Las remuneraciones de los jefes comunales, fijadas por la Ley Orgánica de las Municipales de la Provincia de Buenos Aires, parten de un piso de 10 sueldos mínimos municipales y un máximo de 16, según la cantidad de concejales electos en cada distrito. Esta particularidad lleva a que algunos ganen cerca de 200.000 pesos y otros más de un millón por mes.

A esto se agrega que pueden percibir una partida adicional del 30% en gastos de representación, más la antigüedad en el Estado y un extra por título universitario o terciario.

En la actualidad, de los 33 intendentes del conurbano bonaerense solo tres publican su sueldo abiertamente. En la mayoría de los municipios, todo lo que hace a la transparencia pública está a la retaguardia pese al requerimiento de concejales y la ciudadanía.

Los números

Según una investigación que se llevó adelante, a la que este medio pudo tener acceso, entre los sueldos destacados encabeza el podio el intendente de Tigre, Julio Zamora, uno de los que publica abiertamente su salario. Percibe un salario bruto de 1.594.000 pesos.

Julio Zamora, Intendente de Tigre

Su sueldo equivale a 22 salarios mínimos municipales y no cobra gastos por representación. En el recibo, figuran 400.000 pesos sólo por antigüedad. Con todos los descuentos, el intendente Zamora se lleva a su bolsillo 786.000 pesos.

Según los datos del informe, que son parciales ya que algunos dirigentes se negaron a brindar la información, siguen en el pedestal el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, con un sueldo bruto de 843.000 pesos y Soledad Martínez, jefa comunal de Vicente López, con ingresos por 791.000 pesos.

Los más austeros del relevamiento fueron Lucas Ghi, intendente de Morón, yFernando Espinoza, intendente de La Matanza, quienes cobran 200.000 y 198.0000 pesos de salario neto respectivamente. Ghi es que es otro de los intendentes que presenta en la página oficial su sueldo y al asumir se quitó la cifra que su antecesor percibía como gastos de representación. Espinoza, por su parte, también optó por no percibirlos.

Lucas Ghi, Intendente de Morón, y Fernando Espinoza, Intendente de La Matanza

Bajo reserva

Detrás del silencio, según detalla la investigación, algunos intendentes esconden cifras altas. Sería el caso del intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, al mando del municipio desde 1995. Según trascendidos, cobraría alrededor de 900.000 mil pesos.

Alejandro Granados, Intendente de Ezeiza

Desde el entorno de la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, decidieron no compartir el recibo aunque precisaron que cobra 16 salarios mínimos más los gastos de representación. Teniendo en cuenta que cada salario mínimo es de 28.000, el sueldo de la intendenta rondaría los 448.000 pesos de base.

Mayra Mendoza, Intendenta de Quilmes

En el caso del intendente de Marcos Paz, Ricardo Curutchet, si bien desde su entorno no compartieron el recibo de sueldo, en el presupuesto oficial publicado en la página del municipio se aclara que el salario bruto del jefe municipal es de 424.000 pesos, con un extra del 20% por gastos de representación, lo que eleva la cifra a 508.000 pesos más la antigüedad.

Ricardo Curutchet, intendente de Marcos Paz

¿Y el tope?

Tiempo atrás, desde la Coalición Cívica impulsaron un proyecto para crear una Comisión Bicameral con el objetivo de modificar la Ley Orgánica de las Municipalidades.

La iniciativa, que no llegó a aprobarse, planteaba que no debería existir un mínimo para determinar el salario de los intendentes, ya que en algunos casos la cifra se eleva inconmesurablemente y que, en cambio, debía establecerse un tope.