Ya sea por el aumento de la inseguridad, por la “soberbia” en el trato con los ciudadanos o por acusaciones de irregularidades contra un funcionario de su gobierno, el intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera, suele ser blanco de objeciones y críticas.

En diálogo con GRUPOLAPROVINCIA.COM, la concejal Clarisa Armando, del PRO, puso el foco en las asignaturas pendientes de la administración municipal. Para Armando, que preside el bloque de Juntos en el Concejo Deliberante, el área de salud, el transporte público y el fomento a la inversión están entre los temas más importantes que la actual gestión deja desatendidos.

Escuchá la entrevista:

Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221116 Clarisa Armando

–¿Qué análisis puede hacer de la gestión de Gustavo Barrera, un gobierno que empezó allá por 2014?

Hoy lo que sentimos todos los geselinos es que este gobierno municipal está a la deriva. Y eso genera una gran incertidumbre en toda nuestra comunidad, en todos los vecinos, pero a su vez también nos genera una responsabilidad mucho mayor a todos los dirigentes de Juntos. Sabemos que tenemos que estar trabajando (de hecho, ya lo estamos) en la planificación para poder llegar a un gobierno que ponga orden en nuestra ciudad y que realmente podamos, entre todos los geselinos: equipos técnicos, vecinos y dirigentes, llevar a nuestra ciudad a un escenario mejor.

–Cuando dice que hay que poner orden en la ciudad ¿en qué puntos fundamentales hace hincapié? ¿Cuáles son aquellas cuestiones que hay que ordenar?

De base, es un gobierno que carece de liderazgo. Y cuando no hay un líder que pueda coordinar y bajar un poco la información de cómo es la metodología de trabajo, es muy difícil que el resto pueda tener orden en su función y saber qué hacer. Entonces, partiendo de la base de que es un gobierno que carece de liderazgo, te puedo decir que hay áreas que están más comprometidas con el desorden que otras, como es el área de salud. El 89% de las demandas en nuestra ciudad son en salud: la mala atención en el hospital, la falta de médicos, la falta de insumos, la falta de alguien que esté en el hospital dando respuesta a la demanda de nuestra comunidad. Uno va al hospital y muchas veces no encuentra respuestas del secretario, no encuentra respuestas del director, y son los mismos médicos y enfermeros los que tienen que tratar de resolver las situaciones que se presentan a diario en el hospital. Eso habla de la falta de orden y de planificación de un área que es fundamental para nuestra comunidad.

Como te digo eso, te puedo ir mencionando cada una de las áreas. Es un gobierno que no planifica. Y un gobierno que no planifica difícilmente pueda tener orden en su desarrollo. Y además, un gobierno que no planifica es un gobierno que termina siendo caro, porque todo se resuelve sobre la marcha. Cuando uno planifica, no sólo tiene orden, sino que tiene eficiencia en la gestión. Y eso hace que pueda achicar costos, y no que siempre sea el vecino, el comerciante, el que tenga que poner la mano en el bolsillo para solucionar los problemas que el Ejecutivo no puede solucionar, porque lo terminan resolviendo con un aumento de tasas.

–Usted señalaba un punto fundamental, que es el de la salud. ¿Qué otros reclamos encuentra a diario cuando recorre los barrios de la ciudad?

Otro de los reclamos importantes es el transporte público. Nuestra ciudad se podría decir que está totalmente desconectada. El transporte público en nuestra ciudad tiene una frecuencia aproximada de 45 minutos. Hay muy pocos vehículos en la calle. Es una ciudad muy extensa. Y aquel que no puede cumplir con los tiempos que le presenta el colectivo, tiene que tomar un remís o un taxi, con lo costoso que es, porque la ciudad es muy extensa. Y además, es una ciudad que no tiene conectividad. No tiene la posibilidad de manejarse en bicicleta, por la realidad que tiene nuestro suelo. Entonces, creo que una de las cuestiones que tiene como desafío este gobierno es pensar en cómo vamos a hacer para que esta ciudad pueda estar conectada de manera tal de que todos puedan acceder a llegar a sus escuelas a tiempo, a sus trabajos a tiempo, que la mamá que tiene un cochecito pueda circular por nuestra ciudad, que la persona que tiene movilidad reducida pueda circular por nuestra ciudad, porque hoy no tenemos ni remises adaptados ni colectivos que cumplan con un horario determinado ni tampoco que sean adaptados. Entonces, me parece que el transporte público es otra de las demandas que tenemos, porque realmente hoy el costo de la movilidad en nuestra ciudad es muy alto.

Clarisa Armando.

La otra demanda que tenemos también, desde el sector comercial, es esta situación de falta de acompañamiento del gobierno municipal en las propuestas. Hoy todo lo que es el desarrollo productivo en nuestra ciudad no está pasando. Hoy nuestra ciudad no tiene inversión. Si nosotros caminamos la avenida 3, o caminamos las avenidad más comerciales de nuestra ciudad, se pueden ver muchos locales cerrados, muchos locales vacíos. No hay obras en desarrollo, más que la obra pública que está desarrollando el gobierno municipal con apoyo del gobierno nacional. Y si miramos a las ciudades vecinas, vemos que todo el desarrollo está pasando ahí.

Entonces, me parece que es un punto que el gobierno municipal debería plantearse, ¿no? ¿Por qué a las siete de la mañana es infinita la cantidad de autos y camionetas de trabajadores que salen de nuestra ciudad para ir a trabajar a ciudades vecinas, cuando tenemos nosotros un desarrollo increíble todavía por llevarse adelante, pero no somos atractivos para las inversiones? No somos atractivos para las inversiones porque hoy alguien que viene a invertir en nuestra ciudad tiene que pagar una habilitación cuatro o cinco veces más cara que en cualquier ciudad de la región. Lo tiene que hacer en un solo pago porque no tiene plan de pagos. Y sabemos que cuando alguien viene a invertir en nuestra ciudad o a abrir un negocio cuenta con el dinero para abrirlo, pero también es gestual, es decirle: “Yo quiero que las inversiones pasen acá”. Pinamar tiene un 50% de descuento en las habilitaciones comerciales, siendo aun más baratas que las nuestras. Mar del Plata las está llevando a cero, con habilitaciones en un día. Y a alguien que quiere habilitar acá le cuesta muchísimo.

No estoy hablando solamente de una inversión dd alto costo (que también se ven resentidas). El otro día yo visitaba en el bulevar una verdulería que la querían habilitar y Carlos, el dueño de la verdulería, me decía: “Ya fui cinco veces durante un mes y medio y no puedo tener todavía la respuesta para la habilitación de mi comercio”. Entonces, el que quiere trabajar en nuestra ciudad sólo encuentra trabas. El que quiere invertir en nuestra ciudad sólo encuentra trabas. Cuando debería ser todo lo contrario. Entonces, comenzamos a ser un municipio que queda afuera de competencia para las inversiones, tanto de los geselinos como de las inversiones que quieren venir de otro lugar.

–Usted es referente del PRO a nivel local. ¿Cómo se prepara el espacio para las próximas elecciones, para disputarle la intendencia a Barrera?

Nosotros venimos trabajando sin parar desde que yo asumí como concejal. Lo importante es poder contar con un equipo de trabajo, con quienes van a desarrollarse en cada área. Nosotros lo hicimos ayer con Cristian Ritondo en Pinamar. Hicimos hace un mes la presentación de nuestro equipo técnico, donde quedó expuesto quiénes van a trabajar en cada una de las áreas. Comenzamos a planificar cómo va a ser nuestro gobierno. Este gobierno que tenga que asumir no tiene que encontrar a quienes quieran llegar a ese lugar improvisando. Por eso nosotros, en esa conformación del equipo, pensamos en planificar, trabajar y que cada uno sepa lo que tiene que hacer para que, de la mano del vecino, podamos llevar a nuestra ciudad adonde tiene que estar. Y eso no se hace el día después de que ganaste las elecciones; se tiene que hacer antes. Primero, porque el vecino tiene que saber en qué está trabajando y qué piensa este grupo de personas que quiere gobernar la ciudad. Y segundo, porque no te dan los tiempos. El caos que hoy gobierna nuestra ciudad no se va a poder resolver de un día para el otro, pero sí se va a resolver con planificación, con objetivos claros y con un equipo que sepa lo que tiene que hacer. Eso se hace con un diagnóstico previo, que es en lo que nosotros estamos trabajando. Trabajamos en el diagnóstico para luego hacer las propuestas que vamos a trabajar en la mesa de Juntos.

Nosotros queremos llegar a la intendencia de nuestra ciudad como espacio dentro del PRO, queremos ser precandidatos, pero eso falta todavía mucho para dirimirlo; lo que no podemos dejar librado al azar es cómo lo vamos a implementar. Hoy es más importante cómo lo vamos a hacer que quién lo va a hacer