Luego que el presidente Alberto Fernández expresara en torno a la inflación que “Gran parte de la inflación es autoconstruida, está en la cabeza de la gente; la gente ve en el diario que va a subir el combustible y entonces empieza a aumentar por las dudas. La inflación es como que a uno le impide proyectar el futuro y, por lo tanto, es todo más difícil”; desde la oposición saltaron a contestarle con los tapones de punta.

Tal es el caso del alcalde de San Isidro, Gustavo Posse, quien declaró “Los problemas de los argentinos no son imaginarios”.

Los dichos de Posse se dieron tras reunirse con referentes de la quinta sección electoral. “Nuestra agenda es realista y busca interpretar la realidad de la provincia: pobreza, inseguridad, narcotráfico, y, sobre todo, falta de futuro”