–Hace algunas semanas usted fue electa presidenta de la Coalición Cívica, luego de la gestión de Andrés De Leo. ¿Cuáles son los objetivos de su presidencia?

Primero, continuar con el trabajo que viene desarrollando Andrés. Tenemos un gran foco en lo territorial, en la preparación de nuestros referentes para gestión local. También seguir los ejes que históricamente trabajamos en lo legislativo. Al mismo tiempo, sostener la unidad a partir del vínculo con el resto de los partidos miembros de JxC y tratar de llegar a las posiciones conjuntas sin perder en el medio nuestra identidad y quiénes somos, que ha posibilitado también, de 2015 a esta parte, ser una alternativa al oficialismo.

–¿Cómo se posiciona la CC en Juntos, pensando ya en las elecciones del próximo año?

Nosotros tenemos un trabajo interno de preparación, de gestión. Tenemos personas que tienen representación local como para llevar adelante nuestra voz y generar una alternativa dentro de Juntos. Y trabajando en el marco de la unidad, para lograr lo que fue en 2019, que la oposición unida, en el marco de unas PASO, logró ganarle al peronismo y al kirchnerismo unificado por primera vez en la historia y volver a lo que fuimos en 2015. Empezar a transformar la provincia de Buenos Aires, y tratando de generar esa alternativa llevando nuestra voz.

–¿A ‘Lilita’ Carrió la ve con perspectivas de una candidatura para el próximo año?

Sí, nosotros obviamente siempre la queremos en la cancha, que pueda dar su testimonio. Hoy es apresurado hablar de ello, porque la realidad económica, social, marca, de una manera sensata, que la preocupación está puesta en otro lugar, no en las candidaturas. Pero bueno, si escuchás a los militantes de nuestro partido, la quieren ver de candidata a gobernadora, candidata a senadora o candidata a presidente. Lo que tiene ‘Lilita’ es que siempre estuvo dispuesta a poner el cuerpo para generar una alternativa panrepublicana, que es nuestra senda histórica desde que nacimos, allá por el año 2000. Así que primero hablemos de lo que le preocupa a la gente, después de lo que nos preocupa a los dirigentes, y el año que viene veremos si juega o no. Pero bueno, ella está dipuesta a acompañar el proceso.

Elisa “Lilita” Carrió.

–Señalaba que los vecinos de la Provincia tienen otras preocupaciones. ¿Cuáles son estas preocupaciones que usted escucha a diario en su recorrida por los distintos distritos?

Una, obviamente, vinculada a la macro, pero que nos afecta cotidianamente a todos nosotros, que es el bolsillo, la economía, la inflación. Uno, cada vez que va al supermercado o ve si puede planificar algo de su economía doméstica, se encuentra con que todos los meses los precios son otros, con una inflación muy preocupante. Vamos a llegar casi al 100% a fin de mes y lo que queda claro es que, más allá de la cantidad de dólares que pongan (el dólar soja, el dólar Qatar, el dólar no sé cuánto, estamos todos perdidos), no hay un plan que nos permita a los argentinos tener previsibilidad, que nos permita nuevamente insertarnos en el mundo, que nos permita generar desarrollo, trabajo, y que a tres años del gobierno lo que falta es un plan y un modelo económico.

Después, también nos preocupa la seguridad. Estamos ante un ministro que relata los hechos que suceden, porque los relata, en ningún momento se hace cargo del rol que ocupa, y nos afecta.

Y el otro tema, que quizás no está tan en la agenda, en la tapa de los diarios, es el gran problema que nos dejó la pospandemia en términos de salud mental, en nuestros adolescentes, donde ya a la no posibilidad de futuro, al no tener un sentido, hay muchos casos incluso en el interior de la provincia de Buenos Aires con riesgos de suicidio, con depresión... Es algo que tenemos que empezar a hablar, la salud mental de nuestros jóvenes y de la población, porque en un momento en el que tenés crisis económica, crisis social, el ánimo de la gente está muy abajo, más allá del momento, en que quizás el Mundial te permite conectar con el deseo a futuro, con ver a la Argentina ganar, con ver a la Argentina generando su mayor performance, pero bueno, lo que es cierto es que en el trasfondo hay unos problemas muy densos en nuestro entramado social que es necesario abordar.

–¿Cómo evaluaría estos tres años de gestión de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires?

Evaluaría que es una gestión que creó 45.755 empleos públicos. ¿Dónde está la prioridad de Kicillof? Nuevamente en ampliar la cantidad de trabajadores y no generando una política efectiva. Si uno tuviera que decir cuáles son los hitos, qué es lo que deja el gobierno de Kicillof en la memoria de nosotros, los bonaerenses, la verdad es que no lo encontrás, no lo lográs mensurar. Y además, con un gran apoyo del gobierno nacional en fondos discrecionales. De hecho, no dio una discusión sobre la coparticipación, sobre lo que nos corresponde a nosotros, los bonaerenses, sino que recibe fondos discrecionales del gobierno nacional que no los vemos en cuestiones concretas que nos preocupan a nosotros, los bonaerenses. Así que te diría que es una gestión desdibujada, sin un claro norte y con grandes problemas de seguridad, que los ejemplifica en su ministro.

Axel Kicillof.

–Con respecto al Presupuesto 2023, ya algunos funcionarios expusieron en la Legislatura. ¿Qué análisis puede hacer de los principales lineamientos de esta ley de leyes?

Es un presupuesto conservador, es un presupuesto donde nuevamente se ve que no hay una gestión sin discreción respecto de los intendentes: depende de qué partido político seas. Y además, en lo que tiene que ver con algunos ingresos brutos, nosotros tenemos un proyecto presentado como Coalición Cívica, que no vemos que estén a la baja y que en breve vamos a estar presentando un informe, sentando posición pública: que creemos que es necesario fomentar nuevamente el empleo, que nos permita, como fue en su momento el Consenso Fiscal, marcar una senda por donde debemos ir.

–Ya estamos a finales de noviembre. ¿Qué balance se puede hacer de la actividad legislativa de este 2022?

Es una cámara que ha funcionado en sus comisiones, en las sesiones, que se han dado debates parlamentarios, y me parece que es el mejor lugar donde nosotros podemos expresar la voz de los bonaerenses y donde, además, hemos tenido en estos últimos tres años, un rol difícil como JxC, en dos sentidos: uno, sostener la unidad, que muchos desde 2015 dicen se van a separar, se van a separar, bueno, hemos demostrado que no, hemos ganado, hemos perdido y acá estamos, cada uno con su historia; y al mismo tiempo, un rol de que al no tener el oficialismo la mayoría, es necesario que dialogue en el Parlamento, y también poder mostrarle al Ejecutivo que el Parlamento es un lugar donde se dialoga, se llega a los consensos y a los disensos, y que no hay escribanía posible, tanto para cuando nosotros seamos gobierno como para cuando ellos son. Así que hemos logrado modificar leyes que consideramos que no eran buenas para los bonaerenses a partir de iniciativas del Ejecutivo.