Your browser doesn’t support HTML5 audio

20221123 Lorena Mandagarán

–¿Se puede hacer, a esta altura del año, un balance del trabajo legislativo de la Cámara alta?

Sí, ya estamos terminando el período ordinario, con mucho trabajo, con mucho debate. En lo personal fue un año con mucha expectativa, a veces cubierta, a veces no tanto, pero obviamente con un trabajo quizás, por comentarios de otros legisladores, distinto, dada la paridad que hoy tiene la cámara. Haciendo un balance, ha sido un año de mucho trabajo. En lo personal, a veces sintiendo que no había demasiado avance, que estaba demasiado trabado todo, al haber esta paridad incluso en las comisiones, donde quien tiene la presidencia no tiene la mayoría y esto obligaba a que todo se debatiera y en todo se llegara a consensos previos a los tratamientos en comisiones. Sentía que se hace un poco lento, ¿no? Pero tiene que ver con la expectativa que uno traía y con la necesidad de que los proyectos, que no son más que la voz de quienes representamos, sobre todo en el interior, sean tratados, sean pensados, sean evaluados y que salgan. En ese sentido se siente que a veces es un proceso bastante lento, pero necesario. Es necesario que haya consenso y que haya debate.

–En este sentido, la quería consultar sobre si le parece que se pudo trabajar con consenso este año en el ámbito legislativo.

Sí, todo requirió de diálogos y consensos. Quizás en demasía, en algunas cuestiones que tenían que ver, no con proyectos de gran trascendencia en lo que hace a cuestiones políticas, pero que obviamente eran parte de un juego de negociaciones que se arma en función de la generalidad, no de las cuestiones particulares. Eso hizo que algunas cuestiones que quizás no eran tan trascendentales pierdan la rapidez en su tratamiento por estar sujetas a otras cuestiones que sí lo eran. En ese sentido uno siente que se pudo haber trabajado mejor, que se pudo haber trabajado con otra celeridad, y que quizás esta necesidad de diálogos y consensos en temas puntuales hizo que otros asuntos, otros proyectos, no se trataran rápidamente. Incluso hoy hay comisiones que no han trabajado sobre proyectos, y esto genera ciertas ansiedades en quienes uno representa en los proyectos que lleva adelante. Pero sí digo que se ha trabajado mucho, muy dialogado todo, apelando a los consensos.

–Resta por tratar el Presupuesto 2023, que ha sido enviado hace pocas semanas por el gobierno de Axel Kicillof. ¿Ha podido analizarlo? ¿Tiene algunas definiciones concretas en base a esta ley de leyes?

Sí, si bien yo no integro la comisión de Presupuesto, obviamente estoy atenta a lo que está sucediendo, he participado de las distintas comisiones a las que se han acercado los ministros y demás; tengo también un equipo de trabajo que está trabajando minuciosamente sobre la Ley de Presupuesto y la impositiva. Estamos en eso.

Es un presupuesto que llama la atención, con anuncios de un aumento en recurso humano, un aumento en el gasto público que un poco nos hace pensar cuál es la planificación a futuro, ¿no? ¿Hay realmente una planificación de política púgblic o una planificación pensando en un año electoral? Esto, la verdad, un poco asusta, un poco a los que somos del interior nos hace pensar cuál va a ser la participación que van a tener nuestros municipios en esta planificación, en esta proyección, porque hay un gasto de cpaital muy muy bajo respecto de este gasto público. Uno no habla de que hay que achicar en el sentido de desproteger a los trabajadores, pero sí asusta cuando se habla de un aumento de una planta de recurso humano que, la verdad, no está clara cuál va a ser la distribución. Y en una situación bastante crítica de la Provincia y a nivel nacional, ¿no? Entonces, vuelvo a lo mismo. Uno piensa: ¿Qué se está planificando? ¿Un plan de gobernabilidad, en el que estén presentes los municipios, en el que estén presentes áreas álgidas como es discapacidad, como es educación, como es salud, ni hablar de producción? ¿O se está planificando sólo una proyección pensando en cuestiones electorales? Esto nos está preocupando y sobre eso estamos trabajando, acercándole nuestras miradas a quien hoy nos representa en la comisión de Presupuesto, que es el senador Marcelo Daletto. Con una apertura del senador Daletto a que participemos todos, independientemente de que conformemos o no la comisión. Eso en cierta manera nos da tranquilidad, pero nos invita a comprometernos en este monitoreo.

–Recientemente se reunió con la Sociedad Rural de Azul. Usted es del interior, de esta ciudad. ¿Cuáles son las preocupaciones principales del sector en un momento clave, determinante, en que muchos distritos han declarado la emergencia agropecuaria? ¿Cómo se vive actualmente la situación en la región?

La reunión que tuvimos tenía que ver con esto, con conocer de primera mano cuál era la situación del sector agropecuario en Azul y en la séptima sección. Es uno de los sectores con mayor productividad, con una participación en los presupuestos y en acciones comunitarias que es de resaltar.

En lo que hace a Azul, la emergencia todavía no se había declarado. Estaban en vías de que el municipio los convocara, porque la declaración de emergencia tiene que realizarse desde una evaluación local, con la participación de distintos sectores, incluso el Ejecutivo municipal. Lo que a mí me acercan es que esa reunión todavía no se había hecho, que la región es amplia, con realidades distintas, con sectores en los que ha llovido y sectores que no, así que estaban en ese proceso de evaluación.

Una preocupación enorme que sí me han manifestado son las responsabilidades que hoy se les están transfiriendo y que deberían estar asumidas por otros estamentos. Por ejemplo, la seguridad. Hoy me estaban comentando que no sólo está el pedido de colaboración en cuanto al combustible para que los móviles puedan hacer las recorridas, que es una práctica habitual porque ya lo hacen los municipios en colaboración para que la circulación de seguridad se haga en la planta urbana, y ahí lo hace el municipio, pero en lo que hace a la ruralidad lo tienen que absorber los propios productores; me decían que hoy por hoy no es sólo la cuestión del combustible sino incluso el mantenimiento de móviles, todo lo que tiene que ver con el cuidado del rodado, entonces se estaba poniendo a cargo de un sector privado un tema que es netamente de responsabilidad provincial.

Te puedo hablar también del tema que tienen hoy con los caminos rurales, que esto sí, por ahí, tiene más que ver con la participación de los municipios, pero es un tema que han tenido que ponerse sobre sus espaldas y conducirlo, porque la verdad es que no estaban teniendo respuesta. Entonces, lo que vemos es una participación de un ente que es sumamente castigado, cuando uno piensa en las retenciones, en las cuestiones impositivas que se le ponen, incluso han sido puestos en lugares de poder como contrapuestos al Estado, y la verdad es que hoy son ellos los que están dando respuesta a funciones que tendrían que ser absorbidas por un Estado. Entonces, hay una gran participación de este sector en lo que tiene que ver con la educación rural, con la cuestión de la salud, del traslado, caminos rurales y seguridad, que a uno lo enorgullece que participen en estas cuestiones, pero también tendría que haber una corresponsabilidad, tendría que haber una planificación en la que sean parte y no sólo llamados cuando hay un corrimiento del Estado. Así que también estuvimos dialogando en ese sentido