Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221124 Daniel Stadnik

–¿Qué balance se puede hacer de la gestión municipal en este año 2022?

El balance acá en el municipio de Carlos Casares creo que ha sido muy bueno. Hemos podido llevar adelante un montón de obras, gracias, por supuesto, a la ayuda de la Provincia, porque el 70% del presupuesto municipal es para pagar sueldos, y el 30% nos queda para sacar la basura todos los días, limpiar las calles, prestar el servicio de alumbrado y mantener los caminos rurales. Entonces es muy difícil llevar obras si no hay una ayuda del gobierno provincial. Y también del gobierno nacional.

Por supuesto, tampoco nos podemos abstraer de la situación nacional. Es un año que va a terminar con una inflación cercana al 100%. Pero, gracias a Dios, aquí en Carlos Casares venimos haciendo un aumento salarial. El objetivo es empatar, por lo menos, con la inflación, estar en un 90, 94%, que es más o menos la inflación que habría a fin de año. En ese contexto, tenemos un buen año.

Casares es un partido que depende mucho de la producción agropecuaria, y el sector agropecuario está muy bien. Eso también nos ayuda en el sector privado. El sector privado que tiene relación con la producción agropecuaria está muy bien.

–Usted mencionaba que se han podido realizar muchas obras gracias a la ayuda de la Provincia, pero también de la Nación. ¿Cuáles fueron las obras que marcaron un hito para la ciudad durante este año?

Entre las obras más importantes tenemos la construcción de 200 viviendas, 144 en la planta urbana del partido y 56 en tres localidades del interior: Smith, Moctezuma y Bellocq. Es muy importante porque el déficit habitacional es muy grande. Tenemos una gran desigualdad en estos pueblos, porque hay un sector que tiene una gran posibilidad económica, generalmente relacionada con el sector agropecuario, y después hay un sector de asalariados, empleados de comercio, empleados públicos, que están muy por debajo y que no pueden acceder a comprar ni siquiera un lote, mucho menos una vivienda. Entonces ahí tiene que estar un poco la mano del Estado. Casares es un partido de 24.000 habitantes pero tenemos 700, 800 casas en alquiler. Es un déficit habitacional muy importante.

Después, estamos haciendo obras de accesibilidad: pavimentación asfáltica, obras de cordón cuneta. Nosotros ya completamos el 100% de agua potable y cloacas. Pero vamos a empezar una obra de agua potable y cloacas en barrios nuevos que estamos haciendo. Aparte de las viviendas que nos está dando Provincia, compramos dos hectáreas donde vamos a generar 80 lotes. Tenemos un Plan Municipal de Acceso a la Vivienda por el cual nosotros damos el lote y los servicios y la gente, con su esfuerzo propio, construye la casa.

También estamos haciendo un colector cloacal muy importante que va a mejorar el servicio ya existente en la zona central de la planta urbana de Carlos Casares. Estamos haciendo un conducto de desagüe pluvial en la zona norte. Es el último conducto que nos falta para llegar al 100% de desagües pluviales subterráneos. Estamos haciendo dos conductos de hormigón que van a resolver todo el problema de la zona norte, que es la zona más baja, con más problemas de anegamientos, así que eso nos va a permitir resolver ese problema.

Estamos trabajando en dos accesos. Uno es el acceso oeste a la ciudad, de tránsito pesado, y estamos iniciando el acceso este. Dos nuevos accesos, porque los tres accesos que tiene Casares prácticamente se perdieron. Al no tener una zonificación adecuada por años, hoy tenemos viviendas prácticamente sobre el acceso, con barrios, chicos jugando a la pelota y camiones entrando. Así que estamos haciendo dos nuevos accesos.

–De acuerdo a lo que venimos hablando y proyectando ya para 2023, ¿cuáles considera que serán los desafíos de su gestión?

Para el año que viene tengo algunas cosas previstas. Como ya conseguimos el 100% de agua y cloacas, estoy yendo hacia el 0% de calles de tierra. Quiero tratar de que en la planta urbana no quede una sola calle de tierra. Puede ser con pavimento de hormigón, pavimento asfáltico, cordón cuneta con estabilizado o estabilizado en piedra, pero ese es el objetivo: que todos los vecinos de Casares tengan las mismas condiciones de habitabilidad.

Y también en ese sentido, voy a tratar de avanzar en otro programa, que ya lo lancé y estoy trabajando con la gente de Camuzzi y del ENARGAS, para llevar el 100% de gas natural a todos los barrios, porque tengo muchos barrios periféricos que no pueden costear la ampliación de la red, y son justamente los barrios más vulnerables, son aquellos que a partir de marzo, cuando tengan el beneficio de la tarifa social con un gas más barato, no lo van a poder tener, porque no van a tener redes de gas. Entonces, el otro objetivo fundamental es llevar el gas natural.

Vamos a trabajar también el tema educación. Venimos con el mejoramiento de las escuelas y ahora vamos a empezar con un programa, el programa Puentes, que es una idea brillante de la Provincia para favorecer el arraigo, empezando de a poquito con un proceso de generar cursos y carreras universitarias aquí en Carlos Casares. Que no nos pase como me pasó a mí, que tuve que hacer 420 kilómetros para poder ir a estudiar, o sea, irme a La Plata. Y ese programa, que lo lanzó la Provincia a través de Carlos Bianco, el asesor de ministros, se está llevando adelante en toda la provincia y desde aquí queremos impulsarlo. Ya armamos lo que sería el Centro Universitario de Carlos Casares. Tenemos idea de a qué tipo de carreras empezar a darles prioridad. Eso también es un eje.

El otro eje es el de la salud. Nosotros en Carlos Casares tenemos un único efector de salud, que es el hospital municipal. No hay una clínica privada. Hay que entender que en estas latitudes, cuando todos hablan de la “mano invisible del mercado”, bueno, acá no llega. No llega porque no es rentable una clínica privada. Las clínicas privadas son rentables en La Plata, en Buenos Aires y en Mar del Plata. En estos lugares no son rentables. Entonces no hay clínicas privadas. ¿Quién se tiene que hacer cargo de la salud? El Estado. Tampoco hay escuelas privadas acá. Acá todos los chicos van a la escuela pública. Porque acá no es rentable tampoco una escuela privada. Nuestra gestión hace diez años viene trabajando fuertemente en la mejora del hospital municipal. Entramos y nos encontramos con un hospital en el que los servicios de internación no tenían agua caliente. Se había suspendido una operación porque el grupo electrónico no arrancaba. La calefacción no andaba porque las calderas estaban instaladas en un sótano que se inundaba y en invierno no había frazada que pudiera cubrir a los enfermos. Se llovía el techo. Ese es el hospital que encontramos. Hoy, la mejor clínica de La Plata no tiene todo lo que tiene nuestro hospital. Por supuesto, les pusimos el servicio de agua caliente a todos los sectores de internación; una calefacción central nueva, con radiadores, con calderas aéreas. Cambiamos casi toda la cubierta del hospital. Un sistema eléctrico con un transformador único que se tiene que cortar la luz de toda la zona para que se corte en el hospital, porque tiene una línea directa. Hemos hecho un área de pediatría nueva. Ahora empezamos una unidad de terapia intensiva completamente nueva de 350 metros cuadrados. La obra se licita el día 29. Bueno, mejorando la parte de infraestructura y la parte de recursos humanos, tratando de conseguir médicos, que a veces es muy difícil para el interior, que no se consiguen médicos. Pero bueno, trabajando