El diputado nacional de Juntos por el Cambio, Alberto Asseff, dialogó en exclusiva con GLP sobre las principales preocupaciones de los argentinos. También destacó el rol del ex presidente Mauricio Macrien la unidad de la oposición.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Alberto Asseff

-Diputado, ¿cómo encuentran estas elecciones al espacio que integra?

Lo encuentran vital, activo y consciente de que en Argentina hay un vasto desencanto, que no es con un partido político en especial sino con el país y su futuro. Eso nos compete y responsabiliza a todos porque no se trata de una desilusión circunstancial, sino que parece que esta desesperanza es estructural y revertirlo es un desafío que tiene que ver con la autenticidad y las propuestas creativas de los dirigentes.

-Cuando recorre las calles, ¿qué es lo que percibe? ¿cuáles son las prioridades de la gente?

La gente no ve futuro, hay preocupación por el empleo y la inflación parece un potro indomable. Podría especificar una serie de cuestiones, pero hay incertidumbre porque parecería que la Argentina no tiene futuro.

-¿Cómo analiza el rol de Mauricio Macri en este campaña?

Como en cualquier país del mundo, un ex Presidente tiene que aportar su experiencia, no puede retirarse. Él tiene una responsabilidad que está ejerciendo, ayudando a la unidad de Juntos por el Cambio y a que el espacio tenga una propuesta basada en lo empírico, en su experiencia de aciertos y errores. Y lo está cumpliendo admirablemente porque no se metió en las cuestiones de las listas y en las ideas estratégicas para que el frente tenga una propuesta que entusiasme a los argentinos.

Su palabra es serena y equilibrada, cosa que no es moneda corriente y menos con un populismo gobernante que lo único que hace es agitar las aguas con una demagogia desenmascarada que, después de desunir a los argentinos, llama a la unidad nacional. La actitud de Macri contrasta con la del presidente Alberto Fernández porque es una palabra serena.

-¿Qué opina de las disculpas del Presidente sobre la foto de Olivos?

Fue una gran hipocresía el negar que allí solo hubo reuniones de trabajo ante la evidencia registrada de la salida de los concurrentes a las 3 de la mañana. Había que decir algo y cuando lo reconoce y pide disculpas, lo hace a los gritos y enojado, algo insólito porque cuando uno pide perdón lo hace compungido. Ahora filtran el video a tres semanas de la elección y no unos días antes para no impactar en el votante. Toda especulación y ninguna autenticidad en el arrepentimiento