No es la primera vez, ni probablemente será la última, que el intendente del partido de Magdalena, el radical Gonzalo Peluso, recibe fuertes cuestionamientos por su gestión en el distrito. GRUPOLAPROVINCIA.COM te contó, por ejemplo, que se lo criticó por no hablar con los vecinos, por ser autoritario y agresivo y por bajar las raciones para los comedores escolares.

La concejal Mirna Gurina (Frente de Todos) consideró que estos problemas surgen de que Peluso se centra en obras públicas “de decorado” en la zona céntrica y deja, en cambio, abandonadas a las localidades periféricas, donde existen problemas acuciantes como la falta de médicos en las unidades sanitarias.

Mirá la entrevista:

–En principio, me gustaría conocer qué balance puede hacer usted, como referente local de la oposición, de estos dos mandatos de Gonzalo Peluso al frente del Ejecutivo.

Hemos tenido varias sorpresas durante la gestión. Ha sido una gestión que se ha abocado mucho a la obra pública en Magdalena, cuestión que por supuesto es importante para los vecinos, pero lo que nos preocupa a nosotros es que no se ha dado tanta importancia a cuestiones que creemos que son importantes para cambiar la vida de la gente, como son el trabajo, la salud, y también la necesidad de vivienda. Son temas que nos hemos dedicado con mucha fuerza a tratar de acompañar para que se concreten, para que los vecinos puedan tener acceso a estas tres cuestiones que me parece que son básicas, porque por supuesto que tener la calle asfaltada o tener cordón cuneta es importante para cualquier persona, pero si no tenés una casa donde vivir o no tenés un médico que te atienda cuando vas al hospital, tener o no tener asfalto pasa a ser una cuestión secundaria. En los últimos meses, la mayoría de los proyectos que se han aprobado en el Concejo Deliberante giran alrededor de estas cuestiones: compra de hormigón, licitaciones para realizar el asfalto, licitaciones para realizar el cordón cuneta, pero nosotros hemos trabajado con mucha fuerza cuestiones que me parece que son determinantes y hemos sentido apoyo de la gente. Por ejemplo, en la localidad de Bavio, que es la localidad más grande del distrito de Magdalena después de la cabecera, que es Magdalena, lamentablemente en el mes de enero de 2022 tuvimos que presentar un pedido de informes porque no había médicos en la sala. La gente se acercaba a la sala y no tenía quién la atienda. Nuevamente tuvimos que hacerlo en el mes de mayo, porque no había pediatras. Los niños y niñas de la localidad de Bavio no tenían manera de ser atendidos. Y nuevamente tuvimos que presentar un proyecto de este estilo a fines de noviembre, porque no había médicos para atender a los vecinos. Todos estos proyectos no han tenido acompañamiento en las comisiones, entonces los hemos tenido que presentar sobre tablas, porque es el único recurso que nos queda. El oficialismo se ha visto un poco acorralado y no le ha quedado otra que acompañarlo, porque ninguna excusa es aceptable cuando vos tenés un hijo o una hija enferma y te acercás a una sala y no hay médico que lo atienda. Y lo mismo con una persona adulta.

–El año pasado usted señalaba que era muy difícil el vínculo entre el intendente y la oposición local. ¿Esto siguió así a lo largo del año? ¿Por qué motivo no puede haber una relación fluida con el jefe comunal?

Porque cualquier gestión que hagamos nosotros ante la Provincia, que es un gobierno que coincide con nosotros como fuerza política y lo corre a él un poco del protagonismo, lleva a que él genere sobre nosotros, como concejales de la oposición, un destrato público que, la verdad, me parece a mí que está absolutamente fuera de lugar. Con el tema de las cien viviendas, por ejemplo, nos trató de mentirosas. Dijo que generábamos expectativas en la gente, después, para suavizar el término, ¿no?, pero es lo mismo, lo está diciendo con otras palabras. Cuando nosotros gestionamos las cien viviendas, lo gestionamos para iniciar un trabajo de manera conjunta que fue bien aceptado por el bloque oficialista dentro del Concejo. El intendente en ese momento se encontraba de vacaciones. Y cuando él regresa de sus vacaciones, se modifican todas las actitudes y pasa esto a ser una falsa expectativa que queríamos crear en la gente, cuando las cien viviendas fueron confirmadas tanto por Agustín Simone, que es el ministro de Hábitat de la Provincia, como por Gustavo Menéndez, que es el administrador del Instituto de la Vivienda. Y lo único que recibimos nosotros de parte del intendente fue destrato y falta de recepción.

También es muy preocupante la falta de acceso a la información pública que hay. Nosotros hemos realizado pedidos de informes ante algunas cuestiones que notábamos irregulares, sobre, principalmente, la obra pública, y también sobre muchas cuestiones vinculadas al ambiente, que se está tratando de una manera, a mi modo de ver, equivocada en Magdalena. El ambiente está siendo muy castigado por la gestión local. Y nunca se nos ha brindado esa información, y generalmente los pedidos de informes que presentamos tienen respuestas que no son las que deben tener. Son respuestas hasta irrisorias, porque no responden a lo que se pregunta, y si no, directamente, no se responde o no se da tratamiento. Tener la mayoría en el Concejo a él le permite también que el Concejo funcione como una oficina del Ejecutivo y no como un espacio de debate y de construcción política.

Mirna Gurina.

–Pensando en esta relación que tiene el intendente con los vecinos, ¿usted cómo lo analiza? ¿Falta quizás más vínculo con los vecinos de Magdalena? ¿El intendente suele ir a los barrios, entra en contacto con los habitantes, o se mantiene alejado?

A mí me parece que él se ha alejado cada vez más del vecino y está desarrollando una gestión, en este último tiempo, que se aboca a sus deseos y a lo que él cree que es bueno, pero no a escuchar. Nosotros, desde la militancia, hemos recorrido todo el distrito. En el interior de Magdalena hay situaciones muy preocupantes de abandono. Esto que te cuento, por ejemplo, de la salita de Bavio y la falta de médicos, es un punto entre un montón. La localidad de Vieytes es una localidad en la que generalmente se están pidiendo cosas y no llega nada. Hay muchos pueblos en el interior donde no es que es imposible estar, a los que no les llegan las políticas públicas, porque el asfalto y las políticas de decorado son para la cabecera del partido, y después, para el interior, nada. Entonces, parece que es alejarse de la gente ha llevado a que se debilite un poco su imagen. Veremos en este año de elecciones que vamos a atravesar, un año difícil y de mucho trabajo, qué actitud va a tomar. Pero lo importante es que nosotros, desde el Frente de Todos, estamos con los vecinos tanto en los años pares como en los años impares, y recorremos todo el distrito para llegar a ellos con las herramientas y posibilidades que tenemos.

–Si usted tuviera que definir en una o dos palabras la gestión de Peluso, ¿cuáles serían?

Me parece que es una gestión mezquina y cerrada a los intereses reales de los vecinos y vecinas de Magdalena.

–¿Cómo se prepara el FdT a nivel local para volver a la intendencia? ¿Qué expectativas tienen? ¿Ya han definido precandidatos? ¿Cómo se está preparando el espacio?

Hoy por hoy, estamos con la prioridad de trabajar para poder conseguir estas cuestiones que te mencionaba: que la gente pueda tener un acceso digno a la salud, que pueda acceder a las viviendas, que pueda mejorar el transporte en Magdalena, trabajándolo tanto en la articulación entre los distintos actores del FdT como también con la provincia de Buenos Aires. Esa es nuestra prioridad.

Y después, bueno, empezar a pensar qué es lo que vamos a hacer electoralmente, pero siempre defendiendo un gobierno nacional y popular, de cercanía, que esté con la gente. Esto que te decía: no tenemos que estar sólo en los años impares o dos meses antes de una elección. Tenemos que trabajar todos los años, como lo venimos haciendo, y trabajar en función de nuestra única conductora, que es Cristina Fernández de Kirchner, esperando que ella guíe, como siempre ha sabido hacer, con esa visión que tiene sobre la política que para mí es absolutamente admirble, para poder llegar a ser gobierno de nuevo en Magdalena y poder darles a los vecinos las cosas que necesitan, que son básicas, como la salud, la vivienda y el trabajo.

–¿Qué mensaje les deja a los vecinos de Magdalena en este inicio del 2023?

Que, como siempre, vamos a estar cerca de ellos. Siempre estamos de puertas abiertas. Tanto como concejala, que me toca estar con mis compañeros, y también como militante política, acompañando siempre a los que más necesitan, siempre con los pies en el barro para no olvidarnos de dónde venimos. Porque es de ahí de donde salimos, y la gestión no nos tiene que nublar la vista. Siempre tenemos que recordar de dónde venimos