Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Verónica Caliva.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Verónica Caliva

¿Cómo surgió el proyecto para establecer la vacunación obligatoria contra el covid?

Surgió tras tomar contacto con trabajadores y profesionales de la salud, que venían manifestando ya desde el año pasado la necesidad de la incorporación de la vacuna al calendario, y que comencemos a trabajar en que sea permanente.

Por eso presentamos con Juan Carlos en coautoría este proyecto, para que se incorpore en nuestro calendario nacional de vacunación, la vacuna contra el covid-19, y que las personas mayores de 18 años puedan acceder al esquema completo de vacunación, y en el caso de las infancias y adolescencias, niños y niñas de entre 3 y 17 años también, pero en este caso quiénes presenten comorbilidades o enfermedades que sean de alto riesgo, y que estén debidamente certificadas por la autoridad médica.

Click to enlarge
A fallback.

¿Este proyecto incluye penalidades para quienes se nieguen a vacunarse?

No para nada, no va en ese sentido nuestro proyecto. Todos sabemos que el calendario nacional de vacunación tiene dos características, la universalidad, es decir la gratuidad y la obligatoriedad, pero en términos de derecho adquirido, como cuando vamos a la escuela, que también es obligatoria y es un derecho, como cuando llevamos a vacunar a nuestros hijos o adultos mayores con cualquiera de las vacunas que son parte del calendario nacional.

El hecho de no hacerlo no implica penalidades, no vamos en el sentido de lo que está estableciendo por ejemplo Austria, que a partir de febrero va a comenzar a multar con 600 a 3000 euros a quienes no sé vacunen, además dijeron claramente que no van a poder usar su lugar de trabajo quienes no estén vacunados, o lugares sociales.

Nosotros simplemente queremos ampliar el calendario, que la vacuna adopte la gratuidad y la universalidad que tiene cada una de las vacunas que componen nuestro calendario, y que reforcemos el gran trabajo y despliegue que venimos haciendo desde el ministerio de Salud de la Nación en cada una de las áreas operativas en todo el territorio nacional, vacunando, y la diferencia de estar en el calendario es que año a año se despliegan distintas estrategias para llegar a las poblaciones objetivos con la vacuna.

¿Cómo fue recepcionado el proyecto no solo en el ámbito médico sino también entre sus propios colegas?

La verdad que ha sido muy bueno, son varias las firmas que hemos sumado del Frente de Todos, pero también han comenzado a llegar adhesiones de diputados de otras bancadas, como el caso del diputado (Luis) Di Giacomo por ejemplo, también compañeros que provienen de organizaciones sociales, como Leonardo Grosso, Natalia Souto, compañeros muy queridos, que saben la importancia de tener los esquemas completos de vacunación entre los sectores populares, los trabajadores.

Tenemos esa tranquilidad de que la vacuna va a ser un derecho, va a ser gratuita siempre, porque además la pandemia está transitando hacia la endemia, y cuando así sea, tenemos que tener la vacuna para controlar esta enfermedad y que siga siendo gratuita.

¿Qué opinión le merecen los denominados sectores antivacunas?

Que todos tienen derecho a acceder a la autonomía, pero que la solidaridad es un bien que no hay que perder, y en este caso, con este tipo de enfermedades que son contagiosas, pensemos en la salud no solo propia sino en la de los demás, y quiénes tienen comorbilidades o están inmunodeprimidos, es decir, cuidar también la salud colectiva, la salud pública, pensar que se puede ejercer la autonomía sin necesidad de andar dispersando además del virus, discursos de odio que no le hacen bien a nadie.

Uno puede tomar decisiones autónomas en la privacidad que cada uno tiene, pero sin violencia ni insultos, y lo digo porque, en mis redes sociales, aunque no soy tan activa, me han llenado de barbaridades que no son necesarias, cada uno elige cómo cuidar de la salud propia y colectiva