En los tres años que lleva al frente del municipio de General Pueyrredón, con Mar del Plata como ciudad cabecera, Guillermo Montenegro ha acumulado una buena cantidad de cuestionamientos. Aquí te contamos en otras oportunidades sobre el grave conflicto que mantuvo con los trabajadores municipales que reclamaban un aumento de sueldo, sobre los fuertes aumentos de tasas municipales y sobre el crecimiento de la inseguridad, entre muchos otros temas.

La concejal Marina Santoro, que preside del bloque del Frente de Todos (FdT) en el Concejo Deliberante marplatense, dialogó con GRUPOLAPROVINCIA.COM sobre la gestión de Montenegro. O más bien, según su análisis, la no gestión de Montenegro. Para la edil, que apoya a Fernanda Raverta como candidata a la intendencia, Mar del Plata necesita un cambio de rumbo para que se puedan resolver problemas como el abandono de los barrios periféricos y el aumento de hechos delictivos en cantidad y gravedad.

Escuchá la entrevista:

Your browser doesn’t support HTML5 audio

20230123 Marina Santoro

–¿Qué análisis puede hacer de la gestión de Guillermo Montenegro al frente del Ejecutivo local?

Nuestro balance de gestión del gobierno de Montenegro es que no hay gestión. Tenemos que hacer un análisis, no sólo de estos últimos tres años del gobierno de Cambiemos, sino también de los cuatro años anteriores. El gobierno de Arroyo fue del mismo signo político. Y lo que encontramos hoy es una Mar del Plata muchísimo más golpeada, con una periferia absolutamente abandonada en términos de estado de calles, de luminarias. La problemática de la inseguridad es una problemática permanente. Esto no es lo que digo yo, sino también lo que reflejan los medios de comunicación, con casos cada vez más graves, baleados todos los días. Y también con un estado de la salud municipal que preocupa y mucho. Nosotros tenemos un sistema público de salud de 33 salas, que sistemáticamente han sufrido un recorte presupuestario muy profundo. No hay profesionales, no hay guardias, lo cual deja desprovistos del nivel de atención primaria de salud a nuestros barrios periféricos, pero también un centro y todo un sector de clase media y trabajadora que también ve la falta del Estado municipal en términos de servicios. Esto, acompañado de un aumento sistemático de tasas. Se ha puesto sobre el vecino, año tras año, un tarifazo que está muy por encima de la inflación, un 382% de aumento lleva acumulado el gobierno de Montenegro en términos de tasas municipales, y esto no se refleja en una calidad del servicio ni en un Estado municipal más presente. Así que la verdad es que es un gobierno al que le falta mucha gestión, ¿no?

–Cuando ustedes recorren los barrios de la ciudad, me imagino que se encuentran con estos reclamos, con este golpe al bolsillo. Imagino que desde el Frente de Todos deben estar reorganizándose para disputarle la intendencia a Montenegro. ¿Cómo viene este proceso?

Por supuesto que sí, porque no hay gestión municipal y nosotros creemos que los vecinos lo viven día a día y que saben que esto no es algo que dice la oposición política que comandan el FdT y Fernanda Raverta en la ciudad, sino que es la realidad que viven todos los días. Y bueno, con una expectativa muy grande. En 2023 se va a volver a pelear la intendencia. Nosotros venimos de una muy buena elección en 2019, con Fernanda Raverta como candidata a intendenta, que fue una elección histórica: estuvimos muy cerca de ser gobierno en la ciudad. Con la misma expectativa y con la misma esperanza de que el primer gobierno peronista en la ciudad sea una realidad y, sobre todo, sería la primera vez que tendríamos una intendenta mujer. Así que con toda la expectativa y sobre todo, con toda la experiencia política, no solamente en la gestión, porque Fernanda es un cuadro nacional de gestión, sino en la política de haber trabajado una elección histórica para el peronismo, como fue la de 2019. Con toda esa experiencia electoral y política en los hombros, y con toda la esperanza de que en 2023 volvamos no sólo a repetir la elección de 2019, sino a ganar la elección, y que haya por primera vez un gobierno peronista en Mar del Plata, conducido por una mujer joven, profesional y talentosa como es Fernanda.

Marina Santoro.

–¿Hay vínculo entre el oficialismo y la oposición en el Concejo Deliberante? Ustedes, como opositores, ¿tienen diálogo con el intendente Montenegro, o se hace difícil?

La verdad es que el único que quiere instalar que la oposición pone palos en la rueda, que no acompaña, que no trabaja, es el intendente Montenegro. Nosotros hemos repetido siempre que esto es una falacia. Hay muchísimas ordenanzas propuestas por el Ejecutivo que nosotros hemos trabajado para modificarlas, pero que luego las hemos acompañado. Por ejemplo, la ordenanza de habilitaciones, que nosotros advertimos de forma prudente que había algunas cuestiones que no acompañábamos, incorporamos algunas modificaciones y es una ordenanza que hoy termina siendo una realidad. Y otras tantas cuestiones que terminamos acompañando. Por ejemplo, el Presupuesto 2023 fue aprobado en diciembre de 2022. Por supuesto, nosotros hicimos planteos a ese presupuesto, no acompañamos algunas cuestiones, pero se trabajó a contrarreloj para que el intendente pudiera tener la herramienta que le permitiera gestionar. Lo que somos es una oposición crítica, por supuesto, no solamente porque expresamos otra fuerza política, sino porque sabemos que el gobierno de Cambiemos es el gobierno del marketing y de la comunicación, pero que tiene muy poco de gestión, y que Mar del Plata es una ciudad que podría ser absolutamente justa, sobre todo porque tenemos una economía totalmente fuerte, ¿no?: el puerto, las sierras, una matriz productiva que tiene que ser transformada y modernizada para que, efectivamente, la ciudad pueda contar con pleno empleo, pueda ser mucho más justa socialmente. Y la verdad es que eso Montenegro no lo ha logrado y nosotros creemos que nosotros sí podemos lograrlo. En el Concejo Deliberante tenemos más de un ejemplo de acompañamiento a las propuestas del oficialismo. Y después, bueno, sí hemos sido una oposición muy crítica con temas como fotomultas o zona roja, temas que creemos que son transversales a la ciudad y que las propuestas que tiene el intendente para resolver estos problemas no resuelven absolutamente nada, sino que agravan la situación. Así que ahí sí hemos sido una oposición muy crítica, y tenemos, sobre todo, otras ideas para gobernar mejor Mar del Plata