Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Sofia Vannelli.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Sofia Vannelli

Ayer fue un día clave en la cámara alta, con la aprobación del pedido del juez Ernesto Kreplak para allanar el despacho de Juan Pablo Allan, ¿cómo calificaría el desarrollo de la sesión?

La verdad que fue una sesión particularmente excepcional, es importante entender que estas medidas no son normales, en el sentido de la habitualidad y la cotidianidad, de una gravedad institucional muy fuerte.

Lo importante en principio para destacar es que contó con la anuencia del legislador, nos hubiera gustado que expresara las razones por las cuales participó en esa reunión, no se escuchó su voz, no hizo manifestación, solo contamos con la presencia.

Click to enlarge
A fallback.

La medida que propicia el juez, tomamos la decisión de acompañarla buscando fortalecer la averiguación sobre un hecho tan grave como este supuesto armado de mesas de trabajo para perseguir a sindicatos, a miembros opositores, miembros de la iglesia, y todavía no conocemos la extensión de la ramificación de estas mesas, donde se estaban buscando ilegítimamente razones para perseguir y utilizando la justicia para condenar a personas.

Recientemente, la ex gobernadora María Eugenia Vidal fue imputada y también se pidió el entrecruzamiento de llamadas entre ella y el resto de los imputados en la causa, ¿considera que ella podría haber llegado a desconocer la situación de lo que estaba sucediendo con esta denominada “mesa judicial” durante su gobierno?

Es muy difícil creerlo, porque con toda la participación de ministros, un miembro del Senado, funcionarios de los más altos rangos de la AFI, y también de los más altos rangos de la Gobernación, es muy difícil que la gobernadora pueda desconocer esas reuniones de trabajo cuesta creerlo.

Realmente no puede haber un gran cúmulo de gente con un montón y funciones específicas como la justicia, los servicios de inteligencia, legisladores, un pedazo de cada poder estratégicamente armado, en una mesa de trabajo donde se juntaban por voluntad propia a ver qué hacían para perseguir o no a sindicatos.

Cualquier persona con sentido común entiende que no es razonable ni desconocido por los superiores, ni por María Eugenia Vidal, ni mucho menos por Mauricio Macri.

La semana pasada, el bloque de diputados del Frente de Todos pidió, en este contexto, el juicio político contra el procurador Julio Conte Grand, ¿cuál es su postura al respecto?

Tiene que efectivizarse ese pedido, esperamos que en Diputados prospere. Empezamos a encontrar cada vez más evidencias de que es necesario efectuar este proceso, que es un proceso constitucional, el de procurador, es un cargo que realmente requiere no solo de ética, sino también una moral de un funcionario que sea intachable.

No podemos admitir que ningún funcionario de tan alto rango como el de Conte Grand esté inmiscuido en relaciones de este tipo, y mucho más utilizando el aparato del Estado para perseguir.

Ideológicamente, esto nos remite a procesos muy oscuros de nuestra democracia, donde no se admitía la libertad de expresión, donde no se admitían los derechos civiles y políticos, donde desaparecían a las personas por cómo pensaban.

Hay una división de poderes que claramente marca la Constitución nacional y lo mismo la Constitución provincial respecto a las funciones que tienen, y acá la que tiene que investigar es la Justicia y para perseguir la verdad no la ficción creada