A Julio Garro, el intendente de La Plata, se lo ha criticado por priorizar los negocios por sobre los reclamos de los vecinos, por el índice de pobreza infantil en el distrito y por dejar a las escuelas abandonadas a su suerte, como te lo informáramos oportunamente.

En diálogo con GRUPOLAPROVINCIA.COM, Yanina Lamberti, presidenta del bloque del Frente de Todos en el Concejo Deliberante platense, dijo que el presupuesto presentado por Garro para el año que viene reafirma el “desfinanciamiento” de áreas importantes como salud y educación y que no refleja un plan de gobierno claro.

Escuchá la entrevista:

Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221111 Yanina Lamberti

–El intendente Julio Garro presentó el Presupuesto 2023 y ustedes, desde el Frente de Todos, han criticado las prioridades asignadas en esta ley de leyes a nivel local. ¿Por qué motivo?

El Presupuesto 2023 es un presupuesto que termina reafirmando una política de Julio Garro de desfinanciamiento en áreas clave: en salud, en desarrollo de la comunidad, en producción, en áreas relacionadas con nuestras niñeces y adolescencias, en seguridad. Año a año vemos cómo estas partidas van perdiendo un alto porcentaje con respecto a la inflación, y eso termina teniendo como consecuencia un desfinanciamiento, que se termina cristalizando luego de tantos años de gestión. Los platenses vamos a tener verdaderamente menos recursos, que se notan luego en lo cotidiano, para todas estas áreas. Las consecuencias las vemos a diario: la falta de personal para la atención primaria de la salud, la poca cantidad de operativos que tengan que ver con la promoción de la salud, los bajos sueldos... Y también hay una situación que es preocupante respecto de los trabajadores municipales, que también han venido perdiendo con respecto a la inflación mucho más que otros trabajadores de otras dependencias, por ejemplo, provinciales. Entonces, aquí no hay una voluntad del Ejecutivo de sanear esto que venimos viendo desde hace años; más bien profundizarlo.

Por otro lado, el Presupuesto sí tiene, como hemos visto a lo largo de todos estos años, una gran cantidad de dinero en lo que tiene que ver con la Secretaría de Gobierno, en particular el área de centros comunales y delegaciones y en barrido y recolección de residuos. Este último punto es un gran ítem que tiene una parte que es el pago a la empresa ESUR, ya que está tercerizado el servicio, y por otro lado, en los lugares adonde no llega ESUR, a través de las delegaciones que se encargan de esa cuestión. Ese ítem ocupa el 24% del presupuesto municipal: más de 12.000 millones de pesos que siguen creciendo con la inflación. Es el único ítem que nunca perdió con respecto a la inflación. Sí perdió salud, sí perdió niñez, sí perdió producción, sí seguridad. En cambio recolección es el único que no pierde. Esto tiene que ver con que el pliego de 2018 decía que ajustaba por inflación, y además establecía algún tipo de metas a lograr. Lo que nosotros hoy, desde el Frente de Todos, estamos planteando fuertemente es que ese servicio, que es cada vez más oneroso, que le cuesta cada vez más al municipio pagarlo, porque va comiendo justamente otras áreas, no es bueno, no cumple con lo que ha establecido el pliego, no tiene una buena política de separación en origen y cuidado del ambiente y en los barrios de nuestra ciudad hay microbasurales a cielo abierto por todos lados. Entonces, es un servicio que va comiendo áreas relevantes pero se hace más eficiente. La política de Julio Garro no parece atender a esa situación, ni con más controles ni revisando ese contrato. Y termina habiendo un gran desequilibrio en el presupuesto respecto de esto. Y eso lo venimos marcando, porque las consecuencias que tiene son el desfinanciamiento de los sueldos y el desfinanciamiento de áreas relevantes, en un contexto social, además, muy difícil.

Nosotros no podemos apoyar un Presupuesto que sigue privilegiando algunas áreas en desmedro de otras. Y también un punto a resaltar. A mí me pasa que cuando leemos el presupuesto de Julio Garro, uno no entiende cuál es la política: adónde quiere ir, qué quiere lograr para nuestra ciudad.

Y hay un ítem que sí crece mucho, pero que no tiene que ver con la política municipal, sino que tiene que ver con la política provincial, y que se ve muy de manifiesto, que tiene que ver con el Servicio Alimentario Escolar (SAE) y el Fondo Educativo. Son dos programas muy importantes de la Secretaría de Educación y Cultura que son fondos afectados. Esto quiere decir que se pueden usar solamente para una cuestión en particular, y además, en este caso, son de origen provincial. Y esos montos sí han aumentado en los últimos dos años muy por encima de la inflación, en una clara vocación de la Provincia de apuntalar un área. Eso es un plan de gobierno. Evidentemente la Provincia tiene, y eso se traduce luego en los presupuestos que descentraliza en los municipios, una vocación de mejorar las condiciones educativas, que sabemos que falta mucho, pero con presupuesto se van a ir revirtiendo situaciones que hace muchos años que vienen mal.

–¿Y Garro no tiene plan de gobierno, de acuerdo a lo que se manifiesta en este presupuesto?

Bueno, evidentemente no hay un plan de gobierno de apuntalar la salud, no hay un plan de gobierno de apuntalar la niñez y adolescencia. Lo que sí le viene son los fondos provinciales a educación. Ahora, ahí tenemos otro punto. Porque si bien los fondos de educación vienen y son onerosos, vemos que el SAE no se ejecuta en su totalidad y también vemos que pasan los años y el Fondo Educativo no se gasta como debería gastarse y se adeudan refacciones o ampliaciones en un montón de escuelas que se deberían haber hecho.

Los presupuestos marcan una línea de gobierno. Cuando uno mira el presupuesto de Julio Garro, lo único que ve es que cada vez consume más barrido y recolección de residuos y no hay una propuesta, una alternativa, algo para decirnos: “Yo este año voy a potenciar tal área”. No está. No se ve. No se traduce en el Presupuesto.

Cuando uno compara los presupuestos provinciales y los fondos afectados a municipios, ahí sí hay una clara decisión de, por ejemplo, apuntalar la educación, y descentraliza sus fondos a los municipios para que se mejoren las escuelas y el SAE para los chicos que van a las escuelas públicas. Eso se ve, y hay un incremento en el presupuesto que termina teniendo el municipio. Ahora, como contracara vemos que no hay una buena ejecución de esos fondos, que son altos, y que crecen por encima de la inflación. Por un lado tenés lo presupuestario, por el otro tenés la ejecución, la rendición de cuentas. Y ahí, año a año, vemos cómo esos fondos que la Provincia viene dando no se terminan gastando. Entonces es muy contradictorio, porque vos tenés por un lado la iniciativa de la Provincia de mejorar un montón de cuestiones, y un municipio ineficiente en la ejecución.

Esa es la situación, esa es la foto. Es una foto que viene mostrándose año a año. No ha cambiado eso. Siempre encontramos las mismas tendencias.

Criticamos mucho, mucho que en el presupuesto no se ve este espíritu de a qué quiere apuntar, y que seguimos teniendo el área de niñez y adolescencia completamente desjerarquizada. No tiene ni presupuesto específico. Antes lo tenía. A partir de 2020 se lo sacaron y no lo incorporaron nunca más. Entonces, tenemos una ciudad con un montón de situaciones problemáticas, con los servicios locales estallados, con operadores de calle, con trabajadores de servicios locales, con diferentes programas que están totalmente caídos, y sin embargo ni siquiera logramos ver un presupuesto específico como para poder pelear políticas de niñez acordes a la situación. Y eso también lo hemos remarcado como una de las grandes fallas que, lamentablemente, continúan luego de más de dos años. Han decidido hacer como que las niñeces en realidad no existen, ¿no?, y por lo tanto no tienen que tener un presupuesto acorde y específico para trabajar la temática.

Yanina Lamberti.

–Los últimos días, el intendente Julio Garro presentó con bombos y platillos, pensando ya en 2023, un Plan de Baldosas, así lo ha llamado, para mejorar uno de los problemas que los platenses tienen hace años. ¿Qué sensación le dio la presentación de este plan? ¿Qué análisis hace al respecto?

Esto entró como un proyecto de ordenanza en el Concejo Deliberante, que te cuento que cuando lo vimos creímos que estaba bueno: la idea de comenzar a trabajar el tema de veredas en nuesta ciudad. Porque esto es así, sabemos que hay muchas veredas en mal estado, en el casco histórico y ni te cuento en lugares más alejados, donde no hay directamente veredas, y eso significa que tampoco hay calles y que las condiciones son tremendas, y que llueven dos gotas y los chicos ya no pueden ir a la escuela, a las personas se les dificulta ir a trabajar, un montón de consecuencias que tiene esa situación. Entonces, cuando llegó el proyecto, nos sentamos en el Frente de Todos e incorporamos algunas modificaciones a ese proyecto original, como la posibilidad de realizar veredas comunitarias en algunos barrios, evaluando la posibilidad de que siempre sea con mano de obra local.

Se aprobó por unanimidad, en julio. Eran los lineamientos generales; luego tenía que venir la reglamentación, o sea, cómo el Ejecutivo iba a instrumentar ese plan de veredas. Nunca nos llegó esa reglamentación. Pero sí empezó a ejecutarse. Y cuando vemos la ejecución, encontramos muchas discrepancias respecto del espíritu que teníamos en su momento respecto de este proyecto. En primer lugar, las prioridades. ¿Cuáles son las prioridades? Empezó con la avenida 7, que quizás no era el lugar donde estaban más rotas las veredas pero sí es el lugar más visible, y que eso es tal vez lo que busca. Y luego avanza con un plan hacia los vecinos, que la idea sería que el municipio da el material y la persona que quiere mejorar su vereda pone el dinero para la mano de obra, que arranca de 1 a 13 y de 44 a 60. ¿Cómo se estableció ese lugar como prioritario para empezar a trabajar este tema? Porque cuando uno mira el mapa, no son los lugares que más necesitan. Y una de las cosas que estamos pidiendo es que nos expliquen cuáles son las prioridades y cuál es el relevamiento del estado de veredas que han hecho, para poder conocer por qué se comienza a implementar de esa manera este plan. Eso en primer lugar. Porque encontramos verdaderamente que muchas políticas tienden a ser pensadas más para la visibilidad, con una idea más electoral, que para cubrir necesidades relegadas desde hace años en nuestra ciudad, a la que cada vez vemos más desigual, más desequilibrada. Y eso tiene consecuencias en toda la sociedad.

El otro pedido de informes es porque las baldosas que se están poniendo, justo en las principales avenidas del casco histórico, no respetan la parte patrimonial, y nuestra ciudad es una zona patrimonial. Y tenemos que cuidar nuestro patrimonio. La ordenanza establece determinadas características de esas baldosas, determinados colores, y no se está respetando eso. El municipio mismo rompe con el patrimonio de nuestra ciudad, que es algo que deberíamos valorar y cuidar, no avasallar. Así que estamos preguntando, además, de dónde vienen esas baldosas. Por qué se eligieron baldosas de 40 centímetros, cuando tenían que ser de 20, de color blanco. ¿Por qué esas baldosas? ¿No se conseguían las otras, que son, además, súper comunes?

Por último, ¿qué pasa con los escombros que se están produciendo con el levantamiento de baldosas? Muchas están en buen estado y se están levantando igual. Esas dijeron que las van a reutilizar en otros lados. Y después, escombros de baldosas que se rompen, que se genera mucha cantidad. Ya casi te diría que el mismo municipio va a ser un gran generador de escombros con este plan de veredas. Bueno, lo que nosotros estamos tratando de hacer es que eso no termine en un vertedero, sino que tenga un uso específico acorde con el cuidado del ambiente. Y estamos preguntando qué plan tiene el gobierno para eso. Porque me parece que tenemos que empezar a pensarlo. Hay una nueva era, se trata de reducir la emisión de carbono, de gases de efecto invernadero... Y todo ese material verdaderamente puede ser reutilizado.

Entendemos que es una iniciativa que en principio consideramos correcta, porque había que trabajar sobre las veredas, pero que cuando la vemos en ejecución tenemos muchísimas críticas