El jueves pasado, el canciller Rogelio Mayta realizó una conferencia de prensa para denunciar que la administración de Mauricio Macri envió en 2019 al régimen de Jeanine Áñez armamento en un avión de la Fuerza Aérea argentina. "Resaltamos que la Argentina de Macri les dio a las fuerzas militares, que reprimieron la protesta social en noviembre de 2019, munición letal. El 13 de noviembre se lo agradecían. El 15 se producía la masacre de Sacaba. Días después, la de Senkata", manifestó.

Tras ello, el presidente Alberto Fernández mandó una carta con un pedido de disculpas en nombre de todo el país. "Se constató que desde nuestro país se remitió una partida de material que no puede ser interpretada sino como un refuerzo a la capacidad de acción de las fuerzas de sediciosas contra la población boliviana en esos días”.

Pallares criticó a Cambiemos

Fernández señaló que fue "una colaboración decidida" para "con la represión militar y policial que sufrieron quienes defendían el orden institucional en su país”. “Nuestras democracias están fuertes. Tenemos que seguir trabajando. Con el respeto y afecto de siempre, juntos para consolidarlas”, remarcó.

Luego, la exministra de Seguridad de Cambiemos, Patricia Bullrich, salió a decir que "En lo que a mí me atañe yo no firmé absolutamente nada. Eso por mis manos no pasó". Mientras que el expresidente Mauricio Macri se expresó al respecto 48 horas después de la denuncia de Bolivia y rechazó las acusaciones.

Tras lo acaecido, el senador provincial del FDT, José Luis Pallares, comentó “Cada día más pruebas. La UCR como expresión política histórica tendría que alejarse del PRO, espacio antidemocrático que es lo peor que le pasó a nuestra patria”.