Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Julio Burdman. 

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Julio Burdman

 ¿Cómo queda planteado ahora el escenario político para el oficialismo a nivel provincial tras los resultados de las elecciones del pasado 14 de noviembre?

Si bien Juntos por el Cambio sigue primero como fuerza más votada de las legislativas, el oficialismo logró un éxito parcial que fue haber mejorado su desempeño en las elecciones de senadores provinciales y al quedar empatado, con el desempate de la vicegobernadora, queda un poco más aliviado dado que en el Senado provincial se juegan cosas importantes siempre.

También creo que muchos de los intendentes quedan reivindicados, no todos tuvieron un desempeño superior en las generales pero sí algunos y da la sensación de que el ingreso de Insaurralde al Gobierno fue un aliciente para los intendentes, sobre todo de la tercera sección electoral.

Click to enlarge
A fallback.

El oficialismo provincial está demasiado volcado a la tercera sección y en general al Conurbano bonaerense. Su presencia en el interior sigue siendo relativamente débil

Después queda el problema que se pronuncia con el paso del tiempo de que el oficialismo provincial está demasiado volcado a la tercera sección y en general al Conurbano bonaerense. Su presencia en el interior sigue siendo relativamente débil y eso es un tema que se regulariza cada vez más y es un desafío político importante para el Frente de Todos en la Provincia consolidar su presencia en el resto del territorio que es muy vasto.

¿Considera que se reactivó el liderazgo de los intendentes durante este último tramo de la campaña?

Yo creo que sí, más que reactivarse diría que se despertó porque daba la impresión de que en las primarias muchos intendentes muy relevantes no habían hecho campaña a nivel local y eso se registraba, en muchas localidades casi no había habido campaña tradicional.

Demasiado volcada la lista del Frente de Todos a la opinión pública y a los medios, faltaba el componente convencional. Da la impresión que esta vez algunos volvieron a las fuentes.

¿Y el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner puede llegar a ser un problema para el Frente de Todos en cuanto a que el espacio no produce nuevos liderazgos?

Una de las características de este resultado de todo el proceso electoral, primarias más generales, es que el Frente de Todos queda más cristinizado que antes porque las evidencias que muestran las encuestas y los análisis estadísticos de los resultados es que el 30 y pico que le queda a nivel nacional y el 38 a nivel provincial es el núcleo más cristinista de votantes.

Pareciera que el influjo de la alianza Frente de Todos se pierde porque muchos de los votantes más blandos son los que se quedaron en casa o fueron por otras opciones. Por lo tanto, se recentraliza el liderazgo de Cristina en este contexto, aún cuando ella decida no ejercerlo.

Siempre pareciera que Cristina es la líder y creo que el Frente de Todos necesita más liderazgo proveniente de otras regiones del país

Si lo ejerce es porque tiene las herramientas para hacerlo y si no lo ejerce es porque decide no hacerlo pero siempre pareciera que ella es la líder y creo que el Frente de Todos en general necesita más liderazgo proveniente de otras regiones del país.

¿Cómo analiza el fenómeno de Javier Milei en las urnas?

Ya se consolida como la tercera fuerza. Creo que es un fenómeno que tiene mucho que ver con toda una tradición en la Capital Federal que es el surgimiento de partidos liberales conservadores. Hubo varios en la democracia: la UCD, Acción por la República, Recrear, Pro y ahora Juntos por el Cambio.

El activismo del partido de Javier Milei, es decir, Juntos por el Cambio no representa a ese sector, somos nosotros. Por lo tanto está siempre apelando a una tradición de la ciudad de Buenos Aires, con formatos nuevos y tal vez con una inserción dentro de una corriente internacional de derecha que le da un impulso y le permite mayor visibilidad y sobre todo genera curiosidad porque lo vemos como homologable a otras expresiones de otras latitudes pero no hay que olvidar que forma parte de una tradición local.

El gran desafío ahora es si Avanza Libertad se puede convertir de partido de la ciudad, de fuerza de centro derecha de la ciudad, hacia una fuerza nacional. Eso no es fácil en la Argentina contemporánea, de hecho una de las características de este partido es que tuvo que acudir a sellos prestados para poder funcionar como frente electoral.

No hay que olvidar que toda esa tradición liberal conservadora había encontrado su mejor momento en su alianza con el menemismo

El partido libertario no tiene personalidad jurídica en la ciudad, por lo tanto, la gran pregunta es si va a poder llevar adelante la campaña de afiliaciones y de juntas promotoras en todo el país para hacerse partido nacional o si va a tener que acudir a una alianza con algún otro sector, sea del ala dura de Juntos por el Cambio o tal vez del propio peronismo porque no hay que olvidar que toda esa tradición liberal conservadora había encontrado su mejor momento en su alianza con el menemismo.

-