En la sesión preparatoria de esta mañana en la Legislatura porteña, en el marco de la asunción de los legisladores electos el 14 de noviembre, Ofelia Fernández pidió la palabra.

La legisladora por el Frente de Todos, de 21 años, tomó aire y dio de corrido un discurso que no pasará desapercibido y que marca un precedente en el ámbito parlamentario.

No lo nombró, pero sus palabras estuvieron dirigidas especialmente a uno de los diputados libertarios que hoy debutaba en la Legislatura. “Quiero que un límite a la violencia quede establecido desde el principio”, dijo Ofelia.

Click to enlarge
A fallback.

“Hoy asume un diputado que me ha dicho ‘gorda, hija de puta, incogible’ en más de diez oportunidades, entre muchas otras cosas”. También relató que militantes libertarios la agredieron ayer cuando salía de la Cámara.

“Bienvenidos a la Legislatura, esto no es Twitter”, siguió la legisladora, “hay reglas, hay sanciones”. De este modo, le solicitó al cuerpo que convoque a la Junta Ética a expedirse en relación a este asunto, "acorde a lo establecido en el artículo 175 del reglamento interno”.

Sin titubear, afirmó: “No tengo problema en ser su enemiga y en demostrar insistentemente que para mí lo que le vienen a proponer a la sociedad está mal”. “Pero lo voy a hacer hablando exclusivamente de política”, aclaró, diferenciándose del discurso violento de sus colegas.

Mirá el video en Twitter:

 

Leé la trascripción completa de su intervención:

“Quiero pedir una cuestión de privilegio, porque es el primer día de algunos y quiero que un límite a la violencia quede establecido desde el principio.

Yo ayer salí de esta Legislatura y un grupo de libertarios me agredió un buen rato mientras salía caminando, así como hoy asume un diputado que me ha dicho ‘gorda, hija de puta, incogible’ en más de diez oportunidades, entre muchas otras cosas.

Bienvenidos a la Legislatura, esto no es Twitter, hay reglas, hay sanciones.

Yo no pienso ser su víctima, no tengo problema en ser su enemiga y en demostrar insistentemente que para mí lo que le vienen a proponer a la sociedad está mal.

Pero lo voy a hacer hablando exclusivamente de política y a diferencia tuya, que no voy a decir tu nombre porque tengo bastante más trascendencia que vos y regalos no hago, lo voy a hacer en tu cara, como lo estoy haciendo ahora.

Pido que pidan disculpas y si es posible que les digan a sus militantes que venir de a cuatro a la puerta del lugar en el que trabajo no es de plantados ni de fuertes, por el contrario es bastante de cagones, discúlpenme la expresión.

Quiero agradecerle a mi bloque así como a diputados y diputadas de distintas fuerzas que me trasmitieron su apoyo en relación a poner este límite y quiero solicitar esta cuestión de pedir privilegio para que el cuerpo se expida en relación a la afectación que hace esto a mi persona, al cuerpo en general, y que establezca y convoque a que la Junta Ética se expida en relación a este asunto, acorde a lo establecido en el artículo 175 de nuestro reglamento interno”