Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Guillermo Varela.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Guillermo Varela

¿Cómo es la situación en los barrios de la ciudad en medio de esta difícil situación que estamos viviendo en la Provincia?

Se vive con el agravante de que vivimos en una ciudad que es más cara que las ciudades vecinas, porque tenemos un impuesto al combustible, una tasa vial que hace que tengamos entre un 8 y un 12% de diferencia en la carga de combustible que la ciudad de Zárate o de Escobar con respecto  a la de Campana. Eso levanta el promedio de los precios muy por encima de lo que, por ejemplo, podemos conseguir en Escobar.

En Escobar conseguís un kilo de pan a 200 o 220 pesos, en Campana menos de 270 pesos el kilo de pan no lo conseguís. Eso pone a los barrios populares en una situación un poco más compleja, porque necesitas por lo menos 2000 o 3000 pesos por semana para consumir pan.

Referente de Barrios de Pie de Campana, Guillermo Varela

La verdad que Campana en estos últimos años se ha ido transformando en una ciudad muy desigual, es una ciudad que tiene una periferia que son los barrios, que no siempre son barrios populares, simplemente barrios que están por fuera del casco céntrico, del otro lado de Panamericana, del otro lado de Ruta 6, yendo a Zárate, que tienen una infraestructura y una situación de muchísima precariedad comparado con lo que es el casco céntrico.

"Es muy desigual cómo vive un vecino de un barrio que como vive otro vecino. Es lo que ha construido el macrismo durante todo su gobierno"

Se ha transformado en una ciudad desigual. No es lo mismo vivir en el barrio San Felipe o en el barrio San Cayetano que en el centro. El acceso a la salud, a la educación, el acceso en general a los derechos básicos es diferente porque no hay transporte público, no hay agua, los CAPS están prácticamente sin atención y es muy desigual cómo vive un vecino de un barrio que como vive otro vecino. Es lo que ha construido el macrismo durante todo su gobierno.

Según lo que cuenta, la gestión de Sebastián Abella no está presente en los barrios de la ciudad.

Nosotros decimos que lo que se ha construido es un modelo económico que es desigual, que la presencia no es la misma. En los barrios no hay centros de jubilados, no se fomentan las actividades recreativas. Somos el único municipio en la zona que no tiene, por ejemplo, un campo deportivo municipal para que los pibes puedan desarrollar actividades y prácticas deportivas. Acá hay una liga de fútbol local que segrega: los pibes que tienen plata pueden jugar y los pibes que no tienen plata no.

"Acá hay una liga de fútbol local que segrega: los pibes que tienen plata pueden jugar y los pibes que no tienen plata no"

Para poder jugar un partido de fútbol dentro de la liga necesitás por lo menos mil pesos cada vez que vas a jugar. Eso el estado no lo garantiza como no garantiza la práctica deportiva. Lo público es algo que acá no se ha desarrollado. Esas desigualdades son producto de un modelo económico que ha sido exportado de la Ciudad de Buenos Aires. Hay muchos funcionarios de CABA que son parte del Ejecutivo municipal, son parte de la planta de funcionarios del municipio, que traen ese modelo. Una gestión que aparte es poco clara en cómo invierte, en dónde invierte y con quién invierte.

¿No hay transparencia municipal?

No hay transparencia. Es poco claro. Acá en la ciudad de Campana se cobra la tasa vial, que es un porcentaje adicional al precio de los combustibles. Cada persona que pasa por la ciudad de Campana, cada vez que carga combustible, paga la tasa vial. Esa tasa vial está puesta en función del asfalto, del arreglo de calles, es un dinero que debería ir, según la ordenanza, a infraestructura en la ciudad.

No se sabe cuánto se recauda en función de esa tasa. Tampoco se sabe porque no hay información. Eso construye desigualdad.

¿Nota que el gobierno local es abierto al diálogo? ¿Hay relación con los vecinos o es un gobierno distante que no escucha?

En eso busca sus propios canales de comunicación. No siempre es un gobierno que se presta a escuchar. Nosotros en particular nos sentamos, hablamos. Ahora, de ahí a resolver el problema que le llevamos es muy distinto. Buscan sus propios canales de resolución de conflictos.

Pero en general cuando uno pide una reunión te la dan. De ahí a que después eso resuelva el planteo que uno le lleva hay un largo trecho. Del camino al hecho hay un largo trecho