Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Gabriel Solano.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Gabriel Solano

La izquierda porteña repudió las sanciones a docentes que usen el lenguaje inclusivo en las escuelas. ¿Le sorprendió esta nueva decisión del gobierno porteño? ¿Considera que es una política represiva la que lleva adelante el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, en su gestión?

Si me sorprendió o no, no sabría respondértelo porque no lo pensé nunca. Viendo la política de Larreta te tendría que decir que no, que el gobierno de Larreta está en una campaña contra la docencia de una manera ostensible.

La ministra (Soledad) Acuña se la pasa atacando a los docentes y responsabilizándolos como los que son los gestores de la crisis educativa de la ciudad y del país. Todo el tiempo busca colocar a la población de la ciudad contra los docentes de la ciudad. En ese sentido no me sorprendió.

"El gobierno de Larreta está en una campaña contra la docencia de una manera ostensible"

Lo que me sorprendió es otra cosa. Es que el gobierno de Larreta había hecho en su momento campaña con lenguaje inclusivo; entonces parece una contradicción, pero tiene una lógica este ataque. ¿Cuál es? El lenguaje inclusivo acá surgió de los pibes, de las pibas, que reclamaban la Educación Sexual Integral en los colegios; surgió de los colegios que peleaban por el aborto legal; surgió desde abajo y es un instrumento de lucha, de crítica al sistema.

Legislador porteño del Frente de Izquierda, Gabriel Solano

Y obviamente Larreta, que está en una campaña política discutiendo la interna con (Patricia) Bullrich, con (Javier) Milei, con (Mauricio) Macri, quiere aparecer como más papista que el Papa y larga una campaña reaccionaria contra el lenguaje inclusivo responsabilizándolo de que eso es lo que está dificultando la enseñanza y el aprendizaje de los chicos, lo cual es de locos. A la vez, con esta amenaza de que los docentes que no se atengan a esta norma que dicta el Ministerio serían sancionados, incluso llegando al extremo de que se les descuenten días de su trabajo.

Es una campaña reaccionaria, represiva. Hay que dejar que la gente hable como quiera, que se exprese como quiera. Yo, en lo personal, no uso lenguaje inclusivo. Es un tema generacional: no me siento cómodo, no me sale, pero me parece bien quien así lo sienta lo pueda utilizar. Y no digo que dictemos una norma obligando a nadie a usar el lenguaje inclusivo; lo que digo es que demos la libertad para que las chicas, los chicos y los docentes lo usen del modo que les parezca mejor.

Por eso le consultaba si era una nueva política represiva que se a línea que lleva adelante la gestión de Rodríguez Larreta en la ciudad.

Bueno, seguro. La campaña es de una gran estigmatización de la docencia frente a la sociedad. El gobierno venía de mostrar el fracaso de los resultados educativos en los últimos años, y en vez de asumir su propia responsabilidad en ese fracaso le echa la culpa a los docentes.

Cuando los docentes de la ciudad puedo asegurar que laburan muchísimo. Hay jornadas de trabajo de 48-50 horas semanales, a las cuales hay que sumarles la preparación y la corrección que se hace en casa y no se remunera. Y todo el tiempo atacándolos.

"En vez de asumir su propia responsabilidad en el fracaso de los resultados educativos, el gobierno porteño le echa la culpa a los docentes"

Por ejemplo, se les descontó el día  a los docentes que hicieron paro el 8 de marzo, Día de la Mujer. Luego, se quiere sancionar a dirigentes de Ademys por haber participado de una movilización, o sea también se quiere atacar el derecho sindical a organizarse. Ahora, el derecho a hablar como una quiera…

Entonces, eso es una campaña represiva indudable y hay un objetivo específico con el movimiento de la educación. Y esto le viene bien a la iglesia. En la Ciudad de Buenos Aires la iglesia maneja casi la mitad de la matrícula, con subsidios del estado.

Otra delicada situación que vive la ciudad tiene que ver con la salud. Despidieron a 65 trabajadores y trabajadoras de Enfermería del Hospital Durand que ingresaron durante la pandemia. ¿Cómo calificaría la gestión en salud de Larreta?

No solo en el Durand, ha habido despidos en todos los hospitales y no solo del personal de Enfermería, también de Kinesiología y de otras especialidades.

Hoy va a haber una reunión de la Comisión de Salud de la Legislatura. Me he comunicado con todos los actores de Enfermería para que vengan a ejercer su derecho a protestar y a reclamar contra estos despidos. Decir que hay despidos en el Hospital Santa Lucía, en el Hospital Zubizarreta, en diferentes lugares.

Bajo la pandemia, cuando la gente estaba muy asustada, en los momentos más duros cuando no había ni siquiera vacunas, muchos enfermeros y enfermeras ingresaron al sistema público de salud con condiciones de trabajo muy malas, con salarios más bajos que los que ya tienen los enfermeros de planta. Cuando la pandemia retrocedió en cantidad de casos y fallecimientos, fueron tomando tareas dentro de los hospitales porque en los hospitales falta muchísimo personal de Enfermería.

"Es una política que apunta a un vaciamiento del hospital público, en función de beneficiar el negocio privado de la salud"

Y ahora se los despide, cuando tenemos que tener más trabajadores de salud, no menos. Es una política que yo creo apunta a un vaciamiento del hospital público, en función de beneficiar el negocio privado de la salud que en la ciudad es muy extendido, sea por las prepagas, sea por las obras sociales... y las obras sociales en general se han entrelazado mucho con las prepagas.

El ministro de Salud de la ciudad, (Fernán) Quirós, viene del sector privado. Es el primer ministro de Salud de la ciudad que no viene del sistema público. Es un directivo del Hospital Italiano. Yo me pregunto si detrás de esto no hemos puesto al zorro en el gallinero; si acá hay un vaciamiento del sector público en función de negocios.

Estuve el otro día en un en CeSAC (Centros de Salud y Acción Comunitaria) en la Villa 31. Había un grupo de cuatro profesionales que habían ingresado bajo la pandemia, estaban haciendo un trabajo impresionante. No podías creer lo que hacían 4 personas en un lugar donde viven 40.000. Se los echa, con un desprecio absoluto de su trabajo, no solamente del trabajo, también de la comunidad que recibe su atención.

Es terrible lo que está pasando. Insisto: acá hay un intento de vaciamiento de la salud pública en función del negocio privado