La Legislatura porteña autorizó hoy al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, a ampliar el presupuesto en curso en $81.700 millones a través de una ley aprobada con votos del bloque oficialista y cuestionada por el arco opositor, que observó esencialmente los fondos proyectados para el pago de deuda en detrimento de partidas para áreas sociales.

La modificación fue aprobada durante una sesión ordinaria, con 35 votos positivos de los bloques oficialistas de Vamos Juntos y los aliados de UCR-Evolución, Socialista y GEN; y 35 negativos de las bancas de la oposición del Frente de Todos y el Frente de Izquierda-Unidad.

El proyecto enviado por el Ejecutivo planteó modificaciones al Presupuesto 2021, votado en diciembre pasado con un gasto original calculado en $612.000 millones.

A la hora de explicar los motivos que generaron los cambios al Presupuesto, el diputado del bloque oficialista Vamos Juntos, Claudio Romero, indicó que "las proyecciones se ven afectadas por dos motivos principales: el desfasaje ocasionado por la inflación anual y por la disminución de más de $40.000 del recorte a la cuota de Coparticipación".

Dijo también que "el 32% de la ampliación estará destinada a la actualización salarial, pero también a otros rubros esenciales como lo es la recolección de basura en el distrito".

Desde la oposición, el legislador del Frente de Todos, Javier Andrade, señaló que "siempre hay una brecha alta en las proyecciones macroeconómicas y la realidad ya que en 2017 proyectaron una inflación del 17% y terminó en 26% y en 2018 plantearon un 12% y terminamos en un 45%, lo que marca la situación de este año, sino que es algo constante que pasa en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires".

"Lo más curioso de esta ampliación es el nuevo pedido de deuda por casi $16.000 millones de deuda", remarcó y precisó que "la nueva emisión de deuda alcanzaría al 23% de los recursos".

A su turno, la legisladora del Frente de Izquierda-Unidad Mercedes de Mendieta justificó su voto en contra al señalar que "nuestra pelea pelea es por una ampliación real que vaya a responder a los problemas urgentes que hay en la Ciudad de Buenos Aires; en tanto que su compañera de banca Amanda Martín cuestionó "que haya más gastos destinados a la deuda que a las áreas de educación y obras".

La ampliación alcanza los $81.764.969.738, de los cuales unos $25.888.999.242 están destinados a "los acuerdos salariales llevados a cabo hasta la fecha con las distintas organizaciones gremiales que representan a los trabajadores de la Ciudad".

En concepto de bienes de consumo, incorpora al presupuesto $4.812.677.060 para la adquisición "de medicamentos y otros insumos para el sistema de salud, en función de la mayor demanda como consecuencia de la pandemia, de productos lácteos destinados al Ministerio de Educación, y de combustibles y lubricantes destinados al Ministerio de Justicia y Seguridad".

También, $15.498.454.310 "en concepto de mayores gastos originados en la prestación de los servicios de comida destinados a hospitales, escuelas, hogares, el Instituto de Seguridad Pública y la Policía de la Ciudad; así como "se incluyen las erogaciones para la limpieza de hospitales, la recolección de residuos, la seguridad privada y los servicios de mantenimiento y reparación de equipos médicos".

La administración porteña planteó que $4.348.324.324 estén destinados "a atender los requerimientos de inversión en obras y equipamiento de diversos ministerios"; y $15.691.596.241 para "la compensación tarifaria a los servicios de transporte subterráneo y transporte automotor de pasajeros del área urbana cuyo recorrido se desarrolla íntegramente en la Ciudad".

Por último, el proyecto fijó "un incremento de $15.524.918.561 para mayores erogaciones por intereses, generados por los títulos emitidos conforme la Ley 6.385, por la mayor colocación de Letras del Tesoro y por la operación de recompra de títulos en el mercado local".

Y "nuevas erogaciones en concepto de amortizaciones, originados en la operación de recompra de títulos con vencimiento original en 2022, efectuada en el marco del Programa de Financiamiento en el Mercado Local, como parte de la estrategia de administración de pasivos y con el fin de mejorar el perfil de vencimientos a corto plazo de la deuda pública". (Télam)