La gestión de Emilio Cordonnier, intendente del partido bonaerense de Ayacucho, no está exenta de sombras. Desde acá te contábamos sobre las críticas por el basural a cielo abierto que existe en el distrito, la autorización para fumigar cerca de escuelas y viviendas rurales y la falta de trabajo, entre otros temas.

Marcela Guisande, presidenta del bloque del Frente de Todos en el Concejo Deliberante local, dialogó con GRUPOLAPROVINCIA.COM sobre los problemas que aquejan a los vecinos de Ayacucho. Señaló la recolección de residuos, que se realiza durante el día, como “uno de los principales problemas”, y la “caótica” situación del tránsito. Además, acusó al intendente de presentar como propias obras que se realizan con fondos de la Provincia.

Escuchá la entrevista:

Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221107 Marcela Guisande

–¿Cómo evalúa la gestión de Emilio Cordonnier?

En varias oportunidades hemos dicho en sesiones del Concejo que la gestión es pura y exclusivamente administrativa. ¿Por qué digo esto? Porque, si bien maneja un presupuesto propio, la mayor parte de la impronta que tiene Ayacucho hoy, con un gobierno provincial del Frente de Todos, es básicamente la llegada de fondos a través de Provincia. Por ejemplo, todo lo que llega como Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) va a luminarias, plazas y paseos, cordón cuneta. Y eso son obras que uno, cuando recorre la ciudad, las nota y mucho. Otro fondo importante que recibe Ayacucho es el Fondo Educativo, que lo recibe por ley. A la hora de proyectar como intendente, Cordonnier cuenta con esos fondos que gira la Provincia y que obviamente dan resultado. En cuanto a viviendas, sobre el fin del año pasado, a través del Instituto de la Vivienda se terminó un barrio de 56 viviendas que se había iniciado en la época de Marí­a Eugenia Vidal, que quedó a medio terminar y la gestión de Axel Kicillof puso la diferencia que faltaba y se terminó inaugurando con su presencia. Y para este año están proyectadas 32 viviendas de un primer acuerdo y un barrio de 64 viviendas que se anunció hace un mes.

Por eso digo: se nota mucho la impronta provincial, porque, de hecho, la mayor parte de los fondos de inversión que vienen a Ayacucho vienen a través de ahí. Y eso la verdad que le ha dado otro aspecto a Ayacucho. Uno recorre y ve las mejoras en los barrios: las cloacas, el cordón cuneta. El mantenimiento de la ciudad, a grosso modo, es con la coparticipación de la Provincia. Porque del presupuesto municipal, si bien la mayor parte se la lleva el pago de sueldos, el resto alcanza para poco y nada.

Entonces lo que hace Cordonnier es administrar muy hábilmente fondos, pero a la hora de manifestarlos públicamente, en raras ocasiones menciona el origen de esos fondos. Entonces los manifiesta como de gestión municipal.

–¿Cuáles son los principales reclamos de los vecinos hacia la intendencia?

Uno de los principales problemas que hoy tenemos es la recolección de residuos. Hace unos años se cambió el sistema. Durante muchísimos años la recolección fue nocturna, por una cuestión de salubridad, de tener una ciudad limpia durante el día. Se cambió a la mañana: arrancan tipo seis de la mañana. Y nosotros siempre lo hemos criticado. ¿Por qué? Primero que es muy incoveniente, porque la ciudad arranca con su actividad diaria y te encontrás en medio de la mañana con camiones cargando basura, sobre todo ahora en la época de calor. No alcanzan a hacer el recorrido completo tampoco: por ejemplo, llegás al mediodía a la esquina de la Escuela Nacional y está toda la basura acumulada, todavía sin levantar. Además de insalubre, para el trabajador es sumamente complicado laburar en medio de una ciudad funcionando. A su vez, la bolsa empieza a ser rota por los perros que andan sueltos, entonces empiezan a aparecer los pequeños animalitos, y se hace toda una cadena realmente innecesaria, porque cuando esa actividad se hacía de noche, cuando uno se levantaba veía una ciudad ordenada y limpia.

Marcela Guisande.

–¿Y qué pasa con la cuestión de la salud pública en la ciudad?

El hospital es un hospital municipal que está bien equipado y que se equipa permanentemente. Obviamente que durante la pandemia recibió mucha ayuda de la Zona Sanitaria VIII y la presencia de la Provincia. Para mí, la gestión del gobernador es sumamente destacable, no sólo en Ayacucho sino en casi todos los municipios de la quinta sección. Dotó al hospital de un montón de herramientas y gracias a Dios, no tuvimos problemas en ese sentido. Las salitas funcionan, la mayoría están bien equipadas.

El problema que tenemos acá es con los profesionales de salud mental. El otro día me acerqué al servicio porque quería hacer un informe sobre la situación de las personas después de la pandemia, y considero que tiene que haber un servicio ágil, que lo ofrezca el municipio, porque muchos no tienen acceso a la medicina privada. Y me encontré con un servicio que realmente está desbordado. Estaban con una sola psiquiatra, que creo que en estos días ya no está viniendo más, y con un equipo que no da abasto. Haciendo un poco de memoria, pensaba en la primera reunión que tuve cuando asumí como concejal, y el servicio ya estaba desbordado.

Entonces, por ahí no se atienden estas cuestiones, que son para mí importantísimas, porque estamos hablando de salud, y en este caso de salud mental. Si ponés en el presupuesto a la salud en primer o segundo lugar, yo creo que la salud necesita de inversión; si no, no funciona. Puede haber buenos equipos de trabajo en salud, pero también tienen que estar bien remunerados, porque si no, no es atractivo trabajar en un municipio.

–¿Qué pasa con la cuestión de la inseguridad en la ciudad?

Hubo una época en que hubo una oleada de robos con violencia, pero en la actualidad te diría que eso ha pasado.

Lo que es problemático en Ayacucho es el tránsito. Tenemos todos los santos días situaciones de accidentes viales. Realmente es caótica la situación del tránsito.

–¿Cómo se prepara el Frente de Todos para disputarle al oficialismo la intendencia el próximo año?

No te diría que nos estamos preparando. No podemos desconocer que el Frente de Todos, a nivel nacional sobre todo, está surcando aguas bastante turbulentas. Pero yo tengo mucha esperanza en que el Frente acomode su tropa, como me gusta decir a mí. Creo que el discurso de Cristina fue bastante clarificador sobre el sendero por el cual tenemos que avanzar.

Nosotros, como concejales de nuestra ciudad y de la quinta sección, iremos acompañando ese reacomodamiento tan necesario para que el Frente finalmente, en el 2023, sea la mejor opción. Porque a pesar de las disputas y las diferencias, me enorgullece estar de este lado y no del otro. ¿Por qué? Porque lo que tenemos enfrente ya lo conocemos. Ya sabemos a qué vinieron y cómo dejaron el país.

Entonces, creo que no debemos perder ese norte, jamás, porque la gente tiene que entender que la vuelta de la derecha al gobierno de la República Argentina va a significar, no inconvenientes como los que hoy tenemos y no desconocemos, por ejemplo la inflación, sino que van a venir por todo: por los derechos adquiridos, por los trabajadores, por los jubilados. Ni siquiera creo que vengan por el gobierno: vienen por el otro. Creo que ese es el golpe final que intenta dar la derecha en nuestro querido país.