavus, Ruminococcus torques y Bacteroides dorei, que las personas sin la infección, y "muchas menos especies que pueden influir en la respuesta del sistema inmunológico".

En este sentido, las cifra más bajas de las bacterias Bifidobacterium adolescentis, Faecalibacterium prausnitzii y Eubacterium rectale "se asociaron particularmente con la gravedad de la infección después de tener en cuenta el uso de antibióticos y la edad del paciente", y permanecieron bajas hasta 30 días después.

El análisis de las muestras de sangre arrojó que el desequilibrio microbiano encontrado en los pacientes con covid-19, "también estaba asociado con niveles elevados de citoquinas inflamatorias y marcadores sanguíneos de daño tisular".

Por otro lado, el covid-19 hace que el sistema inmunológico produzca citoquinas inflamatorias, que en exceso pueden causar un daño generalizado en los tejidos, "shock" séptico y fallo multiorgánico