“Tres años desde el último encuentro, atravesados por la pandemia de Covid-19, donde no pudimos tener la oportunidad de juntarnos, de compartir historias, aprendizajes, tomar dimensión real de lo que hoy significa el campo y la tecnología para la producción y para el vivir de Trenque Lauquen”, comenzó diciendo el Intendente Fernández, quien estuvo acompañado por su esposa, Dra. Isabel Fernández.

“Quizás por esa falta de encuentro es que hoy esta Rural luce a pleno, más grande, más diversa y con tanta alegría en los rostros de quienes la visitan”, señaló.

En primera instancia el Jefe comunal se refirió a la autonomía municipal y a la importancia de que los recursos que genera el sector productivo lleguen a los municipios del interior porque “la lejanía en la toma de decisiones allá en La Plata o Capital Federal hace que se pierda el vínculo entre los vecinos y su dirigencia; a veces se discuten cuestiones que están muy alejadas de las reales preocupaciones de cada uno de los vecinos, de las cotidianas y de las estratégicas”.

“Días atrás cuando nos juntábamos con el equipo de Gobierno para armar la estructura del presupuesto 2023, me toca a veces el rol del malo porque cada director viene con su pedido y su propuesta de trabajo para el año siguiente, pero a poco de ir recorriendo los proyectos de cada director lo que nos encontramos es con la enorme cantidad de cosas que los gobiernos locales tienen que absorber o han ido absorbiendo con el paso del tiempo para las cosas de todos los días, pero sin los recursos necesarios para afrontar ese gobierno de proximidad que son los municipios de todo el país”, sostuvo.

En este sentido remarcó que “muchas veces hemos tenido que resignar recursos necesarios para una política en un sector para atender otras necesidades que no tienen financiamiento genuino por parte del municipio, y es la sábana corta; cuando a veces vemos los presupuestos provinciales, ni que hablar del gobierno nacional, y lo que reciben los gobiernos municipales entendemos por qué esta discusión es tan necesaria y trascendente”.

Miguel Fernández

Siguiendo con esta línea argumental, Fernández señaló que “los municipios y los intendentes son los que ustedes conocen, y saben dónde viven, cómo llegan y cómo se van del gobierno, con un control social que no es habitual en los gobiernos nacional y provincial, son los que tienen que dar respuestas y trabajar en conjunto con cada una de las organizaciones de la comunidad”.

Por lo tanto, consideró fundamental que “los recursos lleguen a los territorios para poder ejecutar esas políticas diseñadas a nivel local” y a modo de ejemplo de la importancia de este concepto informó que “firmamos un convenio con Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires para arreglar un camino rural de 6 Km, por 20 millones de pesos administrado por el municipio, y después presentamos dos proyectos por 30 Km para caminos en el sur del partido pero las dos licitaciones se cayeron; 200 millones de pesos contra 20”.

Y agregó: “Le pedimos al Gobernador (Axel Kicillof) que nos deje administrar a nosotros esos recursos no para hacer 30, para hacer 60 (Km) y todavía andamos dando vueltas, por eso es importante que los recursos que los productores y las actividades productivas de la Argentina ponen, estén orientados hacia los gobiernos locales que es donde la queja, el reclamo y el diseño de las políticas públicas están acá nomás, nos conocemos todos y aún en las diferencias, también en los acuerdos, podemos transitar ese camino de construcción común”.

También dijo que muchas veces hay que atender la salud “sacando recursos de otras áreas para poder garantizar este servicio básico y elemental, mientras a veces la Provincia gasta plata y no piensa que esa plata tiene que venir al municipio para administrarla mejor”.

En otro tramo de su discurso destacó la importancia del primer Foro de Ambiente que organizó Carbap en Trenque Lauquen, señalando que dicha institución y el distrito “fueron pioneros en poner arriba de la mesa esta cuestión, que no es solamente el debate de la ordenanza, que es un problema que tenemos que abordar”.

Rescató en este aspecto que “hoy es necesario producir con sustentabilidad, pero necesitamos tener acuerdos y debatir con la información científica y la tecnología de hoy, los nuevos paradigmas del cuidado del ambiente y de la producción con el cuidado de la salud”.

“No fue casual que hace cinco años pusiéramos a funcionar el primer Registro Municipal de Tumores, cuando queremos ponerle certeza al discurso, cuando lo que hay que discutir son datos y números para planificar políticas públicas”, señaló Fernández para remarcar que “hay una necesidad imperiosa de que la dirigencia política, cualquiera sea su signo político partidario, entienda que vienen nuevas oportunidades, pero también grandes amenazas”.

En este marco se refirió a lo que está sucediendo hoy a nivel internacional, y en Europa que ha decidido establecer “barreras arancelarias para aquellos países que no cumplan con metas ambientales, como la cantidad de gases de efecto invernadero que generan, y entonces deciden poner castigos a producciones olvidándose de que quienes iniciaron este camino de contaminación fueron ellos mismos hace mucho tiempo”.

No obstante, consideró que “Argentina tiene muchísimas oportunidades para competir y ser un país competitivo, por eso necesitamos los actores políticos juntarnos con los sectores productivos a diseñar políticas públicas que nos permitan tener rentabilidad interna, sustentabilidad y competitividad externa para un mundo cada vez más complejo”.

También reconoció que son momentos difíciles, de incertidumbre y que exigen “adaptabilidad y versatilidad a los cambios”, para recordar que “cuando en el 2019 ganamos nuevamente las elecciones teníamos un plan proyectado hacia el 2023 que a los tres meses tuvimos que cambiarlo producto de una pandemia inesperada, y cuando esto se empezó a arreglar nos agarró una guerra”, en alusión al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

“Esta adaptabilidad que tienen los productores para ir rebuscándoselas cuando llueve, cuando no llueve, cuando llueve mucho o poco, deben adquirirla los decisores, los políticos y gobernantes para tener la misma velocidad”, señaló Fernández para agregar que “para tener esa velocidad hace falta tener ausencia de prejuicios para sentarnos a discutir cuáles son las mejores herramientas para resolver los problemas, que más tarde o más temprano, impactan en el bolsillo de cada uno de los argentinos por eso cada vez estamos más pobres”.

“Cuando vemos esta muestra impresionante de la Rural lo que vemos es tecnología, ahora quién va a manejar esa tecnología si tenemos un sistema educativo cada vez más pobre, entonces el desafío es mucho más grande que discutir una política, hay que discutir la política y para eso hace falta tener grandeza y generosidad, no vamos a resolver los problemas que tenemos si seguimos apostando al conflicto, a esa famosa grieta, o a la necesidad de imponer orden”, subrayó.

Fernández agregó en este sentido que “nosotros no necesitamos orden, lo que necesitamos es ordenarnos nosotros mismos, no que venga alguien de afuera a ordenarnos con un rebenque, tenemos que tener esa convicción democrática, plural, constructiva y visionaria hacia el futuro, de poder sentarnos en una mesa a resolver cada uno de los problemas que tenemos como país, como provincia y como municipio”.

“Hemos apelado muy pocas veces, si alguna, a criticar lo que recibimos porque siempre tratamos de entender que tuvimos gente proba que hizo el mejor esfuerzo para hacer lo mejor por Trenque Lauquen, y por supuesto que hay cosas que salen bien y cosas que salen mal, pero siempre hay que mirar hacia adelante pero no con un slogan facilista de aquietar el conflicto, al contrario, es tener la grandeza y la voluntad de sentarnos a converger en lo que se llaman políticas de Estado”.

En este sentido Fernández apeló a buscar el acuerdo en “diez cosas básicas en las que todos, oficialistas y opositores digamos que sí o digamos que no, y que en ese rumbo vayamos todos juntos; que con esfuerzo, tiempo y perseverancia, acompañados por los productores, los industriales, el sector energético, las nuevas tecnologías, juntos encaminemos este barco que da pena pero que ninguno de nosotros nos resignamos a perder”.

Fernández cerró su discurso pidiendo a todos que “hagamos el esfuerzo para poner a Argentina de pie de vuelta y concretar el sueño para que nuestros hijos vivan en el país que se merecen vivir”