“Estamos pasando un momento difícil. La inflación está imparable. Queremos que los comerciantes y los vecinos sepan que no los vamos a dejar solos”, expresó el intendente de Lanús, Néstor Grindetti.

“Por eso, desde el municipio decidimos bajar un 30% la tasa de seguridad e higiene a 1.500 comercios de Lanús. Estamos seguros de que este problema no se resuelve con controles de precios y amenazas, si no con este tipo de medidas”, añadió.

“Además, vamos a presentar un proyecto en el Concejo Deliberante para alcanzar una baja del 100% en dichas tasas para que la ayuda sea aún mayor. Estamos con vos”, completó.