No todo son rosas en la gestión de Osvaldo Dinápoli al frente del municipio bonaerense de General Belgrano. Más bien al contrario, si la concejal Bibiana Gamboa, del Frente de Todos, está en lo cierto. En diálogo con GRUPOLAPROVINCIA.COM, la legisladora enumeró las falencias de una administración “desgastada” que ya lleva siete años. Entre ellas, la falta de recursos para el hospital municipal, los bajos salarios de los trabajadores de la comuna y la ausencia de políticas para subsanar el déficit habitacional que afronta el distrito.

Escuchá la entrevista:

Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221122 Bibiana Gamboa

–¿Qué análisis puede hacer de la gestión de Osvaldo Dinápoli en la ciudad?

Hoy por hoy vemos una gestión municipal desgastada después de siete años de gobierno. Los concejales del Frente de Todos vemos y trabajamos mucho los reclamos de los vecinos, y realmente en todas las áreas hay alguna deficiencia. Lo que vemos bastante complicado y preocupante es nuestro hospital municipal. Es el único efector de salud que tenemos, o sea, todos vamos a terminar en el hospital. La semana pasada se presentó en sesión un proyecto de ordenanza por parte de nuestro bloque hablando acerca de decretar la emergencia del sistema de salud local. Obviamente, no fue acompañada por el bloque de Juntos; ellos tienen una mirada de que el hospital no tiene problemas. Y realmente hoy vemos un retroceso en un montón de cuestiones. Entre ellas, la falta de aparatología, las renuncias de varios directores que han pasado por el hospital, renuncias de profesionales, falta de un montón de prácticas para las que hoy por hoy la gente de General Belgrano tiene que viajar a Ranchos por ejemplo, donde tienen un tomógrafo, o a Monte. Se ha planeado un hospital puramente de derivación. La gente se deriva por cualquier mínima patología. Y realmente también es una complicación, porque el Ejecutivo municipal plantea un hospital de derivación y cuenta con una sola ambulancia. Entonces, es muy complicado llevar a cabo la administración del hospital, y hay falencias desde todos los sectores. No tenemos anestesista todas las semanas, la guardia pediátrica a veces no funciona como querríamos, ediliciamente se están haciendo mejoras pero no alcanzan...

Realmente vemos una gestión totalmente achatada, desbastada, y que hoy por hoy quienes más la están padeciendo son el pueblo. Tenemos empleados municipales ganando muy poco. También hemos trabajado sobre eso y hemos presentado, cuando se iniciaron las sesiones, que el presupuesto contemple un mayor aumento que el que estaban planteando. Pero a veces, al estar en minoría, la lucha se da igual desde la banca, pero después, en la votación, uno pierde.

–¿Con cuáles otros problemas se encuentran a diario los vecinos de Belgrano?

El tema de los salarios es un tema realmente preocupante. Tenemos empleados municipales que ganan 20.000 pesos, que tienen que hacer un montón de horas extra para llegar a 50.000 pesos por mes.

También hemos hecho reclamos respecto de la planta de reciclaje, que no está llegando a reciclar el material y eso generar ingresos para el municipio. Incluso, los empleados que trabajan ahí no tienen las herramientas necesarias, como guantes o la vestimenta indicada.

Respecto de la limpieza del pueblo, si bien sí está cuidada la parte del centro, hay algunas cuestiones con el tema de los containers, donde no se hace la limpieza como corresponde.

También vemos dentro de la gestión un déficit habitacional de entre 600 y 700 familias. En siete años sólo se han podido gestionar once casas destinadas a la policía. Y vemos que es una deficiencia por falta de gestión por parte del Ejecutivo o de sus directores. Porque uno ve que en Ranchos llevan ejecutadas centenares de casas, barrios enteros por entregar. Lo vemos en Pila, lo vemos en Lezama que no es un distrito “compañero”, así que es una cuestión de gestión, no es una cuestión de que si sos de un partido o de otro te llegan los recursos. Creo que tiene que haber una impronta, por parte del Ejecutivo municipal, de gestionar cosas para su pueblo. Y una de las cuestiones complicadas es esto: el déficit habitacional que tenemos. Falta de viviendas sociales, falta de poder bajar el Procrear, porque a veces no se destinan terrenos municipales para eso. Es bastante complicado en General Belgrano, y los alquileres están por las nubes.

–En este contexto, me imagino que desde el FdT estarán ya comenzando a hacer todo lo posible para pensar en disputarle la intendencia el próximo año a Dinápoli.

Sí, por supuesto. El año pasado hubo dos listas del arco peronista. Una fue la lista del FdT y otra, una lista vecinalista. Eso generó que pudieran ingresar solamente dos concejales. Pero con los números del año pasado empezamos un proceso de reorganización, para poder empezar a construir la unidad. Vamos por un muy buen camino, porque en lo que es el espacio peronista estamos todos juntos. Se logró una lista de unidad del Partido Justicialista en donde confluyen todos los espacios y organizaciones político-partidarias. Así que vamos en un proceso. Si bien hay cabezas y se puede plantear quién puede llegar a ser un candidato, hoy no lo tenemos en claro. Hoy por hoy, lo que nos está quitando el sueño es poder transformar y consolidar esta unidad, que la venimos trabajando. Cuando tengamos esta unidad más fuerte, más consolidada, creo que va a surgir solo el candidato