Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Eduardo Amadeo.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Eduardo Amadeo

¿Cómo analiza estos cambios que se dieron estas últimas horas en el Gobierno nacional?

Ha sido una reacción desordenada del Gobierno ante la sorpresa que le causó la contundente derrota que tuvo el domingo pasado. Y además son cambios que no sabemos si van a servir para el futuro. Porque la Argentina está pidiendo mucho más que dinero tirado desde los aviones o un sobre con plata.

Está pidiendo un horizonte, un camino, adonde vamos, qué va a pasar con la educación, qué va a pasar con la economía.

Está pidiendo un horizonte, un camino, adonde vamos, qué va a pasar con la educación, qué va a pasar con la economía. Y por la visto la gran preocupación del Gobierno es resolver una interna política, de manera desordenada y acudiendo a gente que no parece la más adecuada para dar ese mensaje positivo de futuro.

Así que yo creo que tenemos por delante un futuro muy incierto.

¿Qué le pareció la decisión del presidente Alberto Fernández de incorporar a Juan Manzur como jefe de Gabinete?

Si la Argentina necesita a alguien que lo guíe en el camino de la buena educación, de la seguridad, del funcionamiento de la economía, el Presidente no eligió la mejor persona. Manzur forma parte de una corporación política que maneja la provincia de Tucumán desde hace décadas, una provincia que está destruida.

Está con un increíble nivel de pobreza, no consigue juntar industrias para avanzar, una provincia insegura, con mucho delito, y sobre todo una provincia donde lo más importante son las internas políticas adentro del peronismo.

No espero que el señor Manzur sea una persona que vaya a traer el mensaje de esperanza que los argentinos están esperando.

O sea que yo no espero que el señor Manzur sea una persona que nos vaya a traer el mensaje de esperanza, de crecimiento, que los argentinos están esperando.

¿Y la elección de Aníbal Fernández al frente del Ministerio de Seguridad?

Bueno, recordemos sus antecedentes. Aníbal Fernández fue el que dijo que la inseguridad es una sensación. Aníbal Fernández fue el que dijo que la Argentina tenía menos pobreza que Alemania.

Ha sido siempre una persona que ha estado al servicio del kirchnerismo, básicamente funcionando como vocero pero para los problemas de seguridad que tienen las personas todos los días no me lo imagino a Aníbal Fernández siendo el mejor ministro en un sector donde venimos de fracaso en fracaso.

Hemos visto el aumento de la violencia, el aumento de la droga. Y me pregunto si Aníbal Fernández es la mejor persona para dar esta batalla, vistos sus antecedentes.

¿Cómo analiza el rol de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en esta ebullición interna que se vive en el Gobierno?

La vicepresidenta Kirchner, primero, está sorprendida. Ella creía que con su discurso militante iba a lograr el voto de la gente y se equivocó. A la gente no le importa nada las consignas políticas, cantar la marcha, hacer la V. Las personas están muy angustiadas, como lo decía recién, por su futuro.

Y además, la señora Kirchner tiene una preocupación fundamental que es su impunidad. Ella hace cualquier cosa que le permita llegar a la impunidad de sus delitos. Entonces, habiendo fracasado esto, ella se convirtió en una gran desordenadora. Ha sido la gran desordenadora del Gobierno de Alberto Fernández, agregando incertidumbre.

Así que, en lugar de ser una colaboradora, no solamente para Fernández sino para todos los argentinos, ella ha contribuido al mayor desorden. Así le está yendo al Gobierno, ¿no?

Una diputada de Juntos, aquí en la provincia de Buenos Aires, señaló que esta es un de las peores crisis de los últimos 20 años en la Argentina. ¿Usted también coincide?

La Argentina viene en una situación dramática de hace décadas. El gobierno kirchnerista ayudó con una performance económica espantosa, nos dejaron el país con un terrible nivel de endeudamiento, la Argentina no creció prácticamente durante 10 años, etcétera. El gobierno de Mauricio Macri sufrió las consecuencias, cometió sus errores, y ahora la pandemia mal administrada nos agregó todavía una peor situación.

Por eso es que en este drama que además la gente sufre con la pobreza, con el drama de la educación, no hay lugar para equivocarse. No hay lugar para errores políticos, no hay lugar para traer gente de baja calidad al Gobierno.

El Gobierno debería trabajar fuertemente poniendo sobre la mesa y en su discurso palabras como estabilidad, inversión, educación, palabras que hagan sentir a la gente que tenemos un futuro. Y la gente tiene una enorme vocación de ser clase media. Los argentinos quieren ser clase media, quieren tener trabajo y quieren tener esperanzas.

Y si el Gobierno no entiende esto, y supone que regalando dinero va a resolver este problema, pues estamos muy mal.

Entonces, según su concepción, ¿el Gobierno no comprendió el mensaje de las urnas?

No, no lo comprendió. Mire, la única frase que se acercó ligeramente fue la frase de Alberto Fernández cuando dijo tímidamente “algo habremos hecho mal.” Eso es lo único que dijo, pero no dijo nos equivocamos al no promover la inversión, al no pelear contra la inflación, al no ayudar a que haya crecimiento.

El Gobierno sigue pensando que los empresarios son mala palabra. Sigue dejando que la educación la maneje Baradel, sigue apoyando a las dictaduras de América Latina. No se da cuenta que eso está lejos de lo que la gente necesita. La gente necesita horizonte. Necesita saber que va a volver a su casa y no la van a asaltar. Que va a poder tener una PyME y no la va a comer la inflación. Nada de eso está en el discurso del Presidente.

Todos los discursos del Gobierno han sido de una naturaleza puramente politiquera, pero ninguna insisto con un horizonte de futuro.