A principios de este año, más de veinte personas murieron por consumir cocaína adulterada, que era vendida en el partido bonaerense de Hurlingham. Desde entonces, la droga no ha dejado de estar omnipresente en el distrito, dijo la exconcejal y referente local de Juntos por el Cambio (JxC) Andrea Giorgini, en diálogo con GRUPOLAPROVINCIA.COM.

En Hurlingham gobierna Juan Zabaleta, quien fuera brevemente reemplazado por Damián Selci cuando asumió el cargo de ministro de Desarrollo Social de la Nación, función enl a que no quedó a salvo de duras críticas por la represión de la protesta social.

Para Giorgini, la inseguridad y las falencias en el sistema de salud son los principales problemas que aquejan a los vecinos de Hurlingham.

Escuchá la entrevista:

Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221114 Andrea Giorgini

–Usted ha sido concejal de Hurlingham y recorre permanentemente las calles del distrito. ¿Qué balance puede hacer de la gestión de Juan Zabaleta?

Insuficiente. Ese sería el calificativo que le pondría, sobre todo teniendo en cuenta que en esta elección nuevamente los vecinos lo acompañaron y abandonó su cargo por una gestión en el Ministerio de Desarrollo Social. No noto mucha conformidad de los vecinos en este momento con la gestión de Juan Zabaleta, y justamente creo que es por eso.

–¿Cuáles son los problemas que afectan a los vecinos y en qué se centra aquella disconformidad con la gestión actual?

Básicamente con la seguridad y la salud. Son los dos temas en los que los vecinos hacen más hincapié. Yo vivo en Hurlingham, como acabás de mencionar; nací acá, mis viejos nacieron acá, mis abuelos están desde toda la vida acá. Hemos vivido más de una época, más de un gobierno, y sinceramente creo que nunca como ahora. Es algo que ni Zabaleta ni La Cámpora han podido solucionar y sobre todo, ha desnudado muchísimas mezquindades entre ellos mismos, siendo que fueron parte de una misma oferta electoral, de una misma boleta, del mismo espacio político. Y entre unos y otros se echaban la culpa de que no estaban las cámaras o de que el centro de monitoreo no estaba adecuadamente conformado y demás.

A mí me tocó este año, más o menos por junio, que mi hermano fue baleado en un intento de asalto en Parque Quirno. Pude vivenciar en primera persona todas las falencias del sistema de seguridad y del sistema hospitalario, porque nunca llegó la ambulancia, lo tuvieron que trasladar los vecinos cuarenta minutos después. Entonces, cuando hablo, no hablo solamente desde lo que me transmiten la gente, los vecinos o simpatizantes de mi espacio político, sino con conocimiento de causa porque vivo, transito. Ayer, de hecho, fui al hospitalito y me encontré con un escándalo entre gente que estaba esperando. Así que lo vivo como vecina.

–Lamentablemente, muchas veces la inseguridad va de la mano con el aumento de las drogas. ¿Considerás que ha aumentado el narcomenudeo en los barrios?

Sí, indudablemente. Vivo en Villa Club y hay lugares donde todos los vecinos saben que se vende droga. Se hacen denuncias anónimas, se hacen denuncias no anónimas y así y todo no vemos que haya un compromiso político ni nacional ni provincial de combatirlo.

Sí, obviamente estamos ligados a la droga. Hurlingham fue en el verano escenario de una situación terrible y así y todo no hemos visto que eso haya mejorado. Hasta hace poco teníamos un secretario de Seguridad que era de Santa Cruz. ¿Qué conocimiento puede tener de la realidad de Hurlingham, de los diferentes barrios, de cómo se moviliza el narcomenudeo, si ni siquiera conoce el lugar?

Andrea Giorgini.

–¿Por qué motivo, desde la gestión local, no se ataca este problema?

Desconozco. Creo que es una pregunta que deberías hacerles a los que están en la gestión local. Para mí, más allá de que muchos gobiernos locales se excusan en que lo que tiene que ver con la seguridad es de orden provincial o nacional, yo creo que hay un montón de decisiones políticas que se pueden tomar desde lo local para reducir el tema de la inseguridad, y lo vemos con San Miguel, por ejemplo, que está acá al lado y ha reducido un 65% la inseguridad cuando en otros municipios aumenta. Pero bueno, tiene un sistema muy ordenado de patrullaje, que no sólo es un sistema que tiene patrullas en la calle sino que está totalmente concatenado con otras soluciones, como el programa Ojos en Alerta, en el que los vecinos se involucran y pueden hacer las denuncias en tiempo real, y hay un centro de monitoreo que a su vez lo verifica, y hay una patrulla que sale. Las cámaras son un elemento, pero no son el único, sino que hay un anillo de fibra óptica, hay un centro de monitoreo adecuado, y acá no vemos que todo eso suceda. Están a la deriva, sin un planeamiento, un mapa de la inseguridad, las zonas calientes y demás. O por lo menos eso es lo que yo percibo como vecina, porque no tenemos la información de otra cosa.

–Por último, ¿cómo se prepara Juntos por el Cambio a nivel local para disputarle la intendencia a Zabaleta el próximo año?

Yo creo que, en líneas generales, JxC está teniendo una mayor participación de la ciudadanía. Claramente son otros los recursos puestos a disposición, porque quien gobierna tiene todos los recursos del Estado para gestionar y para hacer política y demás, y quienes están en la oposición no. Pero veo un acompañamiento muy creciente de la ciudadanía, sobre todo al espacio al que yo adhiero, en el que participo, que es el de Patricia Bullrich, justamente porque sienten, creo yo, que llegó el momento de poner orden.

Hemos visto en estos días lo que ha salido a la luz del Ministerio de Desarrollo Social, con los 250.000 planes mal cobrados, y creo que la gente empieza a demandar un uso eficiente, austero de los recursos. Yo me encuentro cotidianamente con vecinos que se quejan de la Casa de las Juventudes o de la Reserva Ecológica, que son lugares interesantes de visita para el vecino, pero no imprescindibles, ¿no?, cuando hay otros lugares, como son los colegios y los hospitales, que no están en buen estado. Creo que, cada vez más, el vecino está demandando gente con cordura, a la altura de las circunstancias, que establezca las prioridades como las establecería en su casa. Y yo me siento muy preparada para eso.