–¿Qué balance puede hacer del año legislativo en la Cámara baja?

La verdad es que mis expectativas estaban mucho más altas cuando ingresamos. Tenía la idea de que se pudiera trabajar un poco más activamente en la proximidad de los proyectos que nos convocan en distintos temas: en seguridad, en salud, en educación, obras públicas, servicios públicos. Esto, tanto en el trabajo en comisiones como en el trabajo en el recinto, fue bastante deficitario. ¿Y en qué sentido? En primer lugar, hemos sesionado muy poco y las sesiones que tuvimos en el año han sido fundamentalmente convocadas para el tratamiento de distintos temas de la agenda que de alguna manera nos ha impuesto el Ejecutivo, a través del oficialismo. No se ha podido llegar a discutir de una manera más amplia los proyectos que proponemos desde la oposición. En ese sentido, el balance es negativo.

–Con respecto al presupuesto que envió el gobernador Kicillof semanas atrás a la Legislatura, ¿qué análisis puede hacer de sus principales lineamientos?

Todavía no puedo hacerte llegar una conclusión, porque lo estoy analizando todavía. Estamos leyendo tanto el Presupuesto como la Ley Impositiva. Así que estamos trabajando en eso.

–¿Le sorprendió que el oficialismo decidiera no llevar adelante la sesión, tras el fracaso de la Ley BAPRO?

Me sorprendió y no, porque es un tema que han tratado de ingresar al recinto durante todo el año; no es la primera sesión en que se intenta poner este tema en el orden del día. La verdad es que no había tampoco mucho más para tratar.

Sí me sorprende a mí que soy nueva, porque es mi primer año en la Legislatura, pero entiendo que a los diputados que ya tienen alguna experiencia anterior no, que suceden cosas como que el día anterior, en labor parlamentaria, que son las reuniones de trabajo que tenemos previas a la sesión, se introdujeron de manera intempestiva quince proyectos de ley para tratar a las once de la mañana, con lo cual te imaginarás que la sorpresa fue además muy negativa, porque ni siquiera tenés tiempo físico para leer, mucho menos para estudiar los temas, lo que impacta directamente en la calidad de vida de los bonaerenses.

Nosotros estamos en representación del pueblo de la provincia de Buenos Aires, no de los caprichos y de los intereses de los gobiernos de turno, con lo cual esa práctica nefasta, que parece bastante habitual en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, a mí me sorprendió de una manera súper negativa. Y en ese contexto tiene sentido la suspensión de la sesión, porque si no pueden tratar los temas que quieren que los meten por una ventana, y si la agenda tampoco se respeta, tiene en este contexto sentido que la sesión se caiga.

–Desde su despacho están realizando una encuesta para conocer los problemas que aquejan a los bonaerenses. Este sondeo continúa en proceso, pero ya han surgido algunos datos que son relevantes. ¿Cuáles son aquellos que usted puede destacar?

Sí, la encuesta sigue activa, así que los que la quieran responder, conectándose al número de WhatsApp de Despacho Abierto, que es 11-6430-4309, pueden hacerlo. La idea es tener un diagnóstico de la Provincia y además recoger las propuestas desde la ciudadanía para tener una representación un poco más activa en la Legislatura por parte de la gente que representamos.

Hay varios ejes que yo tengo analizados, que son la seguridad (o la inseguridad), la educación, la salud, las obras públicas, otras preocupaciones que van proponiendo de manera libre, y con respecto a eso, los resultados que tenemos hasta el momento, con más de 2000 respuestas, la principal preocupación tiene que ver con la seguridad, y esto es en toda la Provincia. Sobre todo, los hechos de inseguridad violentos que acontecen en la Provincia. Sorprendentemente, también el tema de salud mental y adicciones está en el ranking de las cinco preocupaciones principales. Y luego están educación, con respecto al tema de calidad educativa, las obras públicas, y salud, donde hay mucho énfasis puesto en la falta de acceso oportuno a la salud. Uno esperaría, de manera un poco prejuiciosa tal vez, que se inclinara más la balanza hacia la falta de obras y el estado de los hospitales y los servicios de salud en general, pero la preocupación, que, entiendo, debe tener que ver con lo que fue el período de la pandemia, es la falta de acceso a atención, directamente.

–Por otro lado, también están planificando acciones en la lucha contra las falsas denuncias de género. ¿Cómo avanza esta iniciativa? ¿La idea, en principio, es que se pueda llegar a elaborar algún tipo de proyecto para presentar en la Legislatura?

Estamos analizando el tema. Sí hay una propuesta de las organizaciones con las que estamos trabajando, que, por supuesto, están involucradas desde mucho antes que yo, viendo el tema y haciendo un análisis y un diagnóstico de cuál es la situación concreta en la Provincia, comparativamente con otras provincias y con proyectos que se han presentado, estamos dándole también una mirada desde el punto de vista legislativo.

Luego, en lo concreto, en lo que tiene que ver con desarrollar acciones de concientización, estamos trabajando en distintos ejes. Uno de ellos tiene que ver con la actividad que vamos a realizar el viernes, en la sede del Partido Demócrata en la ciudad de Buenos Aires, que es una exposición de distintos profesionales que están involucrados en el trabajo interdisciplinario para abordar el tema, respecto de qué significa una falsa denuncia, cómo vive la persona que es víctima de una falsa denuncia esta situación en la Justicia, en la familia, en el trabajo, profundizar todo lo que tiene que ver con crear esa conciencia de por qué es tan importante visibilizar el tema y las situaciones de injusticia que viven quienes son denunciados falsamente. Y también vamos a estar acompañando una actividad que se va a realizar el 23, una marcha a Congreso