Mirá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Nahuel Sotelo.

Me gustaría conocer qué visión tienen usted con respecto a la llegada de Sergio Massa al gabinete nacional.

Es difícil hacer un análisis serio, porque la verdad es que el Gobierno viene cambiando de nombres, ha cambiado en promedio un ministro cada 45 días y las cosas no se van a solucionar con el cambio de nombre, se solucionan con medidas concretas.

Sergio Massa todavía no ha hecho ni va a hacer ningún anuncio de medidas, que al fin de cuentas es lo que necesita el país, la economía. Tenemos un gobierno donde el presidente ya está totalmente acabado. Creo que ya es un gobierno de transición, que ojalá empiece a hacer los ajustes necesarios para empezar a sembrar un poquito la situación en la cual va a recibir el país el próximo gobierno que, por lo que se puede ver, no va a ser del mismo color político.

"Las cosas no se van a solucionar con el cambio de nombres, se solucionan con medidas concretas"

Bueno, salvo ahora la incursión de Massa que muchos dicen que en realidad están preparando el plan para su candidatura el año que viene. Pero hablando concretamente de Massa, hoy no hay ninguna medida, así que no se puede hacer ningún análisis más que sumarse al hecho de que se habla de los cambios de nombres, pero no hay nada más que eso. O sea, es una estructura vacía.

Mario Negri señalaba algo similar a lo que usted recién decía: que tanto Sergio Massa como Cristina Fernández son los que manejan ahora el Gobierno. ¿Qué pasa con Alberto Fernández? ¿Cuál es su rol?

Yo creo que Alberto Fernández dilapidó absolutamente todas sus posibilidades de manejar el país. En el momento, si recordamos y analizamos el tiempo de las primeras semanas de la pandemia, la imagen de Alberto Fernández estaba rozando el 80% de imagen positiva y él mismo con sus malas acciones o su falta de capacidad hizo que hoy caiga.

"Yo creo que Alberto Fernández dilapidó absolutamente todas sus posibilidades de manejar el país"

Es uno de los presidentes con mayor imagen negativa de la región. Así que, la realidad es que Alberto Fernández está acabado, no se lo ve como un hombre razonable para gobernar y mucho menos con la compañía que tiene.

Recordemos que la interna del Frente de Todos se llevó puesto todo el país encima, la interna por pequeñas parcelas de poder.

Alberto Fernández dijo en las últimas horas que comenzaba una nueva etapa del Frente de Todos ahora en unidad. ¿Usted ve que esto sea posible?

Comienza una nueva etapa en el Frente de Todos sin Alberto Fernández, claramente. Yo creo que él va a intentar hacer la salida más prolija posible porque ya la realidad es que, salvo un par de sindicatos, no cuenta con mayor apoyo. Y un gobierno o un presidente sin apoyo, la verdad que ya no sirve de mucho.

El Gobierno está en manos de Cristina y de Sergio Massa, que paradójicamente Sergio Massa es quizás el mayor miedo de Cristina, porque es el único que dicen que puede terminar con el kirchnerismo dentro del Frente de Todos.

Así que, la verdad espero que por lo menos se pongan a solucionar los problemas de la gente, no los problemas de la política, y realmente ojalá que puedan hacer los ajustes necesarios para el año que viene.

En la provincia de Buenos Aires, ¿cómo analiza la gestión de Axel Kicillof? Usted ha sido muy crítico con el gobierno bonaerense.

Es que no es que yo sea muy crítico, sino que cuando uno camina por la Provincia se da cuenta de que la verdad es que Axel se ha dedicado simplemente a hacer anuncios de obras que nunca se llevan a cabo, nunca se concretan, nunca se terminan.

Yo me reía cuando escuchaba en la apertura de sesiones, en marzo de este año, cuando Axel Kicillof, el gobernador de la provincia, fue a dar su discurso y su resumen de gestión.

La verdad que yo en ese momento atiné a decirle Alicia, porque parecía que vivía en el país de las maravillas; realmente describía una provincia que no es tal.

¿Cuáles son los principales problemas que se encuentra cuando recorre la Provincia, las distintas ciudades, los municipios? ¿Qué es lo que le preocupa a la población?

La primera preocupación que nosotros recibimos siempre es el tema de la inseguridad. La inseguridad en la provincia de Buenos Aires está creciendo, cada vez hay más delitos, cada vez hay más inseguridad y la verdad es que parece que los problemas no se intentan solucionar.

Encima avanzamos en este tema del garantismo donde cada día se le da más libertad a los delincuentes y los que al final terminamos siendo presos somos la los ciudadanos que tenemos que vivir atrás de una reja con seguridad de las 24 horas.

O si tenemos la suerte de tener una casa con una cochera adentro, tenemos que dar como dos o tres vueltas a la manzana para ver que nadie nos siga, que no nos vayan a hacer una entrada.

"La política se está encargando de resolver temas ideológicos, más que resolver los problemas de la sociedad"

Esos son los reclamos que nos hacen los vecinos, y cuando uno ve el presupuesto de la Provincia se da cuenta de que se destina más presupuesto a políticas de género, como cursos de género en el Astillero Río Santiago, que destinar recursos, por ejemplo, el equipamiento de la Policía. Ahí vemos justamente que la política nuevamente se está encargando de resolverle los problemas a la política y temas ideológicos, más que resolver los problemas de la sociedad.

Otra de las cosas por supuesto es la alta tasa de desempleo. Con las políticas monetarias que lleva tanto Nación como Provincia con las altas tasas de impuestos asfixiándole a los privados, cada día hay menos gente que quiere invertir y que quiere arriesgar su capital en el país y en la Provincia. Por lo tanto, cada vez hay menos puestos laborales.

Principalmente nos acercan esas dos inquietudes: el tema de la inseguridad y la falta de trabajo.

¿Es necesario que el gobierno baje la presión impositiva?

Por supuesto. Eso es algo que funciona en todos los países del mundo: cuando vos tenés una alta presión impositiva, obviamente que vas a intentar evadir más impuestos. De hecho, las PyMEs cuando nosotros nos juntamos nos dicen “si nosotros tenemos absolutamente todo en blanco, pagando absolutamente todos los impuestos que el Estado nos solicita, nos fundimos”.

"Los únicos que pueden financiar las arcas del Estado para que el Estado pueda brindar las soluciones básicas son los privados"

Entonces hay que bajar las tasas impositivas, hay que bajar impuestos y empezar a fomentar justamente el empleo privado. Hay que recordar una cosa: el Estado no genera riquezas. El empleo estatal no es un empleo genuino. Los únicos que pueden financiar las arcas del Estado para que el Estado pueda brindar las soluciones básicas son los privados, no es el Estado, y obviamente han hecho de la provincia de Buenos Aires muchas instituciones un aguantadero de militancia política.

Ahora tenemos, a ver si lo van a intentar sacar el tema del Bapro, la reforma jubilatoria. Quieren hacer que toda la Provincia se haga cargo de la deuda del Banco de la Provincia, por lo tanto lo que van a buscar es hacer que el Banco de la Provincia de Buenos Aires sea simplemente un aguantadero de militancia política.

Pensando que ya estamos en la segunda mitad del año, ¿qué desafíos le esperan a Avanza Libertad para el 2023?

La verdad es que hay muchos desafíos. Nosotros estamos tratando de correr el eje de discusión de la política. Justamente es lo que nos reclama la clase política, el hecho de que nosotros llegamos y empezamos a hacer algunos proyectos polémicos para decirlo de alguna forma, pero para correr el eje de discusión, para traer los debates que la sociedad debate, no tanto la política.

Entonces, por un lado es seguir impulsando algunos proyectos para, por lo menos, si se van a poner de acuerdo entre el Frente de Todos y Juntos, porque eso hay que decirlo, no hay un solo proyecto del gobernador que haya mandado que Juntos se lo haya rechazado desde que nosotros estamos como fuerza política adentro, por lo menos que la sociedad sepa qué es lo que sucede adentro de la Cámara.

Y, por el otro lado, seguir consolidándonos por afuera de los dos grandes frentes, tratando de consolidar una fuerza política: ser una voz diferente y demostrar que se puede hacer política de otra forma