Escuchá la entrevista de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Mercedes Joury.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Mercedes Joury

¿Cómo analiza esta situación que se vive en el Consejo de la Magistratura por la disputa de los cargos que llegó a Tribunales?

Yo la defino como una semana lamentable. Lo que hemos vivido, que nos desayunamos con la decisión de la vicepresidenta (Cristina Fernández de Kirchner) de hacer trampa para quedarse con una silla que no le corresponde en el Consejo de la Magistratura, creo que es algo lamentable.

Es lamentable para los que formamos parte de la clase política y lamentable también para los argentinos que tienen que ver esas cosas. Cuando me enteré por la televisión pensaba qué pensará un argentino que está viendo el resumen del día, que mañana se tiene que levantar a las cinco de la mañana para ir a trabajar y que se encuentra con esto.

Se encuentra con que la clase argentina se pelea por una silla, todo termina siempre en la Justicia y sobre temas que no tienen nada que ver con las prioridades que hoy tienen los argentinos.

La banca que el Frente de Todos nos robó le corresponde al bloque Pro y en este caso al senador Luis Juez que es a quien nosotros elegimos. El bloque del Pro es la segunda minoría, tal como lo exige la ley, y al 15 de abril, que fue cuando venció el plazo que dio la Corte Suprema, ellos lo dilataron y tomaron la decisión cuando no les quedó otra salida de hacer trampa, dividir su bloque y quedarse con una banca que no les corresponde.

Desde el oficialismo sostienen que hay un avance por parte de la oposición para conformar una mayoría propia y sacar las propuestas de los jueces que le garanticen impunidad a Mauricio Macri. ¿Qué lectura hace de esta posición que tiene el Frente de Todos?

No, no es así, todo lo contrario. La ley del 2006, que es la que nos vino a decir la Corte en su fallo que es inconstitucional, es una ley del kirchenrismo que lo que hacía era generar un desequilibrio dentro del Consejo de la Magistratura donde la mayoría le quedaba al estamento político y en este caso al oficialismo, el 40%.

Mi lectura es que hasta diciembre del año pasado este desequilibrio se daba a favor del kirchnerismo. Por eso viene el fallo de la Corte a decir que esa ley era inconstitucional porque había un desequilibrio a favor del estamento de la política.

A partir del fallo de la Corte Suprema, que si bien el ministro cuando vino al Senado dijo que se trataba de un golpe institucional, no solo la Corte dio un plazo sino que además le pidió al Congreso que se ponga a trabajar en una nueva ley y que si no se iba a volver a la ley de 1997.

"No es un capricho de Juntos por el Cambio que la Corte Suprema tiene que estar en el Consejo de la Magistratura, lo dice la Constitución"

La ley de 1997 es mucho más equilibrada en la división de los estamentos y lo que hace es que ni Juntos por el Cambio ni el kirchnerismo puedan elegir los jueces a su antojo, los puedan remover, los puedan sancionar. Le da más lugar a los abogados, a los jueces y encabeza el Consejo de la Magistratura el presidente de la Corte Suprema que no estaba presente hasta diciembre del año pasado.

No es un capricho de Juntos por el Cambio que la Corte Suprema tiene que estar en el Consejo de la Magistratura, lo dice la Constitución.

La Constitución exige que todas las instancias judiciales estén en el Consejo de la Magistratura, y la Corte Suprema es una de esas instancias.

¿Considera que es necesaria una reforma profunda del sistema judicial?

Considero que es necesaria una reforma profunda del Consejo de la Magistratura. Y nosotros en el Congreso presentamos un proyecto que apuntaba a eso: a reformar el Consejo de la Magistratura, otorgarle más transparencia, más celeridad. Hoy hay muchísimas vacancias de jueces, no funciona el Consejo como debería funcionar.

El oficialismo no trató el tema del Consejo de la Magistratura en cuatro meses, pusieron a consideración el proyecto que mandó el Ejecutivo, no tomaron nada de nuestra propuesta y la discusión se centró en la cantidad de cargos que tenemos y a quién le corresponden.

Ellos siempre dicen que hay que reformar la Justicia, lo hacen con un tinte ideológico, porque cuando uno les propone sentarnos a ver de verdad qué es lo que no funciona y de qué manera podemos hacer que eso pase, no les interesa