El líder del Movimiento Evita y secretario de Economía Social, Emilio Pérsico, se refirió a las tarjetas de ayuda social con polémicas declaraciones. “En la Argentina la ayuda social se dividió principalmente en dos puntas: los niños y los ancianos, y en general siempre la que tiene las tarjetas de ayuda social en el barrio es la mujer”, sostuvo.

Durante un discurso ante la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), también afirmó que “eso hizo que la mayoría de las familias sean matriarcales y si la que conduce es la mujer y el chabón piró, la única forma que tiene para volver a su casa es agarrar cinco giles y llevarse cinco celulares a cinco mil pesos cada celular o vender droga y caer en las enfermedades sociales. Eso ha destruido el tejido social y hace que después estos compañeros tengan, como dicen los empresarios, una muy baja empleabilidad”.

Tras estos dichos, el dirigente terminó disculpándose por sus dichos. “En primer lugar, quería pedir disculpas ante mis expresiones machistas en la conferencia de la ACDE. Creo que no es solo un problema del mal uso del lenguaje sino también conceptual”. “Durante toda la conferencia hablo con un lenguaje no inclusivo y por más que trabajo para combatir mi machismo hace muchos años, todavía no logro expresarlo”, aseveró.

Quien se hizo eco de lo dicho por Pérsico fue la senadora provincial por elFrente de Todos, María Reigada. En su cuenta de Twitter, la legisladora lanzó: “Tener un cargo en el estado conlleva muchísima responsabilidad, hay que estar a la altura, y que luego sus disculpas demuestren que no comprendió el conflicto: esto no pasa por el lenguaje inclusivo. Hay que entender que la tarjeta alimentar y la AUH en mano de las mujeres que llevan diariamente las tareas de cuidado es un reconocimiento al derecho al trabajo remunerado, que muchas veces son abandonadas o agredidas x sus parejas, asumiendo solas la responsabilidad de la crianza”.

“Excusarse en no poder hablar con la E es no entender que la raíz del conflicto es que piense que las mujeres recibiendo la tarjeta alimentar son la causa de los males en esta sociedad y no que mayoritariamente son ellas las que conforman las familias uniparentales, con sus crianzas a cargo, y con la responsabilidad de alimentarlas, vestirlas y educarlas. Necesitamos que quien está a cargo de la Secretaría de Economía Social piense las políticas públicas entendiendo que el rol de la mujer no es ser el apéndice del macho. La Ley Micaela surge porque el machismo y el patriarcado nos pone en riesgo, y no debemos admitirlo más”, completó