Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Brian Ollearo.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Brian Ollearo

En pleno auge de la temporada y tras ser recibidos el último día del año por el intendente, ¿cómo está la situación de los guardavidas de la ciudad?

La situación sigue bastante delicada, por el hecho de que aún hay 30 guardavidas que están fuera de la playa y no fueron reincorporados a sus lugares reales de trabajo.

La situación, más allá de nosotros haber mantenido un principio de diálogo con el Ejecutivo local el día viernes 31 de diciembre, hoy no ha cambiado en lo efectivo para todos los compañeros y compañeras apartados.

Click to enlarge
A fallback.

¿Cuáles fueron los puntos en los que se iba a trabajar luego de esa reunión?

Lo que llama mucho la atención a los que estuvimos en esa reunión, fue que se había llegado a buen término, dado que el intendente interino, en reemplazo de Alejandro Dichiara, Marcos Fernández, garantizó un próximo encuentro para la semana, y nosotros solo tomamos de forma muy positiva, más allá de que no está garantizado el retorno de los 30 guardavidas a sus lugares de trabajo, pero la instancia de apertura del diálogo y la veíamos como algo muy positivo.

No sabemos qué pasó desde que nosotros nos fuimos de la reunión, con esa respuesta del intendente, incluso también estaba el secretario legal del municipio, para que después se retroceda en el acuerdo.

Lo que interpretamos en realidad es que, a lo mejor, Marcos Fernández se ha comunicado con el jefe político de Monte Hermoso que es Alejandro Dichiara, porque no tiene otra explicación que a predisposición al diálogo haya cambiado de un momento para el otro.

Esto ya nos ha sucedido en otros momentos, donde hemos llegado a principios de acuerdo con determinados funcionarios de gobierno, pero luego de la consulta que se le hace al hoy diputado Dichiara se retrocede en los principios de acuerdo.

Lamentamos mucho esta situación por los 30 guardavidas que hoy no están en la playa, lo cual significa una vulneración de nuestros derechos laborales y un riesgo para la seguridad pública.

Nuestra ley provincial de Guardavidas, la 14.798 en su artículo 18, es muy clara en que la continuidad laboral para todos los guardavidas está garantizada, siempre y cuando hayan trabajado en la temporada inmediata anterior. Es decir, no todos nosotros que trabajamos la temporada inmediata anterior seguimos trabajando en la siguiente temporada, por eso hay una violación a la ley.

Y por otro punto, la cuestión del riesgo en la seguridad pública tiene que ver con que estos 30 guardavidas apartados son profesionales de 10 y hasta 20 años de experiencia, hay paramédicos, medallistas internacionales, profesionales de muy larga data, que hoy fueron reemplazados por guardavidas totalmente nuevos, además, en un contexto de un plan de seguridad acuática que fue desaprobado por la provincia de Buenos Aires en tres ocasiones, por incumplir con la ley.

Ustedes han sostenido en reiteradas oportunidades que el actual diputado Dichiara tiene un ensañamiento personal con su sector, ¿porque lo consideran así?

Creo que hay un ensañamiento personal en cuanto a que el diputado concibe a los trabajadores organizados como una amenaza. Nosotros lo hemos expresado en varias reuniones con el Ejecutivo la temporada anterior, lo hemos expresado también en los medios de comunicación y se lo hemos dejado bien en claro en varias oportunidades, que los guardavidas organizados no pueden representar una amenaza, por el contrario, tienen la oportunidad de transmitirle al Ejecutivo las problemáticas de la playa, las cuestiones ligadas a la ley de Guardavidas que garantizan la seguridad de la gente.

Me parece que el ex intendente no lo está viendo, ya hay una cuestión personal y la vemos cuando determinados funcionarios del gobierno nos expresan principios de acuerdo, o hay acercamiento, pero una vez que el diputado interviene, esos principios de acuerdo se cortan totalmente.

Es una decisión que ha tomado, de cortar el diálogo con los guardavidas organizados, y además es la decisión política con la que carga de los apartamientos y la persecución, que es lo que hoy seguimos reclamando, que se termine con la persecución hacia los trabajadores organizados, y que además se reincorpore a todos aquellos que ilegalmente fueron apartados.

Los guardavidas no fueron apartados por tener sanciones, ni por haber realizado mal su trabajo, sino que fueron apartados solamente por haberse organizado y exigir al municipio de Monte Hermoso y el Ejecutivo local el cumplimiento de las leyes laborales que rigen nuestra profesión.

En caso de que no haya un avance en el diálogo, ¿cuáles son los pasos a seguir?

Hoy estamos viviendo una situación extrema, muy delicada, por el apartamiento de los compañeros, que conlleva una inestabilidad económica para 30 familias, porque además, hubo 13 compañeros que fueron reincorporados a sus puestos de trabajo por orden de la Justicia, por el dictamen que dio la cámara de apelaciones de Mar del Plata el 21 de septiembre, y esos compañeros fueron, como forma de castigo, derivados a espacios privados, piletas, natatorios, camping, alejándolos de los de la playa, lo cual también hay una nueva violación de la ley en su artículo 5, que prohíbe hacer estos movimientos o castigar a los trabajadores moviéndolos de un lugar a otro.

Por eso nosotros insistimos en que se ponga fin a la persecución, al ensañamiento personal que hay, no con los guardavidas, sino con el hecho de que se hayan organizado para reclamar sus derechos laborales.

En la medida en que los compañeros no sean reincorporados, estaremos determinando qué medidas vamos a tomar para visibilizar el conflicto y poner en alerta a la población sobre los riesgos de la seguridad pública, pero también para poner en alerta a la provincia de Buenos Aires, que nosotros entendemos que es el principal ente de control, que debe garantizar que nuestra ley se cumpla, así como la seguridad de playa