Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Javier Reynoso.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Javier Reynoso

En este contexto económico apremiante para todos los argentinos, ha decidido adelantar los aumentos a los empleados municipales previstos para el mes de julio y octubre. ¿Esto es así?

Sí, en realidad nosotros tenemos la sana costumbre de hace 20 años en nuestro distrito de tener una Comisión de Política Salarial que es tripartita, con todos los bloques políticos, el sindicato y el departamento ejecutivo, donde establecemos la política salarial anual.

Tenemos también la sana costumbre de juntarnos en noviembre, que es cuando se elabora el presupuesto, y que ya el presupuesto vaya con la pauta salarial. Cualquier presupuesto que no contemple la masa salarial es una intención más que un presupuesto.

En aquel momento, la proyección del presupuesto nacional era con un 30% de inflación y las estimaciones, ya más sobre fin de año desde Economía de la provincia, hablaban de un 40%.

"Cualquier presupuesto que no contemple la masa salarial es una intención más que un presupuesto"

En base a eso fue el presupuesto y el acuerdo salarial inclusive era positivo, era de un 45,2% acumulado, con un 20% a partir de enero, donde nos adelantábamos un poco a la inflación, un 10% a partir de julio y un 10% a partir de octubre.

Esas estimaciones y las previsiones de la inflación en los últimos meses cambiaron todas las reglas de juego. Pero ya en abril, de ese 20% que habíamos dado, con los índices de la inflación que fue del 22,8%, ya empezaron a afectar el salario municipal y la caída con respecto a la inflación.

Así que decidimos adelantar a mayo este 10%, que es por lo menos anticiparnos un poco y a julio otro poco, con el presupuesto existente, y ya pensar en seguir con un esquema de flujos, de ingresos y recursos.

También es verdad que nuestro presupuesto fue afectado por esos índices y los aumentos de tasas no superan el 40%, entonces implican una gestión día a día y tratar de tener la mirada puesta en que el personal municipal no sea la moneda de ajuste.

¿Cómo es el vínculo que mantiene con la provincia de Buenos Aires?

No escapamos al esquema general de la política. Hoy la política, sobre todo el oficialismo, se encuentra en una falta de diálogo inclusive dentro de su propia estructura.

Cuando eso pasa en una política, en un país y en un gobierno, genera la parálisis, pero lo difícil en toda esta situación es que nos genera una parálisis de la política para resolver los problemas de hoy con un contexto de crisis social y económica.

Claramente no estoy viendo a todos los estamentos del estado, principalmente no los veo dentro del gobierno, reunidos para resolver los problemas de la gente de hoy.

Veo una preocupación sobre todo desde la política para resolver esos problemas para el 2023, pero estamos en la mitad del río, en la mitad del mandato, y los daños que se están produciendo son irreparables.

¿Cómo avanza la gestión municipal? ¿Cuáles son los principales ejes a abordar en estos meses en cuanto a obras, a salud?

Particularmente en salud nos propusimos que cada sala tenga una guardia y la misma aparatología que puede tener el hospital central en la ciudad en materia de infraestructura.

Hemos optado por hacer la mayor cantidad de obras por administración para optimizar los recursos que están disponibles para compra de materiales y demás, y la propuesta que nos hemos planteado es cumplir con la infraestructura, sobre todo de calles, para que los cascos urbanos tengan una transitabilidad estable y mejorar todo el entorno.

También la realización de obras de cordón cuneta, que hacemos mitad por administración  y mitad con contratación. Cuando hablo de hacer obras por administración con los recursos disponibles estoy hablando de bajar los costos a un 50%, para nosotros y para el frentista. Obviamente exige mayores esfuerzos, sobre todo de funcionarios, personal municipal  y demás, pero es una forma de seguir pensando a futuro, hacia lo que apostamos que es el desarrollo.

Además estamos en un programa de viviendas que hoy ya lleva más de 200 lotes entregados, que se está estableciendo. Es un programa municipal, donde los vecinos ayudan a construir su vivienda. Ya es el tercer barrio de gran magnitud que se está desarrollando en un año y medio de haber lanzado el programa y estamos muy conformes con eso