Al respecto, dijo: “No priorizar en la vacunación a los adolescentes que tienen alguna discapacidad o enfermedad preexistente solo por razones ideológicas habla de una falta de empatía y sensibilidad pocas veces vista”.

Y, desde Twitter, se preguntó “¿Cómo definir a quienes se niegan a tratar un proyecto así?”.

“No solo han decidido asumir el riesgo de exponerlos a contraer el virus sino a continuar con el padecimiento y agudizar las consecuencias del aislamiento al que están sometidos desde marzo del 2020. Ponen en juego su futuro descuidando sus necesidades del presente”, aseguró