El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que durante su gestión no dictará indultos a condenados en causas judiciales, y sostuvo que esa herramienta representa una "rémora monárquica que quedó en la Constitución".

“Si quieren indultar a los que están procesados, no existe ese instituto, eso se llama amnistía y depende del Congreso, no depende de mí”, dijo el mandatario en una entrevista que concedió esta mañana a radio Con Vos.

En ese marco, señaló: “Yo a la palabra le asigno un valor central. Yo hice campaña diciendo que los jubilados no iban a pagar más remedios y cumplí. Hice campaña diciendo que iba a promover una ley que garantice la interrupción voluntaria del embarazo y cumplí. E hice campaña diciendo que no iba a dictar indultos y voy a cumplir”.

“El indulto -continuó- para mí es una rémora monárquica, que quedó en la Constitución. Era un derecho que tenían los reyes para perdonar a los que habían sido condenados”.

En ese sentido, agregó que “en la Constitución argentina aparecen algunas limitaciones a los indultos, y el Presidente puede indultar los condenados, con lo cual no borra la condena”.

Al responder una consulta sobre si otorgaría indultos a funcionarios con condenas judiciales, agregó que “para que haya indulto tiene que haber alguien condenado, el indulto es un perdón que da el Presidente; y la verdad, cuando la Justicia actúa no tengo porqué perdonar, yo no soy quién para perdonar, aun cuando tenga esa facultad”.

Por último, reflexionó que “en estos últimos cuatro años hubo muchos procesos, no digo todos, pero sí me constan muchos, que han sido desarrollados en términos procesales de modo muy irregular".

"Lo que yo le pido a la Justicia es que revise lo que pasó en estos cuatro años, porque hay cosas que no están bien”, concluyó.. (Télam)